El Ministerio de Seguridad planteó que "uno de los problemas es la falta de recursos humanos"

Una comitiva municipal ratificó ante el Subsecretario del área la necesidad de contar con los egresados tandilenses, que hoy prestan servicios en el conurbano. El Municipio, lleguen o no refuerzos, entregará la decena de cuatriciclos como fue anunciado en marzo.
El secretario de Gobierno del Municipio, Marcos Nicolini, mantuvo este jueves en La Plata un encuentro con el subsecretario de Seguridad de la Provincia, Carlos Stagnaro, a quien le reiteró el pedido por la asignación de un mayor número de efectivos para las reparticiones policiales de la ciudad y para poner en marcha el nuevo sistema de patrullajes preventivos con vehículos todo terreno, adquiridos por la comuna y que serán entregados próximamente a la Policía local.

Nicolini, quien estuvo acompañado por la concejal María Haydee Condino, expresó que "durante la reunión volvimos a recordar la solicitud hecha por el intendente Lunghi tiempo atrás, en cuanto a la necesidad de que Tandil cuente con un mayor número de policías, así como planteamos nuevamente que los policías oriundos de nuestra ciudad que egresen de las escuelas de la fuerza retornen para prestar servicios aquí".

El Secretario de Gobierno explicó que "el Dr. Stagnaro nos confirmó que existe toda la predisposición para atender la demanda, pero que sin dudas uno de los principales problemas de la Policía es la falta de recursos humanos en toda la Provincia".

"El funcionario tenía en sus manos el expediente presentado por el intendente hace algunos meses y nos aseguró que va a hacer todos los esfuerzos posibles para cumplir. En la medida en que se vaya liberando personal que estaba asignado a tareas administrativas, nos informó que se van a ir enviando efectivos para nuestra ciudad y egresados de Tandil", detalló Nicolini.

El secretario de Gobierno comunal resaltó que "por supuesto seguiremos con las gestiones permanentes para conseguir reforzar el plantel policial y también poder contar con la totalidad de efectivos para que los diez cuatriciclos adquiridos por el Municipio, empiecen lo más pronto posible con la tarea preventiva de acuerdo al plan que fue elaborado por la Policía Distrital de Tandil".

En este sentido, Nicolini afirmó que "el Subsecretario de Seguridad provincial reiteró el apoyo del Ministerio a esta iniciativa, que le pareció muy interesante. En pocas semanas, teniendo ya culminada toda la parte administrativa, el Municipio va a hacer entrega de los 10 vehículos a la Policía de Tandil, firmando el correspondiente convenio de comodato".

Un problema que

se suscitó en abril

Cabe recordar que las gestiones comenzaron en abril pasado, por la decisión del gobierno bonaerense de trasladar hacia comisarías del conurbano a cadetes egresados de la Escuela de Policía de Olavarría

Eso suscitó una fuerte polémica en el interior provincial, debido a que los flamantes uniformados habían sido comprometidos para reforzar los patrullajes en las ciudades de la que son oriundos, entre ellas Tandil.

Incluso algunos de ellos amenazaron con que podrían pedir la baja de la fuerza porque no se consideran preparados para trabajar en zonas tan riesgosas.

El conflicto se originó a partir del egreso de 163 cadetes de la Escuela de Policía Juan Vucetich, de la ciudad de Olavarría, en la que jóvenes provenientes de ciudades cercanas se recibieron de técnicos superiores en seguridad pública.

Según denunciaron, los cadetes contaban con el compromiso de ser trasladados a prestar servicio en las ciudades de las que son oriundos, como Bahía Blanca, Tandil, Azul, Las Flores, Tapalqué, Rauch, Bolívar, General Lamadrid, Punta Alta, Benito Juárez y Coronel Suárez.

Pero, en lugar de zonas del interior provincial, los policías egresados fueron designados en comisarías de Avellaneda, San Martín, Lanús, La Matanza o Tres de Febrero.

Reproches en el interior

Esta promesa también había sido realizada por los funcionarios del gobierno provincial a jefes comunales de la zona, entre ellos Miguel Lunghi, quienes esperaban contar con esos uniformados como refuerzo para la seguridad de sus municipios. Según los intendentes afectados por la medida, a los distritos más importantes les correspondía cerca de una veintena de policías.

Sin embargo, cuando se anunció el último programa de seguridad lanzado por la Nación, que fue acompañado por la provincia, se conoció que los flamantes egresados de la policía bonaerense, unos 1600 en total, iban a ser trasladados exclusivamente al conurbano. Entonces, muchos intendentes estallaron en reproches, que hoy se reiteran en gestiones como las que encabezaron esta semana los funcionarios públicos tandilenses.

Comentá la nota