"La minería en San Juan dio sus frutos"

Sólo estuvo un par de horas en la provincia, en la cena donde la Coviar festejó la llegada del crédito del BID para el sector vitivinícola.
Sentado al lado del gobernador Gioja, distendido y verborrágico, se lo vió al gobernador de Mendoza Celso Jaque en San Juan, el pasado jueves por la noche, cuando llegó invitado por la Corporación Vitivinícola (Coviar) para festejar la llegada del crédito del BID para el sector (ver página 9).

Jaque dijo que su autocrítica es que debería haberse dedicado no sólo a trabajar y haber dicho algunas verdades a la gente. Aseguró que su vice es un gran amigo y que la decisión de los sanjuaninos de explotar los minerales ha dado sus frutos.

-Fue noticia en todo los medios del país su propuesta de castración química para los violadores en su provincia, ¿mantiene la idea?

-Hemos tenido en los últimos tiempos un incremento en denuncias de violaciones y con algunos datos que demuestran que muchos violadores son reincidentes. Quiere decir que el violador por naturaleza es reiterativo, es decir que no alcanza con la pena que se le pueda dar a la persona con años de cárcel porque es una conducta que cuando sale no sufre cambios. Entonces si sabemos que el violador es un enfermo, que su conducta es difícil de cambiarla y que cuando cumple su pena sale y vuelve a ser un peligro para la sociedad, hay que buscar alguna alternativa que permita evitar que sea reincidente. Creo que merecemos discutir la probabilidad de una castración química que es un tratamiento médico que tiene que ver con disminuir la apetencia sexual del violador con drogas.

-¿Cómo se llega a eso?

-Hemos generado un espacio con un comité científico legal, invitando a participar a jueces, al procurador general de la Corte, camaristas, jueces de familia, sexólogos, endocrinólogos, psiquiatras, psicólogos, gente del servicio médico forense, un grupo muy amplio, a los efectos de que analicen la viabilidad desde el punto de vista jurídico y médico. Y de ser posible que digan si alcanza con alguna modificación al código procesal penal, que es una facultad de la provincia, para enviar un proyecto de ley a la legislatura; o si corresponde que sea la legislación de fondo, que sería el código penal, para pedirle a nuestros legisladores la presentación que corresponda. Hay que poner en discusión no sólo la violencia sexual, necesitamos encontrar formas de poder prevenir la violencia que hoy toca a los sectores más débiles. No quiero quedarme cruzado de brazos y poner las cosas debajo de la alfombra.

-¿Cómo llega Mendoza al déficit que hoy tiene?

-Por una situación compleja: Los recursos han disminuido, la recaudación ha disminuido, los gastos han sido crecientes por distintas circunstancias. Nos tocó vivir una problemática relacionada con la gripe A, un sinnúmero de cosas donde el Estado tuvo que salir a responder, producto de inconvenientes con el clima. Esto, sumado a que hubo incremento salarial por paritarias, entre otras cosas, hace que tengamos un déficit que va a llegar a todas las provincias a la larga, porque es un problema que vivimos todos por una caída en los niveles de actividad que implica menos recaudación e incremento en los gastos, porque la demanda por bienes públicos cuando hay problemas se incrementa y esto es lo que hace que tengamos este tipo de problemas.

-¿Cómo se trabaja para revertir esta situación?

-Primero haciendo todo lo que se puede hacer de ajuste, cosa que hemos venido realizando; y trabajando mucho para reactivar la actividad económica. No hay otra forma, si la actividad económica no se reactiva, no hay milagros.

-Desde afuera parece que su gobierno tiene más detractores y opositores que nunca, últimamente le han atribuido cifras muy altas de pobreza, ¿es así?

-No es cierto, la pobreza cuando asumí era del 28%, datos oficiales. Hoy estamos atendiendo con programas sociales prácticamente al 30% de la población es un dato real que no se puede negar. Si uno quisiera pensar que eso es producto de un año y medio de gestión es un error, esto es un problema estructural. Lo único que estamos haciendo es no esconder la verdad bajo la alfombra, que otros lo hicieron, yo no voy a esconder la verdad porque la única verdad es la realidad y esto aunque duela.

Mientras algunos sólo creen que discutiendo números es la forma en que van a solucionar la pobreza, yo lo que quiero es decir cuál es la realidad y ponernos a trabajar como sociedad y no sólo como Estado para ir paliando la situación.

