San Miguel Con críticas, De La Torre tiene su presupuesto

En un clima de disconformidad, que no se tradujo a la hora de votar, los ediles sanmiguelinos aprobaron el presupuesto para el 2009 (algo más de 213 millones de pesos) y las modificaciones en el organigrama Municipal, dos proyectos claves para el futuro de la gestión del Intendente.
Siempre lo mismo. Y no nos cansaremos de decirlo porque raya la falta de respeto a quienes, con su voto, les otorgaron el privilegio de ocupar una banca en el legislativo. Después mucho se habla de la participación y de incentivarla en los vecinos pero, si se convoca a una sesión cerca del mediodía y se comienza después de las cuatro de la tarde, poco queda para incentivar...´

El clima, en la previa de los días anteriores, ya estaba enrarecido. Se sabía que se trataría el Presupuesto para el Ejercicio 2009, las modificaciones al organigrama y, con un rumor insistente, que el Presupuesto Participativo no tendría el consenso necesario.

Por eso había, desde la mañana del lunes 29 de diciembre, un nutrido grupo de vecinos –de los que por lo bajo algunos ediles deslizaron que los habría enviado un funcionario Municipal- en las barras del recinto esperando por la sesión. Las horas pasaban y el clima se ponía incandescente. “Esto es una vergüenza, nosotros necesitamos obras en nuestros barrios, tenemos 21 foros armados con proyectos y queremos respuestas, estos señores concejales lo tienen que aprobar para que sea posible!!”, gritaba ante los medios presentes una señora enervada ante el trascendido de la posible desaprobación del Presupuesto participativo.

El tiempo pasaba y no bajaban a sesionar ni los franquistas ni la edil Guilanea. En un momento el bloque de la Coalición Cívica ocupó sus bancas, pero luego se levantaron. Los concejales Hipólito Fuentes y Carlos Coronel observaron que el Presidente del cuerpo, Máximo Luppino estaba “a mano” y lo acompañaron a una de las oficinas para saciar algunas dudas. A esta altura los vecinos presentes no aguantaron y con cánticos algunos se sentaron en las bancas en señal de protesta. Pero no faltó mucho para que alguno diera la idea de “ir a buscarlos” y allí se dirigieron a golpear las puertas de Presidencia, donde se encontraban los concejales reunidos.

Logró salir el edil Jorge Spitaliere, quien explicó que “es la última sesión del año y hay 43 expedientes sobre tablas, es una cantidad tan grande que hay que leerlos, analizarlos…”. No había cómo hacer entrar en razones a los vecinos que exigieron que comience la sesión. Cinco minutos después, con asistencia perfecta, el cuerpo comenzó a tratar los expedientes sobre tablas, que sólo fueron cuatro. El edil Carlos Puricelli se apuró en los homenajes al ex Intendente de Lanús, “Manolo” Quindimil y a la sanmiguelina “Chiche” Arana (compañera fallecida del dirigente justicialista Deleroni).

PRESUPUESTO

Al comenzar a tratar el tema más importante de la sesión, el Presupuesto, la concejal Silvina Adamo pidió la palabra para realizar un pormenorizado análisis de uno de los puntos que le llamó la atención –a pesar que inmediatamente después votaría a favor-, respecto de los gastos en mobiliario. “Se me ocurrió tomar el tomo I y empezar por comparar sillas, que llamativamente variaban, con las mismas características de unos precios que oscilan –y para que me escuchen todos- desde los $ 55 hasta los $ 400. Casualmente de las de $ 400, a fs. 110, se piden 30; la totalidad de las sillas, a fs. 105, 110, 115, 113, 116, 139 142 y 33, hace un total de 126 sillas, lo cual ya me da para pensar que evidentemente en el Municipio no debemos tener dónde sentarnos. Pero bueno, suponiendo que a esas sillas las pagáramos al precio que se puso en el Presupuesto gastaríamos $ 21.764 en sillas. Resulta ser que, si vamos a quien lo cotizó a menor valor, que tuvo la suerte de encontrar un negocio en el que le dijeron “tenemos sillas por $ 55”, que $ 55 no es poca plata, yo fui a ver las sillas de $ 55 y aguanta a cualquiera de nosotros, hubiéramos gastado, por esa misma cantidad de 126 sillas, nada más que $ 6.930. Esto hubiera hecho que ahorremos $ 14.834, no es poca plata. Hice lo mismo con los sillones regulables giratorios, que evidentemente son “hipernecesarios” para el funcionamiento (…) los valores por estos sillones oscilaban desde los $ 150 hasta los $ 800, señor Presidente. Pedían, ni más ni menos, que 30 sillones regulables giratorios… si hubiéramos hecho el gasto tal cual estaba presupuestado en este mismo tomo hubiéramos gastado $ 13.000 pero, se me ocurrió pensar, ¿por qué no le compramos estos 30 sillones regulables a quien nos lo vende por $ 150?, hice la cuenta y hubiéramos gastado $ 8.500, que si los sumamos a los $ 14.834 que nos hubiéramos ahorrado de las sillas ya tendríamos $ 23.334 para gastar en otra cosa… Comida, chapas…”.

