Por un millón de amigos...

Roberto Carlos, la nueva tentación de Boedo. Y él mismo se embala: "Cuando surgió lo de San Lorenzo dije sí".
La pelota ya palpita. Tiempo al tiempo, pero el llamado partió desde Boedo. Y Roberto Carlos, histórico lateral izquierdo brasileño, ya con 36 años a cuestas, es el nuevo sueño de San Lorenzo. ¿Una locura? Pensando en frío sí, pero el fútbol es caliente, por eso, el propio futbolista, hoy en Turquía admite que "es verdad que hay un interés de San Lorenzo. Y como yo ya tenía ganas de volver a jugar en Brasil, cuando surgió lo de San Lorenzo dije que sí". Tremendo.

La gestión, claro, fue iniciada por el propio Marcelo Tinelli, ante la problemática que San Lorenzo tiene en el lateral izquierdo: Sebastián Luna sufrió la fractura de peroné derecho y Aureliano Torres espera resultados de los estudios a los que fue sometido, aguardando que descarten o no un desgarro. Por eso mismo, en estos días, Andrés Guglielminpietro, entrenador de la Reserva, estuvo trabajando con José Luis Palomino como lateral izquierdo. Pero el nivel de Aureliano ya había encendido el alerta mucho antes, por lo que la opción Roberto Carlos sedujo inmediatamente. Para colmo, el propio futbolista está embalado: "Tengo tres ofertas de mi país, de Santos, Palmeiras y Corinthians, pero el dinero no sería problema: lo que tenía que ganar ya lo gané en el Real Madrid y en Fenerbahce. Ahora quiero divertirme, ser campeón en un fútbol competitivo y jugar en gran nivel". Lo cierto es que aunque la versión inicial indicaba que la idea era contratarlo para que dispute la Sudamericana o para que reemplace a Luna en el Apertura, pero el club debería liberar el cupo de extranjeros y, en tanto, el brasileño admitió, en charla con Indirecto, por TyC Sports, que "ahora no puedo irme de Turquía, pueden enojarse, je. Mi contrato se vence a fin de año, así que en enero veremos... Pero ya le di carta libre a Guillermo Marín para que negocie con San Lorenzo".

¿Cómo está él? "Con 36 años, tengo para seis años más en el alto nivel, je", chicaneó. Por lo pronto, en Boedo ya saben que la cuestión monetaria sí será una complicación, sobre todo porque el Santos ya ofreció más del doble de lo que podría salir de la arcas de San Lorenzo. Es un sueño. ¿Podrá hacerse realidad?

Comentá la nota