Minería. Denuncian un "cuasi terrorismo" ambientalista

Así lo graficó en un documento la Asociación de Empresas Mineras de Catamarca (AEMCA), luego que fuese incendiado un camión que transportaba insumos hacia la minera Bajo la Alumbrera, en la vecina provincia. Esta semana, activistas riojanos impidieron aquí el paso de tres camiones que procedían de Chile y se dirigían al mismo emprendimiento, pero sin recurrir a actos de violencia.
La Asociación de Empresas Mineras de Catamarca (AEMCA) dio a conocer un documento público para expresar su "más enérgico repudio y rechazo a las acciones violentas encaradas contra la actividad minera en el Departamento de Tinogasta, que lesionaron libertades individuales, dañaron bienes particulares, restringieron derechos y pusieron en peligro vidas humanas".

"Como es de público conocimiento, días atrás, personas identificadas ideológicamente y con probados fines políticos, incendiaron un camión que transportaba bolas de acero para el proceso de molienda mineral de la mina Bajo de La Alumbrera", dice la entidad.

Y recuerda que "hoy, la actividad productiva de Catamarca se ve seriamente amenazada por activistas con intereses poco claros, que distan de toda lógica científica y técnica, pregoneros del subdesarrollo y la dependencia, con marcada intolerancia e intereses que lejos están de ser los que priman en las comunidades, apelando a la amenaza y a la violencia directa".

"Este último hecho violento, al que se podría definir como cuasi terrorista, es la culminación de una serie de atentados, agresiones físicas y verbales, violaciones de libertades individuales, quebrantamiento de leyes y actitudes anticonstitucionales", remarcan las mineras ambateñas.

Y sostienen que "desde la destrucción y pintadas a camionetas de empresas mineras, agresiones físicas y psicológicas que pusieron en riesgo la vida de personal de Policía Minera (en dos ocasiones) hasta restricciones caprichosas a la libre circulación por las rutas catamarqueñas y el atentado sobre el camión, son solo algunas muestras de la intolerancia y modus operandi de unos cuantos que pretenden sembrar terror e inseguridad".

"Unos cuantos que por sus acciones ya son definidos por la comunidad como Eco Patoteros y Eco Fascistas", agrega el documento.

Desde AEMCA, "nos sumamos a la comunidad en su conjunto que rechaza estos hechos irresponsables y elige el diálogo, el respeto a la ley, a la vida y al medioambiente, en un escenario en el que prime el intercambio de ideas y opiniones como debe suceder en una verdadera democracia", se enfatiza.

Comentá la nota