Militares uruguayos rechazan a los gays

Las cúpulas del ejército consideran que el decreto del gobierno, que permite el ingreso de homosexuales, busca "desmoralizar a la institución, afectar a sus mandos y mostrar un dominio sobre un organismo del Estado".
Los centros militares y clubes de las Fuerzas Armadas de todo Uruguay mostraron este martes su "total rechazo" a la decisión gubernamental de permitir el ingreso de homosexuales en sus filas y afirmaron que ésa es una medida destinada a "desmoralizar la institución".

Las comisiones directivas de diversas organizaciones sociales del estamento militar uruguayo consideraron en un comunicado que la decisión del presidente Tabaré Vázquez de suprimir la homosexualidad como motivo para prohibir el ingreso a las Fuerzas Armadas sólo busca "desmoralizar a la institución, afectar a sus mandos y tratar de demostrar un dominio sobre un organismo del Estado".

Según los militares, esta autoridad "que nadie discute" debe ser aplicada con "sensibilidad y respeto" en las Fuerzas Armadas.

El presidente firmó la semana pasada un decreto según el cual la opción sexual de los candidatos a ingresar a las escuelas de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea "no será considerada causal de no aptitud por parte de las comisiones, tribunales médicos o autoridades actuantes". La resolución firmada por el mandatario socialista, el primero de izquierda en la historia de Uruguay, se basa en la "pertinencia de eliminar los elementos discriminatorios en función de la elección sexual".

Sin embargo, para las directivas del Centro Militar, el Circulo Militar, el Centro de Oficiales Retirados de las Fuerzas Armadas, y el Club de la Fuerza Aérea y Centro de Pasividades de las Fuerzas Armadas, este tema es "demasiado delicado" para tratarlo con una urgencia tal "que desconoce las prioridades reales del país y sus Fuerzas Armadas".

En declaraciones a la emisora radiofónica El Espectador, el presidente del Centro Militar, el general Luis Pírez, apuntó que las FFAA acatarán el decreto, "como marca la Constitución", pero criticó la falta de consulta a los mandos militares. "Las Fuerzas Armadas nunca han discriminado nada, no se discrimina por raza ni por religión ni por nada. Lo que pasa es que se ha considerado que una práctica homosexual dentro de la fuerza podría afectar la disciplina, que es, en un palabra, la razón de ser de nuestra institución", dijo el militar retirado.

Por su parte, el ministro de Defensa, José Bayardi, rechazó que esta medida trate de desmoralizar a los militares y recordó que en el mundo las corrientes contrarias a la discriminación sexual se han abierto espacio. "Los individuos deberían ser valorados dentro de la normativa general de naturaleza militar por las capacidades que se tengan en el ejercicio de la profesión, una profesión que es sacrificada y que implica el respeto a normas", dijo.

Comentá la nota