"Mimos" para Cristina, en medio de la crisis postelectoral

La Presidenta encabezó ayer en la provincia los actos por el 193 Aniversario de la Declaración de la Independencia, en medio de la tormenta política desatada por la derrota kirchnerista.

Durante las 14 horas que permaneció en Tucumán, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sólo recibió "mimos" de parte del gobierno de José Alperovich, con elogios a su gestión y una masiva movilización para acompañar los actos por el 9 de Julio.

La Jefa de Estado llegó a la provincia minutos antes de la medianoche del miércoles y se alojó en un hotel ubicado frente al parque 9 de Julio.

Ayer, por primera vez desde que está al frente del PEN, Cristina participó del solemne Tedéum en la Iglesia Catedral, donde escuchó atentamente un crítico sermón del Arzobispo de Tucumán, Luis Villalba, quien instó a la dirigencia a obrar con más transparencia dejando de lado la prepotencia (ver página 4)

Luego de la ceremonia religiosa, que finalizó antes del mediodía, junto a autoridades nacionales y provinciales, la Presidenta encabezó un breve acto de homenaje a los Congresales de 1816 en la Casa Histórica (ver nota aparte).

A continuación, la comitiva se encaminó, a pié, hasta la Casa de Gobierno, desde donde Cristina emitió su mensaje para todos los argentinos (ver página 3).

¿Qué gripe A?

Las advertencias de las autoridades sanitarias sobre la necesidad de evitar aglomeraciones a los fines de frenar los contagios de la gripe A no impidieron que legisladores, intendentes, concejales y punteros del alperovismo, como en otras oportunidades, movilicen a miles de tucumanos para darle un marco festivo a la visita presidencial.

Desde muy temprano, familias enteras, identificadas con pancartas, banderas, gorras y pecheras con los nombres de los dirigentes que los trasladaron en colectivos y combis, coparon la plaza Independencia para acompañar a Cristina.

Elogios

En el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, antes que Cristina emita su mensaje, el Gobernador tucumano elogió la gestión nacional, asegurando que "en la Argentina se pasó del modelo de la exclusión de los años 90 al actual, caracterizado por la inclusión social, en el cual el Estado se preocupa por ampliar los derechos y beneficios de los ciudadanos". Alperovich también resaltó los esfuerzos realizados por la Presidenta en materia de redistribución del ingreso para "garantizar el acceso de todos los argentinos a la salud, a la educación, al trabajo y a una vivienda digna".

Dirigiéndose a Cristina, Alperovich expresó: "Usted señaló el año pasado, cuando inauguró el Hospital de Aguilares, que obras como esa dan testimonio de la batalla que venimos librando para que la riqueza pueda llegar a todos los sectores de la sociedad y todos los rincones de nuestra patria".

En otro tramo de su discurso, , el Mandatario provincial opinó que "la continuidad democrática ha sido uno de los grandes logros de nuestra sociedad en el último cuarto de siglo"; aunque admitió: "Todavía estamos en deuda con nuestros ciudadanos y con la Patria que soñaron San Martín, Belgrano y Monteagudo".

A propósito, el Gobernador sostuvo que "para que volvamos a reafirmar nuestro compromiso por una Argentina más justa y solidaria, una patria más justa y solidaria, solo es posible si logramos una mayor y eficaz redistribución de la riqueza que producimos todos los argentinos".

Tucumán siempre paga

No es la primera vez que en Tucumán Cristina encuentra el respaldo que le es esquivo en otros ámbitos.

En 2008, le había tocado encabezar los actos por el 192 Aniversario de la Declaración de la Independencia en pleno conflicto con el campo por las retenciones móviles a la soja.

Este año, lo hizo en medio de la tormenta política desatada tras la dura derrota electoral en los comicios del 28 de junio, que la obligó a realizar fuertes cambios en el gabinete.

En ambas oportunidades, el paso de la Presidenta por Tucumán, una de las pocas provincias en las que el oficialismo salió victorioso en junio último, sirvió para "levantarle el ánimo", con los elogios a su gestión y las muestras de afecto de miles de tucumanos movilizados por el oficialismo.

"Envuelta en mimos", Cristina se fue de Tucumán a las 14.30 y se trasladó a El Calafate, para festejar el cumpleaños de su hija.

Motivos más que suficientes como para irse a dormir con una sonrisa dibujada en el rostro.

Breve homenaje a los Próceres de 1816

El homenaje a los Congresales de 1816, encabezado ayer por la Presidenta, en la Casa Histórica, duró menos de 10 minutos. En ese lapso de tiempo, las autoridades entonaron el Himno, hicieron un minuto de silencio, colocaron dos ofrendas florales e inmediatamente después partieron hacia la Casa de Gobierno para participar del acto central. De hecho, Cristina y su comitiva tardaron más tiempo en transitar a pie las dos cuadras que separan a ese recinto histórico con la sede del PE provincial, donde la Jefa de Estado habló para todo el país. Fiel a su estilo, Cristina rompió el protocolo y se acercó a saludar a las miles de personas que desde temprano se apostaron en la plaza Independencia.

Randazzo elogió la gestión local

En su paso por Tucumán, acompañando a la Presidenta en los actos por el 9 de Julio, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo que la gestión de José Alperovich "es un ejemplo de administración, que ha tenido un respaldo contundente de su población", al hacer una evaluación sobre el resultado de las últimas elecciones en la provincia.

El funcionario consideró, además, que el Gobierno local "es un ejemplo de apertura, de gestión y ha acompañado el proceso de transformación que vive la Argentina, a diferencia de otras provincias, que producto de visiones partidarias o mezquinas han retrasado ese proceso de acompañamiento del cambio".

Comentá la nota