Mientras persisten los malos olores, se demora la sanción de una ordenanza para regular los feed lots

Mientras con mayor frecuencia se sienten en la ciudad los olores procedentes de establecimientos dedicados al engorde intensivo de bovinos, también conocidos como feed-lots, en el Concejo Deliberante continúa demorada la sanción de una ordenanza que regule el funcionamiento de ese tipo de explotaciones. Posproyectos sobre el tema se encuentran desde hace más de dos años en comisión y hasta el momento no hay indicios de que vaya a haber pronto tratamiento.
Las iniciativas en cuestión fueron presentadas por el concejal Gerardo Stéfano subsecretario de Medio Ambiente, Rodolfo Bertinatto. Días atrás, entregó a los ediles

una nueva versión de su proyecto, en la que se hicieron algunas modificaciones a la propuesta original.

En una de ellas se establece la prohibición de que se instalen feed-lots en predios rurales zonificados identificados catastralmente como quintas y chacras, aunque estas hubieran unificado en superficies mayores.

En otro de los artículos se sugiere que para el caso de Chacabuco y las localidades de Castilla, Rawson y O''Higgins no pueda haber establecimientos de ese tipo situados a menos de ocho kilómetros de sus centros geográficos, distancia que se reduce a 4.000 metros para el caso de Cucha Cucha.

Además -se agregó-, no podrían instalarse a menos de 3.000 metros de los establecimientos educativos rurales ni a menos de 2.000 metros de viviendas ubicadas en predios linderos. También se señaló que nunca podrá haber menos de 8.000 metros entre un feed-lot y otro.

El proyecto tarribién establece que los feed-lots deberán contar con una evaluación de impacto ambiental y bajo ningún concepto podrán volcar en Forma directa a los desagües o canales pluviales los efluentes líquidos o semilíquidos que generen.

Se estima que en Chacabuco habría más de una decena de establecimientos.

Comentá la nota