Minardi aseguró que "los médicos del Hospital ganan bien"

El director del San Antonio de Padua pidió que las protestas se realicen duplicando las horas trabajadas. Dijo que el bloqueo de turneros es una práctica violenta y pidió acatar el acuerdo firmado por el SEP
El director del Hospital, Miguel Minardi, habló luego de los meses de conflicto que los empleados estatales mantuvieron en el nosocomio y del acuerdo que la dirigencia del SEP firmó esta semana en Córdoba. Aseguró que los médicos del San Antonio de Padua ganan bien y reclamó otro modo de protesta que no implique la violencia de bloquear los turneros. Además, adelantó que informará al Ministerio la continuidad de las asambleas y enviará una lista con quienes participan de esas protestas.

¿Cómo está la atención del hospital luego del acuerdo firmado con el SEP?

No está normal todavía porque el gremio de ATSA no acepta la propuesta salarial y alguna gente de la gremial médica tampoco. Por lo tanto han resuelto hacer asambleas los lunes, miércoles y viernes para seguir discutiendo el tema. El gobierno de la provincia ha dado por cerrado el tema con los empleados por lo tanto nosotros en el Hospital no tenemos que tener ningún problema de funcionamiento. En realidad tuvimos pocos problemas en medio del conflicto así que estimamos que ahora debemos funcionar normalmente.

¿Pueden seguir realizando asambleas pese a la firma del acuerdo?

Me da la impresión que voy a tener que informar a Córdoba que estas cosas están pasando. Y el Ministerio de Salud, junto al gobierno de la provincia, nos dirán qué medidas tomar. Pero seguramente que nosotros tenemos que informar al Ministerio que hay gente todavía que está haciendo asambleas.

¿Tendrá que presentar listas del personal?

Vamos a tener que mandar a Córdoba, al Ministerio, el listado de la gente que realiza las asambleas, sin ninguna duda. La vamos a tener que mandar.

¿Habló con estos trabajadores que siguen la protesta?

Yo hablo siempre con ellos. Con las personas comunes y con los representantes gremiales. Durante el conflicto les pedí sentido común y que no dejen a la gente sin atención médica. Y ahora les sigo pidiendo lo mismo y que aunque no estén de acuerdo con lo firmado por el SEP, que lo acaten y que el próximo año, o en febrero, vuelvan a discutir.

¿Esta asamblea resiente los servicios?

No, una asamblea de este tipo no resiente la atención. A lo sumo la gente tiene que esperar un poquito.

¿El nivel de acatamiento es alto?

Creo que son alrededor de 30 personas, no más. Por ahí se confunde algún curioso que pasa y se frena a escuchar. Pero no creo que pase de más de 20 ó 30 personas.

Habló de febrero recién, ¿cree que ahí el conflicto se puede reavivar?

No creo que se reavive, pero me da la impresión que a partir de febrero los gremios tienen la intención de sentarse con el gobierno a discutir seguramente las pautas salariales.

¿Le preocupa que los hospitales sean el foco de protesta de los estatales?

Sí, me preocupa. Creo que las protestas se pueden hacer en la plaza, en otras dependencias del gobierno donde el usuario no tenga las necesidades que tiene un paciente. Si me piden una opinión, deberían manifestarse fuera del hospital porque este es un lugar casi sagrado para la gente que está enferma. Este es el ámbito donde la gente debe encontrar paz, tranquilidad y atención. No es adecuado interponerse entre el empleado que da los turnos y el público. Eso es un atropello a la gente.

¿Hubo muchos reclamos de la gente en las últimas semanas?

No. En realidad el conflicto por ahí lo lleva adelante el 20 ó 30% del hospital, el resto trabaja. Los que trabajamos multiplicamos los esfuerzos para que la gente no tenga inconvenientes.

¿El director tiene la posibilidad de sancionar a quien siga en la protesta?

No. Los directores debemos informar cómo funciona y la gente que sigue la protesta. Es una cuestión lógica.

¿La queja es por el modo de la protesta?

Creo que toda esta historia lo que logró es restarle eficiencia al hospital y afectó el buen ánimo de la gente, tanto en el usuario como en el trabajador. Veníamos muy bien en el hospital hasta que aparecieron estos conflictos. Pero insisto, creo que hay que cambiar el modo de protesta. No es bueno cortar rutas, avenidas, ni tampoco turneros. Hay que aprender a manifestarse de otra manera.

Pero por ahí es la única forma de lograr la atención...

Sería sorprendente si aquellos que protestan en vez de trabajar seis horas como deben, lo hacen durante 12. Que un médico esté el doble de tiempo del que debe estar durante un día de paro. Por ahí eso sorprende a los gobernantes y a lo mejor produce un mejor efecto que bloquear los turneros. Bloquear los turneros y decirle a una persona que se vaya y vuelva otro día es una violencia ejercida por un empleado contra otro empleado que quiere dar el turno y contra la persona que quiere sacarlo. Eso es violencia.

¿Usted cree que los trabajadores de la salud ganan bien por la tarea que realizan?

Los médicos ganan bien.

¿Y el resto?

Los empleados siempre entienden que no es suficiente lo que ganan.

En la asamblea, denunciaron amenazas a quienes continúan la protesta

En la primera de las asambleas de una hora y media realizadas en el Nuevo Hospital tras el acuerdo firmado por el SEP, los trabajadores denunciaron amenazas vía telefónica.

Puntualmente el presidente de la Asociación de Profesionales, Osvaldo Pasté, aseguró que había recibido mensajes intimidatorios en su celular. Según el médico, le dijeron que "iba a terminar en un zanjón". Esto, será presentado formalmente ante la Justicia para que investigue el origen de las llamadas.

Algunas de las comunicaciones, contó Pasté, dejaron el número registrado. "Yo incluso llamé pero no me contestó nadie", destacó.

Los hechos fueron repudiados por la asamblea que ayer se reunió en el ingreso al Hospital ubicado sobre calle Guardias Nacionales. En ese lugar se discutió la estrategia a seguir con respecto al SEP. Mientras algunos proponían la desafiliación masiva, otros en cambio objetaban que "eso sólo hará que Paglialunga -el secretario general- siga conduciendo sin problemas". Las objeciones al gremio surgieron tras el acuerdo firmado en Córdoba por el cual se otorgó un aumento por única vez de $350.

Comentá la nota