Miles de estudiantes marcharon contra Chávez

La movilización fue multitudinaria tanto en el interior como a la capital venezolana. Ante el Ministerio de Educación, también pidieron becas.
Estudiantes y profesores universitarios venezolanos siguieron a pie de la letra la organización de la marcha programada para este miércoles y, tanto desde el interior como en la capital del país, inundaron las calles al compás de cantos, aplausos y pancartas contra el último recorte presupuestario del 6 % que ordenó su presidente Hugo Chávez y que para ellos significaría poner a las universidades al borde del cierre técnico.

Según dejaron trascender medios venezolanos, continuas detonaciones de bomba se escucharon cuando los estudiantes y maestros se disponían a iniciar la marcha desde la Universidad Central de Venezuela (UCV), además del incendio de un portón y de un camión que llevaba suministros a la escuela de medicina.

Varios participantes de la movilización aseguraron también haber visto salir del gimnasio de la UCV a un grupo de encapuchados después de los ataques a la universidad. Algo que no consiguió interrumpir la protesta, escoltada por 1200 efectivos, que se dirigió con destino a la esquina de Los Chorros para entregar en el Ministerio de Educación Superior el documento que refleja el rechazo de la reducción del presupuesto y el nuevo contrato colectivo.

"Exigimos un aumento a 450 bolívares fuertes para las becas de estudios, las ayudas y preparadurías universitarias", explicó momentos antes de iniciar la movilización el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, Ricardo Sánchez. "Estamos rechazando con la movilización cívica y pacífica el recorte presupuestario, que coloca en vilo la vida académica de la universidad y nos pone al borde de un cierre técnico".

Sánchez denunció que el Gobierno habría destinado más presupuesto en el area militar que en la educativa y citó como ejemplo que con el precio de cinco tanques AMX-30 se habrían podido repotenciar siete sedes de las escuelas de Estudios Políticos, Idiomas Moderno, Derecho, Bioanálisis, Nutrición y Dietética y la escuela de Ingeniería en Cagua.

La rectora de la UCV, Cecilia García, que denunció que una veintena de encapuchados identificados con el Gobierno disparó anoche armas de fuego y lanzó bombas lacrimógenas frente a su despacho, agradeció luego que la marcha fuera recibida por el ministro de Educación Superior, Luis Acuña.

El ministro explicó a García y a la delegación de estudiantes que recibió en su despacho, que el 6 por ciento de la reducción del presupuesto de cada universidad no afecta "las providencias estudiantiles", que aluden, entre otros asuntos, a becas, comedores y transporte. Acuña denunció que "algunos rectores" han contrariado esas instrucciones y han decidido reducciones en esas áreas para generar entre los estudiantes una "adversidad contra el Gobierno".

La reducción del presupuesto de las universidades se ha aplicado a toda la administración pública en la misma proporción, como fue anunciado por Chávez el pasado 21 de marzo, recordó. El gobernante corrigió ese día el presupuesto fiscal y lo bajó de 77.900 a 72.738 millones de dólares, debido a una rebaja de 60 a 40 dólares en la previsión del precio de venta del barril de petróleo de exportación, la principal actividad de la economía nacional.

La reducción en torno a los 5.000 millones de dólares no afectará a ningún plan social gubernamental y se logrará, entre otras cosas, subrayó Chávez, con "una estricta ejecución del gasto" público.

"Todo el mundo tiene derecho a protestar, no hace falta quemar nada", remarcó el ministro antes y después de la marcha, que remató en las afueras de su ministerio, mientras que en su interior invitó a un debate a un grupo de manifestantes, que a ratos fue acalorado. Acuña reiteró que el recorte en el presupuesto constituía una "excusa" para convocar a la "protesta política" en contra del Gobierno y que los convocantes se han valido de "manipulaciones".

Pese a la participación de algunos activistas de partidos políticos contrarios a Chávez, sus principales dirigentes acataron los exhortos de dirigentes universitarios que les dieron la bienvenida a participar en la actividad, pero sin adueñarse de ella. "A esta convocatoria se han sumado organizaciones de la más variada naturaleza, pero ratificamos que es una convocatoria universitaria (...), hemos dicho con suma claridad que esperamos que no la conviertan en una movilización de partidos", advirtió en días previos el representante docente de la UCV Víctor Márquez.

La anterior marcha opositora por Caracas tuvo lugar el 1 de mayo y terminó abruptamente, cuando la policía impidió con gases y agua que activistas de partidos políticos opositores cambiaran el recorrido que fue acatado por los sindicalistas opositores.

Comentá la nota