“Los 232 millones del PAF son un derecho de los correntinos”

El Subsecretario de Finanzas de la Provincia analizó las razones de la falta de refinanciación de la deuda con vencimiento en 2008. Comentó que existe incertidumbre respecto de los recursos que Corrientes recibirá desde Nación el próximo año. En el plano político, evaluó la proyección del recientemente conformado Comité Capital del radicalismo del Frente de Todos.
La Unión Cívica Radical (UCR) en Corrientes continúa intervenida. Ante la falta de definición de la fecha de normalización (es decir, cuándo habrá internas para definir las próximas autoridades partidarias) y la incertidumbre sobre cuál será el futuro de la fuerza de Alem e Irigoyen, el sector liderado por el gobernador Arturo Colombi conformó una suerte de Comité departamental. Al frente de ese núcleo político está Armando “Erik” Martínez, actual Subsecretario de Finanzas de la Provincia.

Tener al frente a uno de los funcionarios que maneja las arcas del tesoro provincial hace que la tentación de salir del espectro político y encarar la entrevista desde el punto de vista económico sea muy grande.

Es que Corrientes aún no logró que Nación rubrique el Programa de Asistencia Financiera (PAF) que le permitiría la refinanciación de 232 millones de pesos de deudas que vencen este año. Y sin tal reprogramación de pasivos, el incremento salarial para los estatales provinciales será sólo una expresión de deseo.

¿Qué Nación no haya firmado el PAF es una decisión política por la postura adoptada por Corrientes en la crisis del campo o es por falta de disponibilidad de fondos de la Administración de Cristina Kirchner?

Obedece a problemas financieros que tiene Nación. La Provincia cumplimentó todo lo establecido en las leyes vigentes, la de Administración Financiera y la de Responsabilidad Fiscal. También brindó toda la información solicitada. Si fuera por otro motivo, se estaría perjudicando a un millón de correntinos por una cuestión de humor político. No sería lógico. Entendemos que contar con esos fondos se ha transformado en un derecho de los correntinos.

Desde el Gobierno provincial se reitera, en cuanta oportunidad existe, que sin el PAF no hay aumento salarial…

Corrientes cuenta con un presupuesto aprobado que está equilibrado. Allí, en la columna de ingresos se consideran los fondos que deberían provenir de la refinanciación de las deudas. Hoy, no se cuenta con esos recursos. Se tenía previsto abordar la cuestión salarial a esta altura del año, pero sin ese dinero…

Los docentes ya amenazaron con que no comenzarán las clases en el 2009 si no hay un incremento en los sueldos…

La proyección de recursos y gastos para el 2009 es otro punto que hay que analizar muy seriamente. En los últimos años existía la certeza de que los ingresos con los que contaría la Provincia al año siguiente iban a ser superiores a los del anterior. Ello se debía a dos motivos: por cuestiones inflacionarias y por el crecimiento de la economía que derivaba en una mayor recaudación. Hoy, la realidad es diferente. Concluimos el año con una crisis internacional y todavía no se sabe la repercusión que va a tener en la economía del país ni cómo afectará a la recaudación tributaria y a los recursos disponibles del año que viene.

¿Cómo actuará Corrientes?

La situación debe tratarse con mucha prudencia. El gobernador Colombi sostiene que la Provincia debe llevar adelante una administración financiera firme y sensata que permita garantizar los sueldos y, por otro lado, una política de acompañamiento al sector privado. Se busca, principalmente, mantener el nivel de ocupación y que los índices de desempleo no crezcan. Por eso, se sostienen las inversiones en aquellos sectores que generan mano de obra.

Comité paralelo e intervención a la UCR

“Erik” Martínez es, desde hace unos días, el titular del Comité de Capital de los radicales del Frente de Todos. La ex concejal Amelia Portillo y la decana de la facultad de Derecho de la UNNE, Verónica Torres, conforman las secretarías en una nómina que, además, está integrada por el diputado nacional José María Roldán, el secretario de Producción Pablo Maldonado Vargas, el diputado provincial Armando Aquino Britos, el ex legislador Noel Breard, el director de Minoridad y Familia Carlos Casella, los concejales Claudio Polich y Alfredo Vallejos, el interventor del INVICO, Julio Balestra, entre otros.

