San Miguel Se complica el deshecho de basura

El predio del Ceamse fue clausurado el pasado jueves por reclamos de los vecinos de San Miguel. Se habrían estado arrojando 12 mil toneladas más de basura de lo permitido. La ONG Greenpeace apoyó la iniciativa y denunció al Gobierno de no cumplir la ley de Basura Cero.
"Estamos cansados de ser el basurero de Capital Federal" exclamaron los vecinos de San Miguel en un comunicado, quienes decidieron clausurar el pasado jueves 3 de diciembre el predio de la Ceamse, el organismo a cargo de la gestión de la disposición de residuos generados en la Ciudad y de municipios del conurbano bonaerense.

Si bien la jurisdicción de la Ceamse es compartida entre la Nación, la ciudad y la provincia de Buenos Aires, debe haber autorización de la comuna para ampliar la capacidad de deposición del predio.

A propósito de esto, el partido de San Miguel indicó que los camiones de recolección están autorizados a bajar 5 mil toneladas diarias de residuos, pero se verificó que actualmente arrojan 17 mil.

El intendente Joaquín de la Torre fue el que dictó la clausura preventiva del Ceamse. La medida, habría sido vista con muy buenos ojos por vecinos y por otros intendentes de distritos aledaños, aunque sorprendió a las altas esferas de la política provincial

Días atrás, un nutrido grupo de vecinos de Bella Vista presentó una nota al intendente para solicitar que se tomaran medidas urgentes frente al avance del Ceamse y al incremento de olores nauseabundos en la región.

Ante la falta de respuesta por parte de las autoridades provinciales, De la Torre tomó la decisión de clausurar el Ceamse hasta tanto se aclare la situación ambiental del mismo y se establezcan pautas claras de funcionamiento e higiene ambiental que al parecer están siendo violadas.

Apoyándose en esta medida, la organización ambientalista Greenpeace denunció una vez más el incumplimiento del gobierno porteño de la Ley 1854 de "Basura Cero" vigente desde 2005.

Greenpeace reclama desde finales de 2007 la implementación de la ley que establece la reducción progresiva de los residuos que son enterrados en los rellenos de la Ceamse.

La organización ambientalista ha llamado durante años la atención de las autoridades del área metropolitana por la contaminación que estos rellenos generan y por el despilfarro de recursos que implica una política de enterramiento masivo.

La medida afecta a miles de hogares que, durante el fin de semana inclusive, no tuvieron dónde arrojar la basura. No obstante, la decisión es respaldada con fuerza por los vecinos de la comuna local que en su declaración acusan al Ceamse de posible "contaminación de las napas de agua y de arrojar residuos crudos que tardarían más de 500 años en descomponerse".

Comentá la nota