Miguel Nápoli: "La gestión de Carlos Gorosito ya ha pasado a la historia"

A poco de terminar su mandato como concejal, y de asumir en el gobierno provincial, Miguel Nápoli dialogó con ABC y balanceó su trabajo. Además, opinó sobre el Ejecutivo municipal, el nacional, y analizó el escenario político saladillense.
Si tuviera que balancear su gestión, qué aportes hizo...

Como experiencia personal fue muy gratificante y buena, ha sido un honor ser concejal en la ciudad en que uno ha nacido y piensa vivir toda la vida. En la primera etapa tuve el acompañamiento de Inés Inzaugarat, con quien hemos trabajado mucho. Despues se sumaron Estela Dortona, Juan José Almada y Nazareno Cuello, y este bloque que tuve el honor de presidir, junto con el de la UCR ha trabajado mucho, sobre temas como los feed loot, la ordenanza de tránsito, los agroquímicos. Pudimos trabajar los catorce concejales respetando los puntos de vista y eso es muy positivo.

¿Qué análisis hace de la gestión de Gorosito?

La gestion de Carlos Gorosito ya ha pasado a la historia de Saladillo por su antiguedad, y creo que a partir del 2011 debemos pensar en el futuro y resolver esos grandes problemas que esta gestión no ha podido. Habría que partir de un estudio previo y objetivos claros. No hay objetivos claros. Las grandes obras que no ha podido hacer hay que llevar adelante: la tercera etapa de desagues, la circunvalación, la modificación de la ordenanza de usos de suelo, por ejemplo. Nosotros hemos hecho algunas cosas. Hace mucho que venimos queriendo traer una generadora de energía eléctrica, y eso va a ser un quiebre para la comunidad, contar con energía va hacer que Saladillo sea visto por los industriales que quieran incrementar sus fábricas, van a ver a Saladillo como una opción. Otra de las obras es que la ruta 215 tenga una apertura, y en un futuro se conecte con la ciudad de La Plata, que por sus dimensiones a Saladillo favorecería muchísimo. Del Carril y Polvaredas necesitan urgente que se haga la obra de gas. Deberíamos convocar a todos los sectores y no inclinarnos a trabajar en el pensamiento de una sola persona, que pierde cosas que en el conujunto se recuperan.

¿Y en lo social?

El gran problema es el habitacional, que no se ha podido solucionar. Siempre intentamos lograr eso, más allá de que lo debe hacer el Eejecutivo. Es una gran deuda que el gobierno no ha podido sortear. Más allá de que en otras cosas ha logrado mantener una buena calidad de vida en la gente. Falta mucho para que toda la gente tenga cloacas. Y, no tan prioritario, pero importante, el asfalto, que en los últimos años se han hecho pocas cuadras, que no responden al ritmo de crecimiento de Saladillo.

¿Y en la producción?

Es lo que Saladillo no ha tenido, la voluntad de cambio de la gestión. Lo hemos hablado muchísimo con el intendente, porque he sido convocado para ocupar un cargo en la Direción de la Producción, porque siempre he creído que es el área más importante después de la Secretaría de Gobierno, es la más importante. No ha habido voluntad del jefe comunal de darle las herramientas. Debe ser una secretaría y contar con diferentes departamentos, de ciencia y tecnología, por ejemplo.

¿Cómo analiza el escenario político saladillense?

Si se lo analiza sanamente es muy bueno porque en las últimas elecciones participaron diez listas, y eso evidencia un deseo de participación de la sociedad. Desde otro lado es malo porque la sociedad está disociada y se termina como la UCR, poniendo cinco concejales sin contar con los votos que lo abalen. Hay que potenciarse, tener la inteligencia y la capacidad de integrarse para mejorar y llevar adelante un proyecto. Lograr conducir un espacio que integre diferentes vertientes y a partir del 2011 caminarlo juntos, le toque a quien le toque ser intendente.

Los últimos días la discusión central tuvo que ver con Redrado y las reservas, ¿qué opina al respecto?

Es parte de un trabajo que viene realizando la oposición para desgastar a un gobierno elegido por la mayoría del pueblo argentino, que concuce Cristina y que ha encarado los grandes problemas, como la deuda, con una fortaleza intachable.Hoy no nos damos cuenta, pero cuando Kirchner llegó al poder debíamos 150 mil millones de pesos y eso ha cambiado. La presidenta ha decidido afrontar el pago con fondos que el pueblo ha podido juntar a través de su esfuerzo y es una desición acertada. El papel de la oposición es lamentable. Se podría juzgar el acto de pagar la deuda cuando llegue el momento, que es en las elecciones. Mientras, se lo debería dejar gobernar con un proyecto politico que no miente, que se prometió en la plataforma.

¿Cuáles son los errores del gobierno nacional?

Los hay, como en todo gobierno. Creo que son más los aciertos. Lamentablemente no hemos podido saldar la deuda social, muchos compañeros no tienen aún su casa y trabajo, lo que impide tener seguridad. Es el desafío que tenemos por delante. La asignación universal viene a llenar una parte.

¿Y la seguridad?

Es un tema que preocupa mucho. Se mejora cuando todos los argentinos acceden al trabajo, a la educación, vivienda y salud, y venimos de muchos años de no contar con eso, y tenemos compañeros que han quedado marginados. Es una materia que la política debe asumir responsablemente, no hay que esquivarle al bulto. En lo municipal el intendente debe ocupar un rol muy importante, se debe hacer un gran esfuerzo junto con la policía.

¿Scioli?

Ha hecho mucho, la provincia es muy difícil de gobernar, es muy heterogénea, con un conurbano indecifrable. Falta conformar una policía que pueda prevenir y no saldar. Se ve su voluntad, a veces le cuesta concretarla.

¿Qué pasa en el 2011?

Pasa una oposición que no se organiza, y Kirchner que va a ser el candidato por el partido del gobierno.

Comentá la nota