Mineros y antimineros juntos en una inédita marcha

El sector minero salió a opacar la movida que la UAC llevó a la Plaza 25 de Mayo. Usaron bocinazos, panfletos y una marcha. No hubo incidentes.

Nunca antes habían estado tan cerca. Los dos sectores: prominero y antiminero se cruzaron en el corazón del microcentro sanjuanino. Lo que, en principio, sólo sería una caravana y la entrega de panfletos que saldrían de las manos de los mismos mineros, se transformó en la primera pulseada frente a frente por una actividad que, como decían las leyendas mi­neras, genera 50.000 em­pleos en blanco.

"Defendemos los glaciares. No estamos en contra de las fuentes laborales", decían por un alta voz los miembros de la Unión de Asam­bleas Ciudadanas (UAC), durante las dos vueltas por la manzana de la plaza que caminaron los más de cien mineros. Trabajadores y em­presarios ligados a la in­dustria salieron a la calle a decir que "la minería es desarrollo". Hubo tensión, aunque no pasó a mayores. Un cordón formado por efectivos policiales dividió los dos sectores. Sin embargo, los defensores de la minería ha­blaron con personas del otro bando y viceversa. Los bocinazos de las camionetas 4x4 tapaban el sonido del altoparlante. Fue entonces cuando el mismo Adolfo Pé­rez Esquivel dijo: "Por más que toquen la bocina no me van a callar". El otrora premio Nobel, micrófono en mano, aseguró que "no estaban ahí para enfrentar a sectores del pueblo". "Es una provocación", señaló un manifestante am­bientalista a un calero que intentaba explicarle que la actividad calera también es minería a cielo abierto.

"Mostrar que en San Juan hay una actividad fuerte. No queremos antagonizar con nadie", explicó Ricardo Mar­tínez, presidente de la Cáma­ra Minera.

Comentá la nota