Trabajar por más y mejor educación, más y mejor salud, mejores oportunidades, ayudando a la gente que se pueda quedar en el campo, ayudando a la estabilidad, a que seamos competitivos, que son las cosas que estamos haciendo.

-¿Por qué el gobierno de Mendoza decidió esta temporada adelantar tanto los créditos para cosecha y acarreo?

-Queremos darle certeza a la gente y que sepan con qué líneas de crédito van a contar, porque el año pasado fue de muchas dificultades. Esto no sólo para la cosecha de uva, sino que incorpora a toda la producción frutihortícola. Queremos que se tenga certeza para que puedan en estos momentos tener más optimismo.

-¿Qué cosas no le están gustando de la gestión de Cristina Fernández?

-Todos los gobiernos tienen aciertos y errores. Yo siempre he creído que como yo también tomo decisiones, sería injusto tener que ponerme a juzgar a los demás, sino pasaría como aquel que "el que no tenga pecado que arroje la primera piedra". También estoy gobernando, tengo aciertos y tengo errores, lo que hay que hacer todos los días es trabajar para aprender de los errores y no volverlos a cometer y tratar de todos los días tener mayores aciertos.

-Con ese criterio ¿cuál es la autocrítica de su gestión?

-Yo siempre digo que no soy perfecto, en el querer hacer uno siempre se equivoca. Todos los días trato de no olvidarme de la gente, de escuchar cada día más y es lo que estoy haciendo, porque no soy una persona perfecta y trato de aprender de los que más saben que son los que enseñan y a veces aquel que en apariencia no tiene títulos es tal vez el que me puede dar la mayor lección de vida. Si me tuviera que criticar algo es haberme dedicado sólo a trabajar y no haber dicho a veces algunas verdades que hay que decirle a la población. En esto hay algo importante y es que tengo la responsabilidad de gobernar y lo voy a hacer todos los días.

-¿Cómo ven los mendocinos este resurgimiento de San Juan de la mano de la minería?

-Creo que cada pueblo tiene que buscar la forma de su crecimiento que más le convenga y es saludable que cada uno lo haga trabajando. En Mendoza también tenemos minería, petróleo, extracción de yeso, calizas. Lo que hay en Mendoza hoy es una restricción respecto a determinado método no permitido, pero obviamente cuando un pueblo elige una forma de crecimiento uno no puede, de ninguna manera, ponerse en contra. Además creo que la decisión de los sanjuaninos les ha dado sus frutos.

-¿Cree que a su vice le dió un ataque de cobismo? (Cristian Leonel Racconto hizo una solicitada pidiendo un autocrítica del gobierno)

-De ninguna manera, sería una irresponsabilidad mía y un desagradecido si yo creyera eso. Tengo un gran amigo y compañero con el que tenemos sueños compartidos, cosas que queremos hacer por Mendoza y si bien es cierto que tenemos puntos de vista diferentes eso no es una debilidad, al contrario, siempre nos propusimos que en Mendoza íbamos a hacer cumplir algo que para mí es muy importante: Pensar distinto no es delito ni es pecado, es grandeza, en la medida que vaya acompañado en ponerse de acuerdo en visiones conjuntas; y esto es lo que tenemos con el vicegobernador .

-¿Cuánto afectó a su gobierno el Cadillacsgate que tuvo a un sanjuanino en el tapete?

-Hay dos cuestiones, no siempre los titulares (de los diarios) dicen la verdad, no siempre un titular indica mostrar la realidad y siempre es bueno remitirse a lo último, ha sido anulado el proceso.

-¿Pero cree que de alguna manera afectó la imagen de sus funcionarios?

-Me ha tocado ser el gobernador que no tuvo luna de miel, de distintas formas nunca se trató de ver bien la gestión y no me quejo, porque cuando hay libre ejercicio de la libertad de expresión más allá de que alguno lo pueda usar mal, no me afecta porque se que Dios y los mendocinos saben lo que estoy haciendo por Mendoza.

-¿Qué candidatos presidenciables tiene el justicialismo?

-Falta mucho, hay que trabajar.

-Pero alguna simpatía especial...

-Tengo muchos amigos, pero falta mucho tiempo.

-¿Apoyaría a Gioja como presidente?

-Todavía no es momento de hablar y nunca hay que quemar un amigo.

Comentá la nota