Un millonario neonazi inglés, tras el robo del cartel de Auschwitz

No se difundió el nombre. Lo habría mandado a robar para financiar a un grupo ultra de Suecia.
El misterio sobre el robo del cartel de la puerta del campo de concentración de Auschwitz podría estar cerca de develarse. Según informó el domingo el diario londinense Sunday Mirror, un rico neonazi británico, cuya identidad por ahora no ha sido revelada, habría hecho saber en círculos neonazis europeos que estaba dispuesto a pagar una fortuna por la inscripción "Arbeit Macht Frei" ("El trabajo os hará libres"), que preside la entrada principal de Auschwitz.

Según el diario británico, el cartel, tras ser robado, tenía que haber sido enviado a un grupo neonazi sueco, que debía haberlo guardado durante un tiempo en un sótano de Estocolmo hasta que el escándalo se apagara y pudiera ser enviado al Reino Unido.

El dinero pagado por el coleccionista neonazi británico habría servido, añade el Mirror, para financiar actividades neonazis en Suecia.

El cartel fue robado el pasado 18 de diciembre y su desaparición causó un enorme escándalo que incluyó protestas oficiales del gobierno israelí.

Tras un inmenso operativo, la policía polaca lo recuperó dos días más tarde cortado en tres trozos. Cuatro hombres, sospechosos del robo, fueron detenidos y encarcelados.

El diario británico asegura, basándose en fuentes policiales suecas, que los detenidos no son más que el último eslabón de una cadena con conexiones en el Reino Unido y Suecia.

"El coleccionista lo quería como un trofeo y usó sus contactos neonazis para hacer saber que pagaría una fortuna por el cartel", dijeron fuentes suecas al Mirror. Esas fuentes también reconocieron que, a pesar de la detención de los cuatro implicados en el robo, podría haber más arrestos, "entre ellos el del inspirador" del crimen.

Según esta investigación, "se organizó el robo para que el cartel fuera a parar a un sótano de Estocolmo hasta que pudiera ser enviado al Reino Unido de forma segura. A cambio, el dinero que el adinerado neonazi británico iba a pagar se debía usar para financiar ataques racistas en Suecia".

Suecia cuenta con un pequeño partido de extrema derecha muy activo que, según la policía sueca, podría haber querido provocar actos violentos antes de las elecciones legislativas, que deben celebrarse este año.

La policía polaca, en una operación gigantesca que incluyó cierre de fronteras y la entrega de poderes excepcionales a los cuerpos policiales para detener a cualquier sospechoso, encontró el cartel en un bosque cercano al puerto polaco de Gdansk, desde donde zarpan cada día ferrys y buques mercantes con destino a Estocolmo.

Según el Mirror, el lugar exacto en el que fue abandonado lo supo la policía gracias a una confesión anónima que le llegó desde Estocolmo.

Ni Polonia ni Suecia han confirmado esta información, pero los ministros de Justicia de ambos países, Krzysztof Kwiatkowski y Beatrice Ask, se reunieron el pasado miércoles para poner en común las informaciones con que cuentan sus respectivos cuerpos policiales.

El Ministerio polaco de Cultura anunció el pasado 26 de diciembre que tomará medidas para reforzar la seguridad de Auschwitz, aumentó en 140.000 euros el presupuesto del campo y suspendió a varios miembros del equipo de seguridad del lugar después de que la Fiscalía polaca asegurara que las medidas de seguridad en el recinto eran insuficientes.

Comentá la nota