Miércoles de caos: 20 mil piqueteros convertirán a la Ciudad en una isla

En su pelea por los 9.000 millones de subsidios a desocupados, los grupos más combativos presionan para tener su parte del plan. El Gobierno denunció ayer a Juan Carlos Alderete.
La crisis social no da tregua y esta semana volverá a reinar el caos en la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Mientras un renovado frente piquetero cortará este miércoles los accesos a la Capital Federal, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), dirigida por Juan Carlos Alderete, advirtió que tomará ese mismo día las sedes del Ministerio de Desarrollo Social y de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES). En respuesta al anuncio de Alderete, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, presentó ayer una denuncia penal contra el dirigente piquetero ante el Departamento de Seguridad deEstado de la Policía Federal y ante el juez federal Julián Ercolini. Las organizaciones sociales se movilizarán para reclamar el ingreso a los planes de empleo de las cooperativas de trabajo en el Conurbano bonaerense, donde denuncian que no pueden participar sin ser aliados políticos de los intendentes.

La jornada de protesta del miércoles tiene un contexto de tensión acumulada: unas 65 mil personas todavía no cobraron el plan Barrios Bonaerenses que subsidia la provincia. "Son 150 pesos que se cobran entre el 27 y 28 de cada mes. Pero ya nos avisaron que los fondos no estarán disponibles hasta depsués del jueves 12. A eso se suma que de los 13 productos que se entregan en los bolsones de alimentos, este mes sólo trajeron cinco", dijo a PERFIL Oscar Kuperman, líder de Cuba-MTR, uno de los 21 grupos que el miércoles impedirán el acceso a la ciudad en señal de protesta. Este nuevo frente está integrado por varias organizaciones opositoras que sumaron a dos ex aliados kirchneristas con alta capacidad de movilización: Barrios de Pie y el MTL de Carlos Chile, quienes abandonaron las filas oficiales luego del alineamiento de Néstor Kirchner con el Partido Justicialista. El nuevo frente es ahora el más numeroso en el espectro piquetero, con un nivel de adhesión de 20 mil personas –según fuentes de las propias organizaciones– .

Colisión con intendentes. "Ustedes manejaron los planes sociales, los bolsones de comidas y los subsidios. Ahora nos toca a nosotros". La frase salió de boca de un funcionario del intendente Darío Díaz Pérez, de Lanús, y fue dirigida a varios dirigentes piqueteros de esa zona del Conurbano.

El conflicto entre el Gobierno y las organizaciones sociales se debe a un realineamiento de fuerzas políticas en el kirchnerismo. El nuevo plan de empleo que lanzó la Presidenta hace dos meses, prometiendo 100 mil puestos de trabajo a través de cooperaivas municipales, quedó en manos de los intendentes aliados al Gobierno y las organizaciones perdieron poder de incidencia, a excepción de Movimiento Evita, aliada íntima de Kirchner. Las cooperativas vienen a superar los planes sociales para desempleados y sustituyen ingresos de 150 pesos por sueldos de 1.320 pesos mensuales para cada desocupado. No pueden están integradas por menos de diez personas o más de 12. Según los dirigentes sociales, los punteros de los intendentes controlan la inscripción a las cooperativas y tanto opositores como ex aliados han quedado rezagados de los planes.

"La decisión de integrarnos o no, depende de cada intendente. Algunos nos prometen puestos de trabajo pero siguen manejando las cooperativas. Uno nos dijo que le faltaba una cooperativa de construcción y nos garantizó ese espacio para trabajarlo. Otros nos cierran las puertas y ubican a la gente que manjean sus punteros", aseguró a PERFIL uno de los dirigentes que cortará los accesos a la ciudad este miércoles.

La pelea es por un presupuesto anual de nueve mil millones de pesos. Hasta el momento, se crearon alrededor de 35 mil puestos de trabajo, pero los piqueteros reclamarán que se cumpla con el plan de 100 mil. Y van por eso.

Comentá la nota