Milagro Sala hace pie en la ciudad

Milagro Sala hace pie en la ciudad
La dirigente social jujeña y líder de la organización Tupac Amaru acompañará a los referentes de la Federación Tierra y Vivienda y de Quebracho el 9 de diciembre. Rechazarán el proceso judicial abierto por el gobierno porteño por un acto en el Congreso.
Sin confirmar aún si se sumará o no al gobierno nacional, como pretende el matrimonio presidencial, Milagro Sala ya anunció que la semana que viene participará en Buenos Aires de una marcha multisectorial hacia la jefatura de Gobierno porteño en la que reclamará la renuncia de tres ministros del gabinete del PRO y exigirá el juicio político para Mauricio Macri.

El 9 de diciembre, la líder de la organización barrial Tupac Amaru, que tiene su base en Jujuy, encabezará la columna de su movimiento en la movilización que llegará a las 15.30 a las puertas de Bolivar 1, justo dos años después de la asunción de Macri como alcalde de la ciudad.

Será la reaparición pública de la dirigente de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) después del viaje que emprendió en los últimos días a Perú y Bolivia para asistir a un encuentro de pueblos originarios y después de que Crítica de la Argentina revelara la intención oficial de sumarla al gabinete de Cristina Fernández de Kirchner, específicamente en el área de Desarrollo Social.

Sala marchará desde Avenida de Mayo y 9 de Julio junto al ex titular de la Federación de Tierra y Vivienda Luis D’Elía; el jefe de Quebracho, Fernando Esteche, y al sindicalista de ATE Manuel Alzina, miembro de la mesa nacional de su agrupación. Se trata de tres dirigentes que, en octubre pasado, fueron querellados por el ex presidente de Boca dos días después de que realizaran una conferencia de prensa en el Congreso.

Pese a que habían pedido permiso para cortar la calle, sostienen que Macri los denunció ante la Justicia "por obstrucción de la vía pública". La conferencia había sido realizada en apoyo a la dirigente jujeña que atravesaba la semana más difícil en mucho tiempo. Su figura fue demonizada y su nombre recorrió todo el país después de que el titular de la UCR, Gerardo Morales, la acusara de haber organizado un acto de repudio en su contra pese a que la dirigente no estaba en San Salvador de Jujuy. Junto a la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, Morales encabezó una campaña en la que se le adjudicaron a Sala prácticas mafiosas, vínculos con la droga y manejo de armas.

El miércoles 9 de diciembre, los manifestantes pedirán el desmantelamiento de la Policía Metropolitana y la renuncia de los ministros de Seguridad, Guillermo Montenegro; Educación, Mariano Narodowski, y de Espacio Público, Juan Pablo Piccardo.

Sala será una de las figuras destacadas de la concentración impulsada por la red de organizaciones sociales que incluye a movimientos sociales, partidos de izquierda y organismos de de derechos humanos. La marcha confluirá con la convocatoria de la conducción de la CTA hacia el Congreso por la implementación de un paquete de leyes que denominan de blindaje social. Al día siguiente, Sala participará de una nueva edición de la Marcha de la Resistencia que organizan las Madres de Plaza de Mayo.

En diálogo con Crítica de la Argentina, el dirigente de la organización Tupac Amaru Manuel Alzina negó que haya existido algún ofrecimiento concreto del Gobierno para que Sala se sume al Ministerio de Desarrollo Social y sostuvo que la organización incluye entre sus principios básicos la decisión de no asumir cargos en los Estados nacionales, provinciales o municipales.

Alzina, además, informó que Sala regresó ayer a la Argentina por unas horas desde Perú debido a un "problema personal", pero partió poco después hacia Bolivia para participar de un encuentro de pueblos originarios en apoyo a la reelección de Evo Morales. "Estamos concentrados en darle todo el respaldo que podemos a Evo Morales de cara a la elección del domingo", dijo.

Comentá la nota