El Ministerio de Trabajo reconoció que están creciendo los despidos

Lo dijo el ministro Tomada. Y reveló que intenta impedir que se generalicen.
El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, reconoció ayer la existencia de un proceso que las estadísticas oficiales todavía no reflejan cabalmente: "Se produjo un leve crecimiento de los despidos", dijo el funcionario. Pero de inmediato aseguró: "Estamos trabajando muy fuertemente para evitar que se dé una serie de despidos colectivos".

Las declaraciones de Tomada fueron el primer reconocimiento público de los problemas que está generando la crisis global sobre el nivel de empleo. Y además admitió que de no ser por la intervención oficial, la situación podría ser peor: "Hemos logrado que más del 50 por ciento de las empresas retrotrajeran medidas que implicaban la ruptura del vínculo laboral, y en otros casos hemos propiciado acuerdos para que haya situaciones que defiendan el vínculo entre la empresa y los trabajadores a través de adelanto de vacaciones, suspensiones, una serie de medidas que buscan que no se pierda el vínculo laboral", señaló.

"Hemos pasado de las políticas activas en términos de generación de empleo a la protección de los puestos de trabajo", añadió.

El ministro habló ayer ante los gerentes de Recursos Humanos de las principales empresas del mercado local. Fue durante una "Cumbre de Relaciones Laborales", en la cual también participó el titular de la CGT, Hugo Moyano.

Según los últimos datos oficiales, la desocupación siguió bajando en el último trimestre del año pasado y los sueldos le ganaron por varios cuerpos a la inflación. Sin embargo, la realidad actual parece indicar una situación muy diferente. En este sentido, las palabras del propio ministro fueron elocuentes por sí mismas. Dijo que "los empresarios han ido tomando conciencia de que (los despidos) significan en muchos casos la pérdida de saberes, de competencias, que después nos harán más difícil el proceso de recuperación. Y eso ya lo vivimos en 2002 y 2003 cuando era difícil conseguir este tipo de trabajadores".

Tras el diagnóstico, Tomada hizo una exhortación a los empresarios: "No son tiempos de ajustes, ésta no es la respuesta a la crisis".

Y los instó a "retomar el concepto de responsabilidad social y a mantener la capacidad adquisitiva del salario", como una forma de "fomentar el consumo y el nivel de actividad".

Tomada sintetizó la estrategia oficial para enfrentar la coyuntura: "Hay que mantener el nivel de actividad mediante el otorgamiento de créditos, de subsidios, de resolver las situaciones fiscales de las empresas".

Por su parte, el camionero Moyano ratificó su apoyo al modelo oficialista al destacar que "a medida que vayamos recuperando el poder adquisitivo de los salarios, vamos a ser quienes le pongamos el hombro a este modelo nacional y popular".

"Vamos a salir de esta contingencia trabajando con los sectores empresarios que es lo que el pueblo y los trabajadores quieren".

De todos modos, aclaró que "no por eso, vamos a dejar de reclamar los salarios que nos corresponden. Pero vamos a hacerlo de la manera que lo venimos haciendo: con total y absoluta responsabilidad".

Comentá la nota