El Ministerio de Trabajo deberá resolver el conflicto frutícola

El gremio de los trabajadores del Empaque y la cámara de empresarios aceptaron el arbitraje de la cartera laboral al fracasar la última reunión en la que pretendieron acordar el aumento salarial.

Se pidió que no se extendiera la definición más allá de la semana que viene en virtud de que está en marcha la cosecha.

Cipolletti> La definición sobre los salarios de los trabajadores del empaque de frutas se postergó, aunque la salida será pacífica y no pondrá en riesgo la cosecha 2010, como así tampoco la estabilidad laboral de los empleados. El sindicato de la Fruta, que se rehusaba, y la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) aceptaron ayer un arbitraje del Ministerio de Trabajo de la Nación para resolver el conflicto. La resolución sería rápida y el lunes podría haber dictamen, según se informó.

Ayer, tanto los exportadores como los referentes del gremio efectuaron nuevos planteos, pero estuvieron muy lejos de un acuerdo. Según se supo, la oferta de incremento laboral elevada en la sede de la Secretaría de Trabajo fue de un diez por ciento para el salario básico, y del 6% para la productividad. El sindicato pidió un 25% de incremento para ambos ítems. Se especula que la resolución rondaría el 19%.

El último día de plazo otorgado por Trabajo para que las partes acordaran fue infructuoso, al igual que las anteriores paritarias. El único camino alternativo era una medida de fuerza sindical para presionar en pos de lograr su objetivo, pero sorpresivamente fue descartada por la mañana, en un plenario de secretarios y delegados (ver aparte).

"Vimos que la diferencia económica quizás no era tan grande, como sí podía serlo perder días de trabajo y productividad en una temporada que todavía no empezó", dijo Rubén López, secretario general de la Fruta una vez finalizado el encuentro. Esto se dio porque entre la posibilidad de resignar dinero o exponerse a una situación similar a la de 2009, los trabajadores optaron por la primera.

Resolución

Las partes aceptaron someterse a un arbitraje, una resolución alternativa a la del laudo. Oscar González, delegado zonal de Trabajo, explicó que "esto es mucho más rápido, es una resolución del Ministerio a la que aceptan someterse las partes. Ahora será la viceministra (Noemí Rial) quien defina los salarios en base a su experiencia" y para ello tiene un plazo de 48 horas.

Tras la definición de las paritarias, López volvió a criticar la imposibilidad de negociar, afirmando que "hoy seguíamos muy lejos y no hubo intención de acercamiento, más allá de que nosotros vinimos nuevamente con un pedido del 20%".

Además, dijo que así como el sindicato amenazó con medidas de fuerza, "creemos que hubo presión por parte de los galpones, que suspendieron o no llamaron a sus trabajadores", aseguró.

La actividad económica a nivel general ya se puso en marcha con la autorización del Senasa para comenzar con la cosecha de la pera Williams, la vedette de las exportaciones regionales. A diferencia de otros períodos el desacuerdo paritario y el arbitraje de la Nación sería en menor tiempo posible en función de lo que ayer se dio a conocer.

Rurales: una complicada mediación

La diferencia entre el reclamo y la oferta es de 22 puntos.

Cipolletti> CAFI y el gremio UATRE definieron aceptar la propuesta de laudo arbitral del Ministerio de Trabajo, con la condición de que el resultado se conozca en menos de siete días, para "llegar a la cosecha con la escala definida", según aseguró el titular del gremio, José Liguen.

La mediación de Nación será complicada, puesto que entre las cifras planteadas por las partes existe un 22 por ciento de diferencia.

La paritaria de ayer no permitió un acuerdo voluntario, por lo que, agotado el diálogo, las partes se plegaron a la iniciativa de la cartera laboral para zanjar las diferencias. "Entendimos que era la mejor opción, porque queríamos negociar con alguien que del otro lado a todo te dice que no", se quejó Liguen en alusión a CAFI.

Los equipos técnicos de ambos sectores paritarios definían los fundamentos para cada propuesta, para que "entre miércoles y jueves" de la semana próxima se conozca el resultado.

Ayer la patronal elevó una propuesta formal del 10 por ciento de aumento salarial, mientras que UATRE bajó tres puntos porcentuales su reclamo de incremento (del 35 al 32%). Muy lejos en los números, dejaron todo en manos de Trabajo.

La encrucijada de los dirigentes gremiales en el plenario

Se planteó una discusión sobre medidas de fuerza o aceptar, pero con condiciones.

Cipoletti > Una hora de retraso para el inicio, gestos de nerviosismo y ansiedad y la decisión de sesionar sin medios de prensa presentes, hicieron prever que la discusión sería ardua en el plenario del sindicato de la Fruta.

Sin embargo, hasta media mañana de ayer pocos indicios hacían suponer que los delegados y secretarios gremiales de la entidad que agrupa a los trabajadores del Empaque pudieran adoptar una postura intermedia entre las dos salidas previsibles al conflicto salarial por la temporada 2010.

De hecho, el propio titular de la entidad planteó antes de abrir el debate que "tenemos dos opciones; o aceptamos el laudo o vamos a una medida de fuerza en busca del 35 por ciento".

Unas 300 personas habían llegado desde las 9, a la sede del Sindicato. Poco a poco, mientras los bombos sonaban incesantes y el calor comenzaba a agobiar, fueron arribando los secretarios generales de las distintas seccionales. Adelantadas algunas posturas, pocos eran los que presagiaban que no se implementara la medida de fuerza. Incluso, hubo quienes deslizaron la posibilidad de cortar rutas, algo rechazado de plano por la mayoría.

Por otro lado, trabajadores confiaron su preocupación por una medida de fuerza. Hay galpones que "no están tomando, enviaron telegramas expresando que no hay cupo y nos dicen que vayamos la semana que viene a ver si hay novedades". Pasadas las 10.20, una hora después de lo previsto, comenzó a deliberar el plenario con todas estas situaciones sobre la mesa.

Tres horas después del comienzo, la resolución del plenario no fue ni poner en marcha la medida de fuerza, ni aceptar sin más que sea el Ministerio de Trabajo quien resuelva la disputa salarial con CAFI. Se planteó la aceptación de una intervención arbitral del Ministerio de Nación pero "condicionada" por el Sindicato y se optó por participar de la paritaria convocada por Trabajo luego de asegurar horas antes que "la discusión está terminada".

Comentá la nota