¿Es un Comité paralelo?

No, porque el que está intervenido es un comité unipersonal. Hay una sola persona que aspira a representar al conjunto del radicalismo correntino. Nosotros constituimos una organización partidaria en Capital para, desde este emplazamiento, bregar por la normalización y suplir el vacío que, desde el punto de vista político, generó la intervención partidaria.

¿Cuál es el propósito de este núcleo partidario?

Se apunta a dos cuestiones. Por un lado, es un trabajo institucional para buscar la normalización del partido. Por otra parte, persigue generar ámbitos partidarios de ideas y propuestas para debatir con las otras fuerzas que integran el Frente de Todos, para acompañar al Gobierno de la Provincia.

A pesar de un reciente fallo de la jueza Servini de Cubría, al parecer el interventor de la UCR correntina (el riojano José Luís Bellia) no tiene mucho ánimo de convocar a internas…

Seguiremos bregando por la normalización partidaria en el corto plazo y por la convocatoria a elecciones internas. Pero, al mismo tiempo, continuaremos desplegando acciones políticas porque, a pesar de que algunos dirigentes radicales obstaculizan al Gobierno de la Provincia, el conjunto de la UCR aspira a que a este Gobierno le vaya cada vez mejor. Esos mismos radicales pretenden mantenerse dentro del Frente de Todos porque somos la nave insignia de esa alianza electoral.

¿La idea de la conformación de este Comité es igualar al Partido Justicialista (PJ)? Es que esa fuerza no sólo está normalizada, sino que va a internas y pretende ser cabeza en la fórmula gubernamental en el 2009; o si no, amenazan con irse del Frente de Todos.

Aún falta bastante tiempo, pero el peronismo correntino mayoritariamente va a estar en el Frente de Todos. Por ejemplo, en las últimas elecciones en Capital, el PJ fue en alianza con Vignolo (Carlos, Intendente) y perdieron. La gente de esta ciudad, en su mayoría, nos acompañó. En ese resultado electoral, hay que leer que nos votaron muchos peronistas. Creemos que hay que seguir en esa senda, la del desarrollo y la defensa de los intereses de los correntinos, más aún cuando hay dirigentes que se presentan como candidato a gobernador pero respaldan otros intereses que tienen más que ver con solidaridades partidarias o personales.

Habló de que la mayoría de los radicales quiere que a este Gobierno le vaya bien. ¿Las disputas políticas con los correligionarios que hoy son oposición terminarán por traducirse como un freno a las acciones encaradas?

Es imprescindible que las diferencias políticas se manifiesten en debates y que éstos enriquezcan las posturas y los proyectos. No entendemos ni justificamos que posicionamientos enfrentados se traduzcan en una barrera para obstaculizar las acciones del Gobierno en pos del interés general. En esto, tenemos muchos ejemplos. En Capital, el Municipio retrasó la instrumentación y ejecución del PROMEBA, un programa muy importante y que beneficiará a más de 6.000 familias de los barrios más carenciados con una inversión de 75 millones de pesos. Pero también vemos cómo legisladores de la oposición, relacionados políticamente con el mismo sector que gobierna en Capital, obstaculizan la aprobación de un fondo energético que permitirá y posibilitará la mayor provisión de energía para el desarrollo económico de la provincia.

Mencionó a Capital, que parece ser la apuesta fuerte del Frente de Todos entre los municipios, por lo menos por el número de precandidatos a Intendente. ¿Cuántos ya se postularon?

Por suerte hay varios. Sin duda vamos a tener uno, el mejor, el más capacitado. No sólo para gobernar esta ciudad, sino para articular políticas con el Gobierno provincial. El Frente de Todos tendrá un candidato que concite no sólo la atención de los partidos o de los adherentes de las fuerzas integrantes, sino de la mayoría de la sociedad.

¿Ya saben el nombre?

Uno puede imaginarse. No hace falta dar nombre. Pero me parece que será uno que llegue “al corazón de la gente”.

Comentá la nota