Sin el mínimo en el agua, Coopelectric dice que la facturación en departamentos se equilibra: habrá sistema especial para Fonavi.

Sin el mínimo en el agua, Coopelectric dice que la facturación en departamentos se equilibra: habrá sistema especial para Fonavi.
El gerente general de Coopelectric, Oscar Montero, explicó en diálogo con infoeme.com cómo cambiarán las facturaciones en departamentos que comparten un medidor común, o totalizador, tras la reciente y gradual eliminación de los mínimos en el agua. Y sugirió que el sistema puede ser más justo. Pero además anunció un innovador sistema en Fonavi, para limitar a los “derrochadores”. Cada vecino que quiera, tendrá su propio medidor individual y su facturación no quedará “pegada” a la de los vecinos gastadores. El valor de la conexión es de 900 pesos, habrá financiación y ya se adhirieron unas setenta viviendas.

Este martes el gerente general de Coopelectric, Oscar Montero, anunció el “Plan de medidores para el barrio Fonavi”, que se suma a los cambios de facturación que se implementarán en todos los departamentos con consumo compartido. a partir de la eliminación de los consumos mínimos en las boletas de agua. Según la entidad, como no se multiplica el viejo mínimo de 45 metros por cada departamento, el sistema sería más justo.

El nuevo sistema de medidores individuales surgió a causa de los inconvenientes que la Cooperativa registró, entre quejas de unos vecinos contra otros y deudas incobrables, con la colocación de un único totalizador que mide globalmente los metros cúbicos de agua que se utilizan en cada edificio.

Cada edificio tiene seis departamentos y un único tanque de agua. Hay un medidor a la entrada en la vereda que mide el consumo de los seis juntos. Si en el período se consumían más de 270 metros cúbicos (es decir el mínimo para los seis), se les facturaba 45 metros cúbicos. Si el total se pasaba del mínimo, se dividía por seis y a los 45 metros del mínimo les sumaba equitativamente el excedente. Lo mismo ocurría en caso contrario: si el consumo era menor a 45 metros cúbicos, se factura el mínimo a cada uno. “No teníamos forma de individualizarlo”, expresó Montero.

El nuevo “plan” propone la individualización del control de agua a través de la colocación de un medidor debajo del tanque de agua. La idea es sacar cañerías por el exterior (con una cobertura aislada para que no se congele) y entrar a cada departamento por el lavadero (lugar donde se encuentra la entrada actual).

El sistema es voluntario y optativo. Montero explicó que “la obra cuesta aproximadamente 900 pesos por departamento y la empresa propone una financiación de 30 pesos fijos por mes. Para aquellos usuarios que cuenten con deudas, la misma será financiada con un plan de 20 pesos por mes, es decir, nadie tendría problemas para afrontarla”.

Ante la posible adhesión de algunas viviendas del barrio Amparo Castro (o Fonavi), y no de todas, Montero explicó “supongamos una situación en donde sólo tres viviendas se adhieren a este nuevo sistema. Entonces ponemos tres medidores y los tres restantes siguen con el sistema viejo, medidos por el totalizador. La medición ahora se desprende del total que indica el totalizador, menos el consumo de las viviendas con medidor propio y la diferencia se divide entre los tres restantes”.

Con este nuevo sistema todos los vecinos, tengan medidor o no, quedan expuestos al corte del servicio en caso de no abonar las facturas. “De esta forma va a ser posible ayudar a la gente que quiere pagar lo que consume” señaló Moreno.

Hasta el momento ya se han adherido entre sesenta y setenta departamentos (de un total de 270).

En los departamentos de la Ciudad

Con el nuevo sistema de facturación, que permite el registro de consumos a partir del nivel inicial de la escala (eliminando los 45 metros cúbicos del viejo sistema) se abre una nueva etapa para aquellos edificios que poseen un totalizador.

Esta nueva escala, sin base fija, permite obtener una facturación en donde los usuarios que tengan un consumo menor a 45 metros abonen solamente lo registrado.

“Antes, si teníamos un edificio de diez departamentos, antes se multiplicaba el mínimo (45 metros) por los diez; es decir, para ese edificio el mínimo era de 450 metros. Si los vecinos gastaban menos de eso, igual se les cobraban 45 metros a cada uno, porque no había otro piso inferior”, explicó Montero.

“Ahora eso cambió. Se toman los metros consumidos en el totalizador, se los divide por diez, y a cada departamento le toca una facturación que puede ser inferior a los 45 metros. Si entre todos gastaron menos, pagarán menos”, dijo.

Comentá la nota