Mientras Fabbiani se pelea con Newell's, River espera ansioso

Su club le volvió a ofrecer un plan de pagos, pero el jugador pretende todo junto o quedar en libertad.
La pregunta, sin respuesta todavía, desvela a muchos. Inquieta y mantiene en vilo a más de uno. Tanto en las oficinas de Núñez como en los despachos del Parque de la Independencia: ¿Con qué camiseta jugará Cristian Fabbiani el próximo semestre?

En la indefinición de este interrogante parece estar escondido el primer gran culebrón del verano en el fútbol argentino. La novela Fabbiani tiene hoy tres protagonistas, un conflicto y varios intereses cruzados. A saber: el propio delantero y su deseo de dejar Rosario y de vestir así la casaca de sus amores. Newell's que pretende retener al jugador. Y River que espera por la resolución del conflicto y que anhela contar con el Ogro y sus goles en el Clausura.

Planteado el nudo, a la historia sólo le falta un final. Claro que el desenlace lo encuentra hoy a River como un simple actor de reparto. Su papel es secundario. El cuadro de situación asoma bastante claro: para contar con los servicios de Fabbiani, River debe aguardar a que prospere la intención del jugador de desvincularse de Newell's. Recién allí la entidad de Núñez intercederá y buscará formalizar la operación. Paso este último que no acarraría complicación alguna debido a que entre River y el delantero ya existe un acuerdo de palabra en torno a un futuro contrato.

Ahora bien, ¿es viable la salida de Fabbiani de Newell's? Difícil. Si bien existe en puerta un conflicto sin resolución a la vista por una importante deuda salarial, el préstamo del Ogro --el pase le pertenece al CFR Cluj de Rumania-- vence recién en junio de 2009 y la nueva conducción del club rosarino ya manifestó que no pretende desprenderse del futbolista. De no lograr una rescisión de mutuo acuerdo-- arreglo que Newell's no está dispuesto a firmar-- la única carta que le quedará a Fabbiani por jugar es que progrese su pedido de libertad de acción ante el incumplimiento salarial del club.

Entre tantos tires y aflojes, ayer la novela tuvo un nuevo capítulo. El representante del delantero, Luciano Duthu, y el manager del club, Gustavo Dezotti, se reunieron en Rosario en busca de destrabar el conflicto. No obstante, y según pudo averiguar Clarín, no existieron muchos avances. Tal como ocurrió en otros encuentros, la dirigencia ofreció nuevamente un plan de pago para saldar la deuda (le deben seis meses) que volvió a no colmar los intereses del jugador, quien pretende cobrar todo junto.

Al cabo, así está el culebrón. Con River a la espera mientras Newell's y el Ogro se pelean.

Comentá la nota