Mientras varias ONGs de la provincia se abocaron de lleno a difundir la necesidad de limitar la reelección de los intendentes apoyando la boleta del "Sí" en la elección del 28, los propios jefes comunales se muestran a favor de la reforma del ar

Aunque el domingo 28 los ciudadanos se inclinen mayoritariamente por el "Sí" a la reforma del artículo 198 de la Constitución a fin de limitar la reelección de los intendentes, esto no significa que en la próxima elección ejecutiva, es decir en 2011, desaparezcan de escena los intendentes que ya llevan dos o más períodos al frente de sus municipios.
Es más, de acuerdo a la interpretación que se haga, ellos podrían seguir en sus cargos, si los ciudadanos los votan, hasta 2019, es decir diez años más.

¿Cómo es posible? En primer lugar, porque si la ciudadanía avala poner límites a la reelección, la reforma constitucional que esto supondrá, como cualquier ley, no es retroactiva.

A partir de ahí, hay dos interpretaciones posibles: desde el cobismo, se cree que el actual mandato deberá considerarse como el primero y por lo tanto sólo tendrán la posibilidad de quedarse uno más; es decir hasta 2015.

En el Gobierno, en tanto, creen que en realidad se consideraría el primero al que empiece en diciembre de 2011, por eso mismo de que las leyes no son retroactivas y el presente período constitucional de los intendentes ya comenzó y entonces, sí, podrían mantenerse en el poder los actuales jefes comunales hasta 2019.

Así, por ejemplo, el lasherino Miranda (PJ), el lavallino Righi (PJ), el juninense Abed (Confe), el sanmartiniano Giménez (PJ), el tunuyanino Giner (UCR), el tupungatino Rodríguez (PJ) y el alvearense De Paolo (PJ), todos asumidos en 2003, podrían quedarse 16 años en el poder municipal.

El maipucino Bermejo, de no ser electo senador nacional, podría aspirar también a tener otro mandato y ser reelecto en 2015. Así, sumaría a los 12 años que lleva como intendente (tomó las riendas de la comuna en 1997) otros 8 años y alcanzaría un récord: ser jefe comunal 20 años ininterrumpidos.

Comentá la nota