Miles de bomberos luchan contra las llamas en el sur de Europa

Los incendios forestales, que esta semana provocaron la muerte de ocho personas en el sur de Europa, siguen activos, sobre todo en España, Italia y Francia, pese a la movilización de miles de bomberos para sofocarlos.
En España, donde murieron cinco bomberos y más de 17.000 hectáreas de vegetación ardieron desde comienzos de esta semana, otra persona murió y varios incendios continuaban, aunque otros habían sido controlados o estaban a punto de serlo.

Se trata de un bombero con quemaduras en el 50% de su cuerpo que se encontraba muy grave desde el martes y murió en un hospital de Barcelona (noreste).

Hace tres días fue alcanzado por las llamas después de un brusco cambio de viento cuando luchaba contra un incendio en las inmediaciones de la localidad catalana de Horta de Sant Joan.

Las condiciones meteorológicas desfavorables, con vientos fuertes y temperaturas elevadas, seguían complicando el trabajo de los bomberos.

Aragón seguía siendo la región más afectada, con unas 10.600 hectáreas calcinadas, sobre todo en la provincia de Teruel. Unos 2.000 bomberos y agentes especiales combatían las llamas con ayuda de varios aviones.

En Italia, la protección civil y los bomberos reanudaron su lucha contra los incendios en Cerdeña, para tratar de dominar seis siniestros, tras la muerte de dos personas en la isla, donde las llamas destruyeron unas 15.000 hectáreas de monte. Otro incendio se declaró en Toscana).

En Francia, el fuego que se había declarado y se propagó hasta las puertas de Marsella, quemando 1.000 hectáreas, habría sido extinguido.

El primer ministro francés, François Fillon, prometió sanciones, después de los disparos de entrenamiento militares que provocaron ese siniestro.

En la isla francesa de Córcega tres incendios quemaron unas 4.200 hectáreas de monte bajo y bosques.

Los tres fuegos dejaron cinco heridos leves entre los bomberos. Dos caballos murieron en las llamas y unos 50 vehículos y unas 10 casas ardieron.

Comentá la nota