De los 314 millones estimados del Fondo Federal Solidario 94 serán para los municipios.

Los municipios del Chaco, sean del signo político que fueren, tienen mucho para celebrar con la decisión del gobierno nacional de coparticipar la recaudación por retenciones a la soja. Es que de los 314 millones de pesos que recibirá la provincia por ese concepto, 94 millones serán para las intendencias.
El subsecretario de Hacienda y Finanzas, Miguel Aquino, dio ayer ese dato, en el marco de los preparativos para la adhesión provincial al Fondo Federal Solidario, que se crea a partir de los anuncios de la presidenta Cristina Fernández. Los recursos sólo podrán ser usados para inversiones en obras, y estará absolutamente prohibido destinarlos al pago de salarios u otros gastos corrientes.

Oxígeno puro

Aquino, en declaraciones a FM Universidad, dijo que la medida “es oxígeno puro para las provincias, pero también para los municipios, que en el caso del Chaco recibirán 94 millones de pesos, algo que permitirá movilizar el área de construcción”.

Ahora las provincias deben adherir al decreto presidencial. El Chaco prepara un decreto para ello, pero también necesitaría de un respaldo legal. Aquino advirtió que “la no adhesión nos costaría que los fondos se redistribuyan a las demás provincias. Creo que ninguna provincia resignará esto, porque son fondos frescos, independientemente de la puja con el campo. Nosotros habíamos pedido que las retenciones a la soja se coparticiparan, y son 12.520 millones de pesos que se distribuyen y van a favorecer a las provincias”.

Para el Chaco el reparto es muy beneficioso porque el índice de coparticipación de la provincia es el cuarto más importante del país, sólo superado por los de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires. Eso determina que la caja chaqueña recibiría 314 millones, de los cuales 94 millones serán para las intendencias. En ese reparto, Resistencia se llevará la porción más grande, con un total de 28 millones de pesos.

El sistema de transferencias, según la nación, comenzaría de inmediato. Aquino dijo que ya se está trabajando en definir un circuito de circulación de esos recursos, teniendo en cuenta que los recursos no se pueden usar para gastos corrientes, sino sólo para inversiones en obras de infraestructura. “El movimiento tiene que ser súper transparente, porque así lo exige la nación”, explicó, e insistió en que los fondos no podrán aplicarse a aumentos salariales.

Cuentas complicadas

El funcionario admitió que, en paralelo, las provincias ya avizoran serios problemas para encuadrarse en el sistema de Responsabilidad Fiscal. “Hay una gran preocupación de todos, porque las provincias quedarían fuera de las pautas, y lo que estuvimos viendo como mecanismo de salida es sacar del cálculo todo lo que es la distribución automática a municipios, porque no hay forma de reducir esa transferencia, y eso nos influye negativamente para el cálculo de ingresos y egresos. La mayoría tendríamos dificultades, y el Chaco no escaparía a eso. Por eso hay que encontrar una salida técnica para encuadrarnos en la ley”, dijo.

Aquino reconoció que “la situación es crítica” y comentó que “muchas provincias ya tendrán dificultades este mes, y otras más adelante, porque si la actividad sigue disminuyendo el panorama será preocupante. Por eso hay que ser muy austeros, y con más razón ahora, controlando el gasto, porque la situación es complicada. Pero si nos manejamos con criterio, en el Chaco creo que podríamos andar bien, ajustados pero bien, con estabilidad de caja. Apuntamos a eso, y nos demanda ser muy celosos de los recursos provinciales”.

Comentá la nota