Milicic presentó el proyecto definitivo del relleno sanitario

Ahora, resta que la provincia dé el visto final al proyecto ejecutivo. Recién ahí, la empresa podrá comenzar la construcción.
Representantes de Milicic SA, la empresa que ganó la licitación para construir y gerenciar la nueva planta de relleno sanitario, brindaron esta mañana detalles técnicos del proyecto ejecutivo que está previsto poner en marcha al oeste de la avenida Circunvalación Oeste Tramo III, detrás del barrio Las Lomas. Así se cumplió el último paso administrativo, antes de iniciar los trabajos, que en principio, deberían estar finalizados el 3 de diciembre próximo.

Ahora, es el gobierno provincial el que tiene la última palabra: con los estudios ambientales ya aprobados deberá verificar que este proyecto se ajuste íntegramente al anteproyecto presentado con anterioridad.

La reunión se llevó a cabo en la sala de reuniones de intendencia, con la presencia del jefe de la ciudad, Mario Barletta; secretarios de su gabinete, el subsecretario de Gestión Ambiental de la provincia, Carlos Martín; miembros de la empresa, entre ellos su titular, Carlos Milicic; y representantes de la Asociación Civil Dignidad y Vida Sana.

Los costos de ejecución de la nueva planta de disposición final de residuos sólidos urbanos aún no fueron difundidos, en función de que gran parte de las obras se proyectó hace tres años atrás y ahora hay que actualizar cada uno de los ítems de construcción. Asimismo, desde la firma rosarina Milicic adelantaron que deberán ajustarse los valores previstos inicialmente para brindar el servicio por un plazo de 10 años, utilizando el mecanismo de redeterminación de precios, pero esto una vez que comience a operar la segunda planta de la ciudad.

Cuando comenzó a diseñarse este proyecto, durante la intendencia de Martín Balbarrey, estaba previsto que allí se depositen los residuos de toda el área metropolitana, es decir, se incorporen al sistema localidades cercanas como Monte Vera, Recreo y Laguna Paiva, entre varias otras. Esta idea no ha sido descartada, pero sí hay una visión más cauta: “Vamos a analizar esa posibilidad porque la tranquilidad que queríamos tener es que el proyecto tenga las pautas que establecen los organismos internacionales respecto de los problemas ambientales. Si se puede llegar a acuerdos con localidades vecinas no hay problemas, en tanto y en cuanto se logre reducir la cantidad de basura a partir de la puesta en marcha del proceso de clasificación”.

Fuera del anillo pero en altura

El relleno sanitario se ubicará en un predio de 111 hectáreas en total, pero la infraestructura de la planta ocupará las 35 hectáreas más altas del terreno. Estará ubicado muy cerca del hipódromo, fuera del anillo defensivo, pero “por encima de la cota 16 m del Instituto Geográfico Militar -IGM”, aclaró el responsable técnico del proyecto, Pablo Demarchi, quien hoy tuvo a su cargo la presentación de la propuesta.

Entre las principales mejoras que se incorporarán respecto de la actual planta, se destaca la incorporación de moderna tecnología, lo cual implicará un salto cualitativo importante en el tratamiento de los residuos domiciliarios en celdas de disposición, en dos aspectos fundamentales. Para evitar contaminar las napas se agregará a la actual impermeabilización con polietileno de alta densidad de un milímetro, el sistema de ventonitas -una capa de arcilla-, contando así con una doble barrera que impedirá la filtración de líquidos.

En segundo lugar, se construirá en el mismo predio una planta de tratamiento de los líquidos lixiviados, inexistente en la planta de Altos de Nogueras. Así, el líquido tratado podrá volcarse en cualquier sistema (cloacas, zanjas a cielo abierto, incluso utilizarse para riego).

El módulo donde se dispondrán los residuos tiene una superficie de 11 hectáreas y se irá construyendo a medida que vayan ingresando los residuos. Estará compuesto por dos sectores de operación y dividido en 11 celdas (unidad mínima de trabajo en el relleno).

Una característica cualitativa de esta planta es que contará con un sistema de contingencias para acumular el agua de precipitaciones que tome contacto con los residuos en casos extremos. La capacidad prevista es para lluvias de 400 milímetros semanales.

Reciclar para reducir

La planta de clasificación estará muy próxima al ingreso. La nave central tendrá 900 metros cuadrados y contará con áreas de descarga de los camiones, de clasificación, de compactación y de acopio.

Según se explicó, este sistema permitirá la disposición final de los residuos en condiciones higiénico-sanitarias óptimas, la recuperación de materia prima reciclable, y la valorización del residuo orgánico. Tal como se ha concebido esta operatoria -sumada a los cambios que estudia el municipio a través de la implementación progresiva de la clasificación domiciliaria- podrá disminuirse drásticamente el volumen de residuos a disponer, con la consiguiente prolongación de la vida útil del relleno.

La separación y reutilización propuestas reducirán en gran medida la generación de sustancias odoríferas desagradables y su emisión a la atmósfera, y a la vez permitirá la generación de biogás para su posterior utilización. También contará con una planta de tratamiento de efluentes y una celda de seguridad para sustancias peligrosas de la que en la actualidad la ciudad carece.

Comentá la nota