"La ley de ministerios es prioritaria pero más lo es la tarifaria", dijo Manuel Raimbault.

El legislador Manuel Raimbault consideró prioritario el tratamiento del proyecto de modificación de la ley de ministerios enviado por el Ejecutivo a la Legislatura pero señaló que "más lo es la aprobación de la ley tarifaria".
El vicepresidente del Parlamento sostuvo que la iniciativa oficial de reconvertir el número de carteras ministeriales y secretarías resulta "una inquietud prioritaria para el diseño de gestión" y reclamó que "debería salir cuanto antes" porque "se la considera una herramienta necesaria para trazar un nuevo perfil de trabajo".

Sin embargo, el legislador calificó como "central e imprescindible" que la Legislatura se aboque lo antes posible a la sanción de una norma que permita la obtención de nuevos ingresos para el Estado.

"Creo que oposición y oficialismo compartimos el diagnóstico de una situación sumamente dificultosa en lo financiero. Es hora de alcanzar acuerdos mínimos que nos permitan superar esta crisis", observó el parlamentario.

Como ejemplo de ello, Raimbault destacó las gestiones encabezas por la gobernadora Fabiana Ríos en Buenos Aires, con el objeto de lograr apoyo para una ley de incentivo a la industria electrónica.

"Se demostró que es posible reunir a la oposición, al oficialismo, a los empresarios y a los trabajadores para alcanzar un consenso de fuerzas políticas, organizaciones gremiales y empresariales en pos de un objetivo que sirva a toda la provincia", subrayó.

"No puede ser que en Tierra del Fuego no podamos encontrar un punto en común en donde podamos trabajar juntos. Hay que terminar con los gestos de miserabilidad política", agregó el vicepresidente de la Cámara legislativa en declaraciones a FM Master´s de Ushuaia.

Raimbault también exhortó a la oposición a que después del resultado de las últimas elecciones presente sus propias alternativas y su agenda de temas para discutir en el recinto.

"El oficialismo ha planteado una cantidad de medidas que no han logrado consenso. Quizá sea el momento de pensar en otras variantes. Lo que no puede ser es que la construcción política en Tierra del Fuego sea el dedo pulgar para abajo como en el senado romano. Porque si no empezamos a trabajar a tiempo, a las dificultades económicas y financieras le vamos a empezar a agregar problemas de índole político e institucional por falta de funcionamiento de organismos centrales", advirtió el legislador.

Comentá la nota