San Miguel "El Larcade es indigno"

El Secretario de Salud de San Miguel, Jorge Luís Hatrick, fue muy duro a la hora de definir la actual situación del Hospital Larcade y de las trampas de los profesionales. También remarcó las mejoras que poco a poco van logrando en el sistema de salud municipal.
Es duro escuchar quejas contra un hospital municipal, duele ver como un centro de atención publico este en un estado muy deprimente, pero escucharlo en la boca del responsable de mejorarlo es mucho peor.

"AQUÍ" La Noticia entrevistó en su despacho al actual Secretario de Salud de San Miguel, Jorge Luís Hatrick, quien dio un diagnostico muy preocupante sobre el estado del Hospital Raúl Larcade y sobre los problemas con los profesionales del nosocomio.

Hatrick comenzó sosteniendo que "comparto la idea de que el Hospital al ciudadano de San Miguel no le está brindando el servicio que debiera brindarle y también que no está en las condiciones que debiera estar un hospital y que se merece el pueblo de San Miguel".

"Justamente por eso los cambios que provocó el Intendente De La Torre y por eso el inicio de nuestra gestión. El ha querido darle al municipio una gestión diferente. En este breve lapso iniciamos las reformas de infraestructura del Hospital Larcade y ya se está empezando a ver sus primeros frutos. Nos va a llevar bastante tiempo ponerlo en valor, desde lo edilicio y la falta de aparatología que tiene el hospital", agregó.

"Hoy en día un hospital que no tenga un tomógrafo es un anacronismo, bueno este hospital no lo tiene, no tiene un video endoscopio, le faltan muchas cosas y nuestra intención es ir dotándolo paulatinamente de aquellos aparatos necesarios para un buen diagnostico".

Por otra parte, afirmó que también hay que "mejorarlo desde el punto de vista de infraestructura. No necesito explicarle a nadie que recorra el hospital que eso era y todavía es en algunos de los sectores verdaderamente indigno". Pero reconoció que "no se puede hacer todo de la noche a la mañana, pero sí lo vamos haciendo de a poco y respetando ciertas limitaciones por el invierno".

"Por ahora tenemos cerrado la parte de clínica de mujeres, que la estamos terminando, y no vamos a poder cerrar la clínica de hombres u otros sectores para seguir avanzando. Entonces tenemos que ir haciéndolo paulatinamente en aquellas partes en las que sí se pueda sin interrumpir demasiados los servicios.

Pero los problemas del hospital no son solamente edilicios, también hay problemas de cultura".

ALN-Hay quienes sostienen que el estado del Larcade es muy similar al estado del Carrillo de Los Polvorines cuando se dividió General Sarmiento, ¿Cuál es la política de ustedes al respecto? ¿Quieren hacer uno nuevo o remodelarlo?, ¿Reclaman ayuda de Nación o Provincia?

JLH- Como idea general me gustaría tirarlo abajo y hacer uno nuevo e incluso en otro lugar. Las posibilidades son infinitas pero las realidades presupuestarias son otras. Lanzarnos a la idea de hacer un hospital nuevo sin tener asegurado los fondos me parece de un aventurismo sin sentido.

La idea realmente es que a medida que vamos disponiendo de fondos ir provocando en este caso arreglos. Hay tratativas para conseguir mayor cantidad de fondos y esperamos que lleguen a buen puerto. De hecho, hemos solicitado a Nación la cantidad suficiente de fondos para hacer un hospital nuevo.

Si llega ese dinero estaremos todos contentos y emprenderemos la tarea de hacer un edificio nuevo. Mientras tanto, a este hospital hay que arreglarlo, porque con la idea de que vamos a esperar los fondos para el nuevo edificio no nos podemos sentar a seguir viendo como se va destruyendo este nosocomio.

ALN-Ustedes hace pocos meses recibieron cuatro millones de pesos de parte de la Provincia ¿Qué tareas realizarán con ese dinero?

JLH- Esos cuatro millones lo esperamos aprovechar para continuar lo que empezamos y ha sido una bocanada de aire fresco, porque nos va a permitir ampliar la terapia intensiva, que es muy chica, hacer una unidad coronaria, terminar lo que es guardia y emergencia, vamos a hacer un Shock room (donde ingresan los pacientes en estado muy critico), luego apuntamos a la maternidad y fundamentalmente lo otro que tenemos en carpeta es el arreglo de los cuatro quirófanos. Que no es solo arreglarlo estructuralmente sino también a la aparatología que necesita un quirófano.

ALN-Al ser un edificio antiguo, el hospital tiene muchas deficiencias edilicias ¿qué encontró usted allí que no se arregle con cal y cemento?

JLH-Es difícil describirlo con palabras, por eso nos dedicamos a sacar fotos del antes, durante y el ahora del hospital. Para arreglar una canilla que goteaba en un baño, esto es real pero ocurrió, significó que había que cortar el agua del hospital.

En serio, había que cortar el agua del hospital para poder cambiar un cuerito de una canilla. Esto no es una exageración, es así. El baño no tenia un corte de agua y no funcionaba ninguna de las canillas intermedias como para no tener que cortar la llave general del agua.

