200 millones de pesos menos dejarán de entrar a Junín

Hay un sector de la población relacionado con el segmento de personas que desarrollan una actividad laboral temporaria en Junín, como changas, y no están blanqueados sino en negro dentro del sistema, que está comenzando a sufrir las consecuencias de la crisis, según se comenzó a advertir de acuerdo a un seguimiento que lleva adelante la Secretaría de Producción de la Municipalidad.
El titular de la dependencia, ingeniero Oscar Palma, manifestó que es el más perjudicado actualmente y el primero que se lo deja afuera. Es lo que vemos que esta comenzando a suceder con un crecimiento en los índices”. Aunque aclaró que no son cifras significativas aún a esta altura del año, pero “con la duración de la crisis puede incrementarse”.

Por otra parte, de acuerdo a los datos que maneja Producción, hoy en la ciudad hay menos planes Jefes y Jefas que el año pasado: se entregan 1.130 contra 1.240 de 2008.

“La baja significa ocupación: gente que fue consiguiendo trabajo; no es que se quedaron sin la cobertura del plan”, precisó el funcionario.

Mercado formal

En tanto, explicó Palma que aún no hay información oficial relacionada al mercado laboral formal, “detalles que pronto el Ministerio de Trabajo nos va a suministrar en cuanto a si se registraron despidos en los últimos tres meses”.

“Lo que si vemos es que muchas empresas adelantaron o le extienden las vacaciones a los empleados. También hay algunas suspensiones temporarias. Y, por otro lado, hay una cuestión que tiene que ver con la situación de los comercios. Se aprecia en la ciudad una importante retracción en las ventas de por lo menos un 15 por ciento respecto al año pasado. Tal vez no en lo que es valor nominal en plata pero sí ventas”.

El titular de la Secretaría de Producción hizo referencia a una inmovilización “a pesar de que existe dinero disponible en el mercado, y advertimos una crisis de descreimiento hacia el gobierno nacional y, lógicamente, no se invierte”.

“Es una situación distinta a la del 2001 y 2002. Hoy hay fondos. Los bancos han quintuplicado sus depósitos en los últimos años, con lo cual hay plata disponible para poder invertir. De lo que aporta la producción agropecuaria, hemos hecho un análisis y aproximadamente son entre 115 y 120 millones de pesos que se reciben menos por años por retenciones. A consecuencia de la emergencia agropecuaria son otros 100 a 120 millones de pesos menos que van ingresar al circuito financiero local. Esta situación es la que se ve para adelante, incidiendo directamente en la economía de Junín”.

El ingeniero Palma aseguró que más allá de la gravedad del campo, “muchos sectores de la comunidad, con esta crisis de descreimiento, general, hace que aquellos que dispongan de dinero no invierten. Situación que está empezando a crear inconvenientes: se cortan las cadenas de pago. Hay empiezan a verse cheques devueltos en los bancos. El gobierno nacional tiene que girar por lo menos 90 grados y generar algunas acciones de credibilidad con lo que, creo, se puede revertir”.

Desde lo local

El secretario de Producción explicó que “nosotros seguimos avanzando en lo que tiene que ver con capacitación; más allá que no haya demanda de empleo. Es el momento para que la gente se perfeccione más, los empresarios también. Para eso estamos trabajando con formación para que el desempleado tenga una oportunidad más. Tratamos de avanzar para que Junín sea una ciudad industrial y agroindustrial con pequeñas y medianas empresas. No tenemos fábricas grandes, sino tres o cuatros, lo que en tiempos de crisis es una ventaja. Habrían muchos más despidos, como le ocurre a Rafaela, por ejemplo, lo mismo que en Rosario. Lo nuestro es un sustrato de empresas pequeñas y medianas, la mayoría locales, con arraigo, que hacen lo imposible para no despedir gente. A lo sumo suspender para volver a tomar. Así el impacto es menor”.

Palma aclaró que “también apuntamos a industrias grandes, y de hecho estamos en contacto con una fábrica de tractores, tema que se está definiendo”.

En esa línea, consideró que la mayoría de las empresas locales se ven favorecidas hoy por hoy, a pesar de la crisis, “porque producen para el mercado interno. No hay casi ninguna que dependa exclusivamente de la exportación. También ayuda que participamos constantemente en rondas de negocios, brindando al empresario asesoramiento. Por eso insisto: el que hoy no esté formado y capacitado en cómo gestionar mejor su empresa está en un grave problema. Acá hay herramientas como para poder asesorarlos gratuitamente mediante programas, los que ponemos a disposición de todos los sectores productivos”.

Comentá la nota