Milagro Sala: "La sociedad puede convivir con los que menos tienen"

Milagro Sala: "La sociedad puede convivir con los que menos tienen"
La polémica líder del movimiento Tupac Amaru en Jujuy contó sobre su infancia, el movimiento que lidera y se defendió de las acusaciones en su contra tras el escrache a Morales: "No tenemos 500 armas como dicen".
La dirigente jujeña Milagro Sala, la piquetera acusada de agredir al senador Gerardo Morales, pidió este sábado que "la sociedad entienda que se puede convivir con los que menos tienen", al relatar la historia del movimiento Tupac Amaru, invitada por intelectuales de Carta Abierta.

Sala, quien se mostró junto a la Presidente cuando anunció las asignaciones, participó de la asamblea que realizaron este mediodía intelectuales de Carta Abierta en la Biblioteca Nacional, y ante unas cien personas recorrió momentos de su vida cruzada por la pobreza y explicó cómo nació en Jujuy el movimiento Tupac Amaru y la obra que lleva adelante para sus 70 mil afiliados.

"Tenemos que tener la misma calidad de vida que los demás, porque trabajamos", sostuvo la dirigente ante un auditorio en el que se encontraban, entre otros, Taty Almeida, de la línea fundadora de Madres de Plaza de Mayo; la docente y gremialista Mary Sánchez; Jaime Sorín y Carlos Girotti.

"En Jujuy el blanco era el que podía trabajar y yo como colla sufrí mucho eso", recordó Sala al explicar su trabajo "por cambiar la historia con los compañeros de las villas" y comenzar el trabajo autogestivo en los comienzos de 1990. Como hija adoptiva de una familia compuesta por "cinco hermanos blancos", también mencionó hechos que la volcaron a la defensa de los desposeídos.

"Si queríamos ir a una pileta no me dejaban entrar por ser colla y mis hermanos se solidarizaban conmigo y tampoco entraban", señaló para explicar el valor simbólico de las construcción de catorce piletas de natación en los barrios donde el movimiento construye viviendas financiadas por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Sala se defendió de las acusaciones que circulan en su contra y aseguró que "nunca recibimos ayuda de ningún gobierno ni fuimos a buscar a ningún puntero político para realizar las obras" y que a partir de la oportunidad que tuvieron de construir 200 viviendas en seis meses, "Alicia Kirchner (ministra de Desarrollo Social) quiso conocer la obra y mandó a un grupo de asistentes".

"No sirve formar un pelotón de desocupados porque así nos convertimos en dirigentes que nos cag... en los que menos tienen", arengó y subrayó: "No tenemos 500 armas como dicen, tenemos más: son los hornos de barro donde empezamos a hacer las primeras pizzas y panes para vender".

Comentá la nota