Mientras la tropa se rebela, Scioli esquía en Suiza con Karina

El mismo día que estalló el escándalo por la "rebelión" de los diputados bonaerenses, el gobernador Daniel Scioli, partía rumbo a Italia. El mandatario provincial se pidió cuatro días hábiles de descanso.
Su avión salió el lunes a la noche. Llegó a tierras italianas acompañado por su esposa, Karina Rabolini, y se hospedó en la casa de su mejor amigo Fabio Buzzi, deportista como él y ex copiloto de Scioli en los tiempos en que se dedicaba a la motonáutica. Juntos, ganaron varios trofeos.

Cerca de la casa de Buzzi, al que le festejaron el cumpleaños el jueves, se encuentra el exclusivo centro de esquí suizo ubicado en Saint Moritz. Es un pequeño poblado de unos 5 mil habitantes y su principal fuente de ingresos es el turismo. Fue sede de los juegos olímpicos de invierno de 1928 y también en 1948. Además, fue el lugar donde se desarrolló el Mundial de Esquí Alpino en 2003.

A Scioli se lo vió esquiando en las exclusivas pistas. Pero mientras las versiones periodísticas indicaban que se hospedaba en un hotel cinco estrellas, desde la Gobernación salieron a aclarar que no era así. En efecto, el mandatario siempre se aloja en la casa de los Buzzi cuando tiene que viajar a Italia por razones de salud o por descanso.

Mientras se encuentra en Europa, el que quedó a cargo de la Gobernación fue Alberto Balestrini, vicegobernador y mandamás del PJ bonaerense. Scioli delegó en Alberto Pérez, su jefe de Gabinete, el escandalete derivado de la reunión encabezada por el titular de la Cámara de Diputados, Horacio González, en Pinamar, en la que supuestamente hubo críticas a Kirchner y al gobernador Scioli. Recién cuando la noticia tomó estado público a nivel nacional (había sido publicada por El Día de La Plata el lunes, y llegó a los diarios nacionales el martes), Pérez salió a responder públicamente. Atribuyó sin nombrarlo a Sergio Massa la culpa de hacer trascender información supuestamente errónea. "Es una operación de alguien que estuvo en el Gobierno nacional y que ahora se dedica a los chusmeríos políticos", afirmó Pérez. Es que Sergio Massa, ahora intendente de Tigre, lidera, junto al platense Pablo Bruera, una operación "despegue" del kirchnerismo. Están enfrentados por la misma razón con el ex jefe de Estado, Néstor Kirchner. El pinguino acusó a Massa y a Bruera de no traccionar votos suficientes para el Frente para la Victoria el 28 de junio y, en cambio, llevar agua para sus frentes vecinalistas que ganaron las elecciones en sus distritos.

Según el acta que quedó firmada ante escribano público, el gobernador bonaerense regresaría para hacerse cargo de su sillón el lunes 1º de febrero. Hasta entonces, estará lejos de las internas que van y vienen en el PJ bonaerense. ¿Encontrará la casa en orden a su regreso? Por lo pronto, la interna amaga con continuar puertas adentro, respetando la vieja "verticalidad" del PJ.

Comentá la nota