El concejal Alberto Sánchez, por su parte, salió a defender el proyecto. “La formulación de éste proyecto está basado en la técnica de Presupuesto por Programas con la transparencia adecuada ya que, al presentar metas y objetivos de cada programa, se logra claridad y amplitud en el destino de los fondos Municipales, estoy hablando señor Presidente de la inclusión de una herramienta básica de gestión, el programa de Reforma de la Administración Financiera en el Ámbito Municipal, solamente dos Municipios no cuentan con el RAFAM y nosotros dejaremos de ser uno de ellos. Esto permitirá, en función de las disponibilidades de ingreso, expresar y canalizar las aspiraciones económicas sociales delineadas por el Departamento Ejecutivo. Esto expresa el tipo y cantidad de bienes y servicios a producir que tienden a satisfacer las demandas de la comunidad. Los criterios de evaluación de los recursos desarrollados están sustentados en indicadores factibles de cumplimiento. Este proyecto, señor Presidente, es el resultado no solamente de una ecuación económica que garantiza la excelencia en el análisis del Presupuesto, es también la decisión política de generar crecimiento con equidad, donde el Estado Municipal debe estar presente, esto es genuino, esto es ponerle orden, responsabilidad y transparencia a la relación entre el funcionario y la comunidad”.

En tanto, el concejal Carlos Puricelli, sostuvo que el presupuesto “es una herramienta que no se le puede negar al Ejecutivo comunal para que se desempeñe (…) porque es la herramienta que engrana al sistema general de un Ejecutivo comunal o el funcionamiento del Municipio donde el destinatario directo es el vecino”.

Los ediles que responden al Diputado La Porta optaron también por el camino de la crítica al proyecto pero, como adelantáramos antes, no fue traducido a la votación que logró 19 votos por la afirmativa para un presupuesto de $ 213.886.333,70 (un 12% más que el ejercicio anterior). La abstención de Ricardo Grahmann (Barrios de Pie) y las negativas de Marcela Pérez, Marisa Guilanea y los ediles de la Coalición Cívica, Susana Salto y Julio Novo completaron la votación. En definitiva fueron éstos últimos (Salto y Novo) quienes plasmaron su accionar político, ya que las críticas arrojaron el dictamen por Minoría que presentaron.

ORGANIGRAMA

En el organigrama, también criticado pero finalmente aprobado, pueden observarse las modificaciones que se venían anunciando extraoficialmente y donde el Dr. Enrique Emiliani tiene bajo su cargo dependencias sensibles de la administración convirtiéndose así en prácticamente la mano derecha del Intendente Joaquín De La Torre. Algo que, para algunos de los ediles, no fue bien visto y lo criticaron, en varios pasajes de la sesión.

Entonces, directamente del jefe comunal dependen tres Secretarías: Salud, Obras Públicas y Economía y Hacienda, y una Secretaría General de Gobierno y Administración (a cargo del funcionario que calificaron de “supersecretario”).

Nos detendremos así en esta Secretaría General de la que dependen 5 Subsecretarías, a saber:

Seguridad: allí se encuentras las Direcciones de Seguridad, Defensa Civil y Relaciones con la Comunidad;

Legal y Técnica: la conforman las áreas de Asuntos Legales, Recursos Humanos, Mesa de Entradas y Defensa del Consumidor;

Ejecutiva de Presupuesto Participativo: el Dr. Emiliani mantiene así bajo su órbita uno de los programas que más lo entusiasman;

Acción Social: allí se atienden los temas relacionadas con la contención, tercera edad, juventud, Dimapad, la mujer, Derechos del niño, Derechos humanos y Cooperativas y organizaciones;

Control y Ordenamiento Urbano: tránsito y transporte, medio ambiente, medicina preventiva, inspecciones y habilitaciones.

Además, con rango de Direcciones pero dependiendo de la Secretaría General se encuentran: educación, deportes, desarrollo económico, empleo.

Otro de los temas que se esperaba el tratamiento en el legislativo era la situación de la recolección del residuo en el distrito, pero que el Ejecutivo no envió al H.C.D., de lo que se infiere que el jefe comunal tendrá la posibilidad de otorgar una extensión de seis meses en la concesión. Tanto el Presupuesto como el organigrama dieron mucha “tela para cortar” antes, durante y después de una sesión, si se quiere, un tanto áspera pero que cumplió con el objetivo del Ejecutivo que cuenta con herramientas fundamentales para desenvolverse durante el 2009. ©ALN

Comentá la nota