Mientras Redrado resiste, Blejer esquía

Desde el Banco Central fueron contundentes: No vamos a renunciar. Si quieren echarnos, que apliquen el artículo 9 de la Carta Orgánica del BCRA que estipula cómo debe removerse al presidente del BCRA. Así lo afirmó una alta fuente de la entidad a Ambito.com. En un breve diálogo, esa fuente agregó que la decisión de utilizar las reservas no se la había rechazado. Estábamos estudiando las consecuencias legales de la decisión. Incluso fueron más allá: Tenemos la piel dura para soportar todo tipo de presiones.
En paralelo desde el gobierno se estuvieron comunicando con Mario Blejer, el candidato oficial para sucederlo. Este economista se encuentra en Francia esquiando con su hija. Ante los requerimientos de funcionarios les respondió: Hasta el domingo me quedo en Francia. De todas maneras, trascendió que estaría dispuesto a asumir en el BCRA e incluso a utilizar las reservas para el pago de la deuda. No es posible entrar en default con 46.000 millones de dólares en el BCRA, señaló. Como una suerte de autoprotección les agregó: No estoy tampoco dispuesto a hacer cualquier cosa con las reservas. Estas afirmaciones de Blejer de todas maneras fueron efectuadas antes de conocerse la decisión de Redrado de mantenerse en el cargo a la espera de una decisión a través del Senado.

Anoche en el BCRA estaban al tanto de lo que denominaban una operación mediática para removerlo. En realidad quienes fogoneaban con la demora del BCRA en disponer el uso de las reservas eran propios integrantes del directorio del Central y obviamente Roberto Felletti, viceministro de Economía, ahora ausente por vacaciones hasta el viernes. Incluso, tal como publica Ambito Financiero hoy, el BCRA estaba a la espera de una reglamentación del Ministerio de Economía sobre el Fondo del Bicentenario sobre la que está trabajando la secretaría de Finanzas a cargo de Hernán Lorenzino. Sin esa reglamentación, el BCRA no puede pagar deudas con reservas (tampoco hay vencimientos importantes de corto plazo).

De esta manera se repite lo sucedido con Pedro Pou y Domingo Cavallo en marzo de 2001 cuando el entonces ministro de Economía impulsó la remoción del presidente del BCRA. Triunfó Cavallo: logró una rápida salida de Pou, pero a lo Pirro, dado que nueve meses después caía en la peor crisis económica del país y era el propio ministro quien debía partir. ¿Se animará el gobierno a ir a fondo contra Martín Redrado? Una fuente del Senado señaló esta mañana a Ambito.com que en las actuales condiciones no es viable una aprobación a la remoción al presidente del BCRA.

Trascendió además que en el Senado no aprobarán el uso del DNU para el pago de las reservas. Sí, habría predisposición a la aprobación de una ley al respecto (quien tiene la llave del quórum en la Cámara alta es el senador Carlos Verna). ¿Utilizará el gobierno otros mecanismos non sanctos de presión contra Martín Redrado? El final está abierto. El momento es el peor: se está en medio de la oferta de canje a bonistas. Otra a favor de Redrado.

Comentá la nota