Mientras siguen las protestas, Scioli reclama "colaboración" a Kraft

El gobernador habló con las autoridades de la ex Terrabusi para tratar de lograr una solución al conflicto. A las 16.30 se reúnen la empresa, los delegados y funcionarios de los ministerios de Trabajo nacional y provincial. Hoy volvieron a cortar la Panamericana y se multiplican las manifestaciones. La planta retomó la producción, pero sin los despedidos.
Sigue la tensión en la ex Terrabusi y el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, se comunicó hoy con las autoridades de la empresa para solicitarle su "colaboración" en la búsqueda de una solución al conflicto.

Desde Miami, Scioli se comunicó con Pedro López Matheu, de la empresa Kraft Foods SA, para solicitarle la predisposición y colaboración "para reencauzar el diálogo y para mantener las fuentes de trabajo", según voceros oficiales. El gobernador habló, además, con el vicegobernador Alberto Balestrini "para avanzar en la reunión entre los gobiernos nacional y provincial con el fin de alcanzar el escenario justo que permita la concreción de una audiencia de conciliación entre las partes".

En tanto, esta tarde habrá una reunión de la que participarán funcionarios de los ministerios de Trabajo de la Nación y de la Provincia, autoridades de Kraft, personal de la Comisión Interna y también del sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación. Aunque aún no se definió la sede del encuentro, ya se confirmó que la reunión será a las 16.30.

Esta mañana, trabajadores de la fábrica cortaron poco después de las 7 la ruta Panamericana a la altura del kilómetro 35 en demanda de la reincorporación de 160 trabajadores despedidos. El bloqueo terminó a las 12.30 y en minutos habrá una reunión en la puerta de la planta de Pacheco con los operarios de los turnos mañana y tarde para coordinar la movilización que tienen prevista para esta tarde desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo.

Participaron también del corte estudiantes universitarios liderados por autoridades de la FUBA, así como diversas agrupaciones de izquierda y obreras. Los trabajadores reclaman una nueva conciliación obligatoria para retrotraer la situación previa a las cesantías.

La concentración frente a la puerta de la planta comenzó esta madrugada, donde se reunieron los despedidos y unos 300 militantes de distintos partidos de izquierda. A las 5 una nutrida caravana de manifestantes de distintos partidos de izquierda, encabezados por Néstor Pitrola y Vilma Ripoll, llegó a la puerta principal, donde fueron recibidos por los despedidos y sus familiares.

Treinta minutos después comenzaron a ingresar a la fábrica los trabajadores del turno mañana para iniciar una asamblea, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad policial, dentro y fuera del predio.

La empresa anunció hoy, mediante un comunicado, que los trabajadores ingresaron esta mañana a la planta sin ningún problema y que en la planta estaba todo dispuesto para retomar la producción, que estuvo paralizada debido a la toma. El viernes la planta fue desalojada violentamente por la Policía luego de tres semanas de ocupación gremial. En el comunicado, Kraft ratificó que mantendrá los puestos de trabajo y garantizó sus operaciones en el país.

El predio que rodea la planta de Kraft, sobre la avenida Henry Ford, quedó fuertemente militarizado tras el operativo del viernes, con retenes de la Gendarmería en las calles de acceso y a lo largo del cruce de la Panamericana.

El viernes, tras una orden del juez en lo Penal de San Isidro, Ricardo Acosta, unos 300 policías bonaerenses cargaron con gases lacrimógenos y balas de goma contra los ocupantes de la fábrica (unos 30) y contra 500 personas que manifestaban en el portón de acceso. Hubo 12 heridos y 65 detenidos, que el sábado quedaron en libertad. El conflicto arrancó el 18 de agosto, cuando Kraft envió 155 telegramas de despido con causa (sin indemnización) por la supuesta privación de la libertad por parte de la Comisión Interna y otros operarios a un grupo de administrativos. Eso había ocurrido el 3 de julio, tras una asamblea en la que se reclamaron a Kraft mayores medidas de prevención por la epidemia de gripe A.

Comentá la nota