O también ver el baño de clínica de mujeres. Eso fue lo que más me impresionó cuando entre al hospital, entre todo lo que me impresionó. Está amontonada la basura y eso no puede ser. ¿Cómo puede ser que nadie se queje? ¿Cómo es que se lo dejó caer tanto?

Este panorama se repitió en muchos más lugares del hospital, pero el baño de clínica de mujeres te tocaba la fibra más intima.

¿Profesionales?

Es sabido que hay denuncias y sospechas sobre médicos y enfermeros que firmaban sus planillas de ingreso al hospital pero cuando se los intentaba ubicar dentro del nosocomio no se los encontraba. Sobre estas denuncias el Secretario de Salud sostuvo que estos problemas sí eran ciertos.

ALN-Cuando asumió el cargo ¿pudo comprobar las denuncias?

JLH- Si, si. Todos estos problemas existen. Hay un problema cultural por modificar en el Larcade y que no va a ser resuelto por una sola administración. Esto va a llevar mucho tiempo, porque lo edilicio es entre comillas fácil de solucionar. Con un presupuesto y gestión, el baño de mujeres se pudo mejorar y es un baño digno. Lo que no voy a poder cambiar de la noche a la mañana es el comportamiento medico, del personal de enfermería, del personal técnico o del personal administrativo.

Cuando durante muchos años todo entra en una vorágine y nadie se hace responsable eso se transforma en una forma de vida. Después es muy difícil romper esa inercia.

Además hay una suerte de regodeo en la pelea que tiene el personal del Hospital Larcade que es un poco del "me opongo porque me opongo". Entonces arreglamos el baño de clínica de mujeres que era indigno y salen a decir que no arreglamos el baño del público, es cierto, pero siempre le buscan el pelo al huevo. Nunca es "che, mirá, finalmente llega gente que pone en movimiento esta maquina paquidérmica", que la quiere arreglar y colaborar, pero no, siempre son palos en la rueda.

El hospital tiene huelgas todos los días, si no es el Sicop es la de este, sino la del otro, todos los días hay oposición y palos a la ruedas. Eso no se cambia de un día al otro, es muy difícil.

ALN-Específicamente ¿que encontró, que observó?

JLH- Se ha encontrado que no están los médicos que tienen que estar. Otro tema que es un despropósito, es que es imposible llegar a la sanción a un empleado de planta permanente, sea medico, enfermero o administrativo. Los avances gremiales han sido tan fuera de contexto que han transformado en un milagro que haya alguien trabajando. Porque si uno lo compara con la actividad privada es el jolgorio y el paraíso del "no voy a laburar porque está justificado".

En el medio por supuesto tengo que hacer la salvedad de los que le ponen el alma y que han trabajado ahí en las condiciones edilicias en que está ese hospital. Hay que reconocer al personal que le ha puesto alma y vida al trabajar en un hospital con condiciones paupérrimas y miserables.

Ellos llevan esa lucha de corazón y son los que hoy están alegres y contentos de que en el hospital se estén haciendo cambios.

ALN-Esto oyéndose de su voz es muy grave…

JLH- A mi no me trajeron para que sea políticamente correcto y adule a nadie. Me trajeron para gestionar y eso es el compromiso con el Intendente que quiere que esto funcione.

ALN-¿Cuál es la relación que tienen con el Gremio Apul?

JLH- Yo creí que iba a tener otro apoyo, que nos iba a apoyar, que íbamos a tener un apoyo fuerte de Apul. Ellos tienen un discurso tan de defensa del hospital público que dije "bueno, con las ideas que veníamos era música para sus oídos". Pero se han ido en el prejuicio y hasta el día de hoy no encuentro el apoyo que nos merecíamos.

ALN- ¿Qué Secretaria le dejo Eugeni? ¿Encontró algo que cambiar o estaban bien las cosas?

JLH- No hicimos un recontó hacia tras porque hay que pensar que llegamos hace cinco meses y desde que llegamos nos encontramos con la modificación del sistema de gestión dentro de la municipalidad, nos encontramos con el dengue, la gripe A, más cosas no nos podemos encontrar y en el medio hemos por suerte demostrado que podíamos arreglar el Hospital, hemos hecho una salita nueva, se están terminando dos más.

ALN-Sobre los centros de salud la oposición sostiene que las salitas no cuentan con el personal suficiente, que no tienen remedios y que están prácticamente abandonadas...

JLH- Salvo que la oposición haya acabado de llegar de un plato volador o nunca antes haya estado en el gobierno, esto lleva muchísimos años, no es absolutamente nuevo que las salitas estén en mal estado o le haga falta personal. El problema de los centros de salud primaria es principalmente conseguir personal médico para cubrir el staff. El tema edilicio espero que lo podamos conseguir en un año, pero el personal no sé. Hoy no tengo ningún problema presupuestario para tomar médicos, lo que no conseguimos es médicos. No es fácil.

En cuanto a medicamentos en esta municipalidad, con esta gestión ni con las anteriores, han faltado insumos. ©ALN

Comentá la nota