Miguel Coranti: de Berrotarán a la cumbre del Aconcagua

Amante del turismo y de los deportes extremos, sigue desafiando sus propios límites. No hay montaña ni cerro que desconozca. Su última proeza fue llegar al pico más alto de América y la próxima será en México.
Be­rro­ta­rán.- Con su pre­mi­sa de vi­da de ir “em­pu­jan­do lí­mi­tes”, el guía de mon­ta­ña, oriun­do de Be­rro­ta­rán, Mi­guel Co­ran­ti con­ti­núa en su de­sa­fío de tre­par los más al­tos pi­cos mon­ta­ño­sos del país y del mun­do.

Tan­to es así que en di­ciem­bre pa­sa­do hi­zo cum­bre en el Acon­ca­gua, la mon­ta­ña más al­ta de oc­ci­den­te, de 6962 me­tros de al­tu­ra, y uno de los ce­rros más es­ca­la­dos del pla­ne­ta.

Ade­más de los as­cen­sos per­ma­nen­tes al ce­rro más al­to de Cór­do­ba (Cham­pa­quí, 2900 me­tros), y su­bi­das al vol­cán La­nín, (3.700 me­tros, Neu­quén), des­de oc­tu­bre a di­ciem­bre Co­ran­ti hi­zo cum­bre en el Ne­va­do del Cha­ni (5896 me­tros, Ju­juy) y en el vol­cán Do­mu­yo (4709 me­tros, Neu­quén), lo que le fue sir­vien­do de pre­pa­ra­ción y ex­pe­rien­cia pa­ra en­fren­tar lue­go el Acon­ca­gua.

La ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da por Co­ran­ti le per­mi­te res­ca­tar y di­fun­dir las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ce­rros que tre­pó, los que a su vez le sir­vie­ron de pre­pa­ra­ción pa­ra es­ca­lar cum­bres más al­tas, co­mo el ca­so del Acon­ca­gua y de otros que irá su­man­do a su vi­da.

Con res­pec­to al Ne­va­do del Cha­ni (5896 m) des­ta­có: “Qui­zás tie­ne el ac­ce­so más lin­do de las mon­ta­ñas ar­gen­ti­nas por la Que­bra­da de León, des­de San Sal­va­dor de Ju­juy en un re­co­rri­do be­llí­si­mo de 100 ki­ló­me­tros.

Al ha­blar del vol­cán Do­mu­yo (4709 m), la mon­ta­ña más al­ta de la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na, de­ta­lló: “Es­tá en Neu­quén, pe­ro no en la Cor­di­lle­ra de los An­des si­no en un cor­dón pa­ra­le­lo. Ahí los vien­tos son muy fuer­tes y la la­de­ra es­te es muy com­pli­ca­da de tre­par. Ese día que su­bi­mos, en no­viem­bre, no ha­bía vien­to e hi­ci­mos cum­bre con 11 per­so­nas más.

En la ci­ma

“Exis­ten aque­llos que se ani­man a em­pu­jar sus lí­mi­tes per­so­na­les al ex­tre­mo y co­ro­nar proe­zas im­pen­sa­das. Las mis­mas son in­fi­ni­tas y tie­nen que ver con la na­tu­ra­le­za de nues­tra es­pe­cie; siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de “em­pu­jar lí­mi­tes”, en cual­quier ám­bi­to, es cues­tión de ha­cer el pri­mer pa­so”, di­jo es­te li­cen­cia­do en Edu­ca­ción Fí­si­ca que in­te­gra jun­to a Ma­ria­no Bear­zot­ti y Ge­rar­do Ci­ria una or­ga­ni­za­ción de tu­ris­mo al­ter­na­ti­vo con la que –en­tre otras ac­ti­vi­da­des- rea­li­zan dos sa­li­das men­sua­les al ce­rro Cham­pa­quí.

“Te­nía el pre­jui­cio de que pa­ra ir al Acon­ca­gua se ne­ce­si­ta un año de gim­na­sio, co­rrer tan­tos me­tros, le­van­tar tan­tos ki­los y lle­gás allá y com­pro­bás que eso es im­por­tan­te pe­ro no de­ter­mi­na el éxi­to”, sos­tu­vo Co­ran­ti.

Enu­me­ró que es ne­ce­sa­ria una pre­pa­ra­ción fí­si­ca bá­si­ca; equi­pa­mien­to ade­cua­do y re­sis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca que se lo­gra con la acu­mu­la­ción de ex­pe­rien­cias.

“En es­to de ir em­pu­jan­do lí­mi­tes hay que ir po­co a po­co. Ahí arri­ba de­cís: ¿Cuál es mi úni­co ca­pi­tal? Mi con­cien­cia y mi vo­lun­tad, no hay na­da más”, sen­ten­ció.

Su­bie­ron jun­to a Mi­guel Co­ran­ti al ce­rro, Ma­ria­no Bear­zot­ti, una pa­re­ja de Cór­do­ba, una mu­jer de Bue­nos Ai­res y un jo­ven cor­do­bés, lle­gan­do a la cum­bre los dos pri­me­ros y Ma­rie­la, la jo­ven por­te­ña.

“Fue­ron 15 días don­de com­par­ti­mos con bra­si­le­ños, con un ja­po­nés, un sal­te­ño; vol­vi­mos a sen­tir ese es­pí­ri­tu de mon­ta­ñis­mo ama­teur”.

En la ci­ma del Acon­ca­gua no se pue­de es­tar más de 20 mi­nu­tos por­que la fal­ta de oxí­ge­no es de­ter­mi­nan­te. “Es muy emo­ti­vo lle­gar, ha­ber­se ban­ca­do to­do lo que re­pre­sen­ta es­ca­lar­lo. Lo más com­pli­ca­do es el des­cen­so: la ver­da­de­ra cum­bre se ha­ce aba­jo, arri­ba se ha­ce la ci­ma, la cum­bre es cuan­do lle­gás sa­ni­to y sal­vo”, ase­gu­ró.

Por nue­vos de­sa­fíos

Mi­guel se­gui­rá “em­pu­jan­do lí­mi­tes” y pró­xi­ma­men­te es­ca­la­rá una mon­ta­ña en Mé­xi­co jun­to a Leo Mc Lean. Co­ran­ti re­la­tó que es­te an­di­nis­ta “es­tá ha­cien­do las sie­te mon­ta­ñas más al­tas del mun­do en ca­da con­ti­nen­te, le fal­tan dos: el Eve­rest y una en Ocea­nía”.

Por úl­ti­mo, el guía de mon­ta­ña de Be­rro­ta­rán pa­ra­fra­seó a Uli­ses Na­ran­jo, un men­do­ci­no que lle­va va­rias tre­pa­das al Acon­ca­gua, in­di­can­do que quie­nes su­ben es­ta mon­ta­ña van a ob­te­ner allí una pro­pia res­pues­ta so­bre la muer­te y la vi­da.

“Y ese en­fren­ta­mien­to ahí se da. Por eso quie­nes vuel­ven de él des­pués de va­rios días de es­fuer­zo traen con­si­go un can­san­cio ex­tre­mo, pe­ro tam­bién lim­pie­za con­cep­tual y bríos sa­lu­da­bles, que sue­len du­rar to­da la vi­da”, con­clu­yó.

Comentá la nota