San Miguel: grupo comando cargó con un botín de cinco toneladas

Las cámaras de seguridad no funcionaban y según señaló la Policía a Infobae.com, la entidad no informó que sólo había un vigilante privado. Se tomaron cuatro horas para saquear 25 cajas de seguridad. Sospechan de un entregador
Al menos 25 cajas de seguridad fueron robadas este sábado de una sucursal del Banco Francés de la localidad bonaerense de San Miguel por un grupo de delincuentes disfrazados de obreros que aprovecharon que la entidad estaba en refacciones, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió esta madrugada en avenida Presidente Perón 1226, adonde los ladrones ingresaron por una persiana trasera de un garage había sido dejada abierta, presuntamente por los hombres que trabajaron hasta el viernes.

Según precisó a Infobae.com. el Subjefe de la Policía Departamental de Pilar, Edgardo Luerio, una docena de obreros, entre electricistas y albañiles, que estaba trabajando en el banco y sacaba por ese lugar la mampostería y la tiraba en un volquete. Entre 5 y 8 delincuentes -dos de ellos balndiendo armas de puño y todos disfrazados de obreros sin capuchas- los soprendieron y los redujeron.

Los vecinos no sospecharon porque, además, el grupo comando utilizó las mismas herramientas de obra para hacer dos boquetes y hacerse con la caja fuerte: amoladora, martillo y cortafierro. Los ruidos que realizaban eran idénticos a los de las refacciones, añadió Luerio a este medio.

De acuerdo a la investigaciones, ingresaron sobre las 23.00 del viernes por la entrada trasera, que da a la calle Paunero, ya que el acceso principal, por Perón, estaba cerrado.

Así llegaron a una caja fuerte de entre 1,80 y 1,20 metros, en la que había guardadas unos 25 cofres de seguridad de clientes cuyo contenido, hasta el momento, se desconoce. Recién el lunes la entidad financiera sabrá cuánto fue el monto robado, cuando los clientes afectados denuncien qué es lo que había dentro de sus cajas.

"Podría haber dinero, joyas, documentación o nada. Eso por ahora no lo podemos determinar, ya que los damnificados tendrán que presentarse el lunes a reclamar", explicó otro jefe policial vinculado al caso.

Según los voceros, la banda permaneció dentro del banco cerca de cuatro horas pero ninguna alarma sonó cuando los ladrones entraron porque el banco, a raíz de los arreglos que se estaban haciendo, las había desconectado sin dar aviso a la radio estación correspondiente.

En función de lo que supo Infobae.com, el custodio privado tenía un sensor de pánico y otra alarma para avisar a la Policía. Por eso, el Bancó Francés ordenó una auditoría para saber cómo es que no pudo activar ninguna de ellas. No obstante, fuentes policiales creen que la entidad habría incumplido el protocolo de seguridad bancaria al no informar de las obras y sus correspondientes medidas de seguridad a las autoridades.

Ese dato causó gran sorpresa a los investigadores del robo, a lo que se sumó que también descubrieron que, como consecuencia de los arreglos, las cámaras de seguridad también estaban desconectadas y no grabaron ninguna imagen del asalto.

La comisaría de San Miguel tomó conocimiento del hecho a las 3.15, cuando se activó una alarma de la caja fuerte robada y un móvil policial llegó al banco en seis minutos, pero no encontró a nadie.

"Eso también es muy llamativo. Cuando la alarma se activó, los delincuentes se habían ido hacía rato, porque si no, los hubiéramos atrapado. No pueden cargar una caja fuerte de ese tamaño en tan poco tiempo", reflexionó el vocero.

Según las primeras investigaciones, el banco había iniciado tareas de refacción hace algunos días y estaban trabajando unos doce obreros.

Por eso, los ladrones se colocaron overoles y si algún vecino los vio adentro del banco anoche, no sospechó nada porque era habitual su presencia allí.

"La caja de seguridad peso 4.700 kilógramos y lo tuvieron que llevar en un camión de piso plano, una plancha o un camión grúa", dijo el policía a Infobae.com, de acuerdo a las hipótesis de las pesquisas. Al parecer, un video de la cuadra habría tomado las imágenes de un camión Mercedes Benz.

Ahora, los pesquisas buscan alguna pista en las cámaras de seguridad de los edificios linderos al banco así como se prevén entrevistas a los porteros de la cuadra, para saber si alguno escuchó o vio algo. El caso quedó a cargo de la UFI 18 de Malvinas Argentinas.

Hasta el momento se sospecha de un entregador, "un posible empleado infiel", agregaron fuentes policiales a Infobae.com.

Comentá la nota