Mientras Lugo anuncia despido de contratados Y Planes Neike ,"Camau" aumentó el sueldo de su "ejercito" de funcionarios

Política: En la comuna capitalina por un lado se les incrementa casi el 30% el salario a los funcionarios y por el otro anuncian despidos de contratados y dejan cesantes a gran parte de los agentes incluidos en el plan "Neike Chamigo".

La gestión municipal que encabeza el medallista olímpico Carlos Mauricio Espínola, cuando apenas se apresta a cumplir un mes de gestión, ya comienza a mostrar las uñas respecto de la política de personal y también en otros aspectos, de los cuales nos ocuparemos en otra oportunidad.

Alejado de los grandilocuentes anuncios de campaña y de la promocionada posición solidaria con el trabajador, como supuestamente debería caracterizar a todo gobierno que dice llevar adelante las banderas del peronismo, en el sentido de que iban a blanquear a los que prestaban servicio en Negro y que se mejorarían salarios y condiciones de trabajo, han puesto en marcha una purga como las que llevaban adelante los políticos de antaño y que daban la sensación de que en Corrientes no iban a tener más cabida.

Amén de que lo más llamativo de todo esto es que uno de los funcionarios que articula con más énfasis este tipo de medidas es el dirigente gremial Pedro Lugo, ahora devenido en secretario de Gobierno del Municipio –aunque sin renunciar a su cargo en la FESTRANCO- quien ha anunciado sin sonrojarse la baja de personal contratado y la eliminación de los planes Neike, como si solo se trataran de números y no de personas, además en una posición totalmente antagónica a la que expresaba cuando otros ocupaban la intendencia, incluso en la última gestión que encabezó Vignolo que dejó el salario del municipal en el nivel más alto en los últimos tiempos, nunca estuvo conforme. Ah, pero nada dice de que este intendente "Camau" Espínola -que lo cobijo en su gabinete dándole un cargo que ya ostentó durante la intervención de Zubieta y donde por cierto lo más importante que se le recuerda de su paso mismo fue el festival de designaciones de parientes que realizó- otorgó a los funcionarios un incremento de sueldo que ronda el 30 por ciento. Es decir mientras se despiden a contratados y a los que trabajaban con planes sociales, los funcionarios ganan más, toda una joya de estos dirigentes justicialistas.

No se pretende a través de la presente dar una clase de cómo hacer gremialismo ni mucho menos, pero si lo que intentamos es que se terminen con las hipocresías que caracterizan el accionar de diversos dirigentes del terreno político y social, es así que entendemos que en el caso de los empleados municipales se debe defender su puestos de trabajo como corresponde, protegerlos y velar por sus intereses como se prometen desde los gremios y desde las campañas electorales. Y que no vengan con el cuento de que no trabajan o que no tienen funciones etc. porque se sabe bien de que se trata, estas son solo escusa para eliminar gente a los que los encasillan en un color político y luego traer a aquellos afines a los que conducen, en este caso la comuna capitalina.

Aunque estas actitudes en cualquier circunstancia son inadmisibles por lo menos si en campaña hubieran sido más prudentes, podría en cierta forma no sorprender lo que hoy hacen, pero basta con ver las afirmaciones en este sentido de hace tres meses atrás nada más y queda claro de la falsedad de aquellas promesas.

En cuanto al dirigente gremial Lugo, debería replantearse esta xenofobia que exhibe contra todo aquellos que no incursionan en las filas de justicialismo, como si los trabajadores que dice defender son solo de esta agrupación política, por que está bien claro que las medidas de ajuste que llevan adelante sobre los puestos laborales tiene como parámetro central el supuesto alineamiento político de los agentes, lamentable pero cierto, y repudiable cuando las medidas de ajuste se toman en paralelo con un incremento de sueldos de los funcionarios.

Comentá la nota