"Mientras que acá se avanza sobre esto, en otros países se propone exactamente lo contrario"

Así se pronunció el titular de la Cámara de Informática y Comunicaciones, Norberto Capellán. El empresario sostuvo que si la intención es promover a Tierra del Fuego, hay que abrir la discusión con las industrias ubicadas en otras regiones del país
La semana pasada el proyecto de ley conocido como "impuestazo tecnológico" ingresó para su análisis a la Cámara de Senadores, donde tendría pronto tratamiento.

El citado proyecto prevé gravar a productos informáticos y de comunicaciones importados o nacionales, con excepción de los fabricados o ensamblados en Tierra del Fuego.

Asimismo, muchos de estos productos que actualmente tienen una alícuota reducida de IVA (10,5 por ciento) pasarían a tributar el 21 por ciento.

La iniciativa, que pasó Diputados y fue defendida por el Gobierno nacional argumentando que la intención es crear en la zona mencionada un polo similar al existente en Manos, Brasil (donde se ensambla gran parte de los productos electrónicos) fue duramente criticada por las empresas del sector.

El argumento principal es que se encarecerán fuertemente algunos productos -hasta un 34 por ciento- afectando a los usuarios, especialmente a los de menores recursos.

Para conocer la postura de las empresas en cuestión, PUNTAL VILLA MARíA dialogó con el titular de la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (CICOMRA), Norberto Capellán (foto).

El titular de la entidad que agrupa a las principales empresas del sector señaló en primer término que "como cámara estamos en total desacuerdo con este proyecto de ley, aún con los cambios que se introdujeron en Diputados, en donde sacaron las notebooks. Nos parece un proyecto totalmente inconveniente y un retroceso en todos los avances que se han logrado en los últimos años en la adopción de las tecnologías de informática y comunicación en nuestro país".

- Pero el proyecto ya está en Senadores. ¿Cree que finalmente sale?

-Lo que nosotros estamos tratando de hacer es comunicar a la población que éste no es un proyecto positivo, sino que va a tener un impacto negativo en la evolución de la adopción de tecnologías y fundamentalmente en el bolsillo de la gente que utiliza estos dispositivos. En realidad cuando hablamos de teléfonos celulares u otros dispositivos de informática de ninguna manera podemos pensar que son elementos suntuarios, como está puesto en el proyecto de ley. No se trata de perfumes caros, barcos o aviones; son herramientas de trabajo que utiliza toda la comunidad, las empresas de todo tamaño, y creemos que la utilización de estas tecnologías es positiva para economía y para la calidad de vida, y promueven la integración social de todo el país.

-¿Qué impacto tendrá en los precios?

-El aumento de impuestos incrementaría los precios hasta un 34 por ciento; ese es el mensaje que nosotros queremos transmitir.

- No me dijo si cree que sale el proyecto.

-No podría decirlo, pero para contestar en alguna medida su pregunta le queremos decir esto también a los que van a tener que decidir, que son los senadores. Le queremos transmitir que de igual manera que acá se avanza sobre esto, en otros países se está proponiendo exactamente lo contrario; se está viendo que la tecnología es un factor estratégico en el desarrollo de los países, y algunos como Australia, China, Portugal o Turquía están haciendo lo contrario: bajando impuestos, dando reintegros, porque entienden que las tecnologías de información y comunicación les van a ayudar a salir más rápidamente de esta situación de crisis que vemos todos los días en los diarios. En el caso de los teléfonos móviles, particularmente es la única tecnología de informática y comunicaciones que ha llegado a todas las capas de la sociedad, aún aquellas de bajos recursos. Y en muchos de esos casos es el único medio de comunicación. Entonces la verdad es que no se entiende que se lo pueda considerar algo suntuario y que realmente se esté impulsando este proyecto de aumento de impuestos que se va a traducir en mayores precios.

- ¿Qué respuesta obtienen de los legisladores cuando le plantean ese punto de vista?

-En realidad hemos tenido muchos contactos. Como decíamos, recién esto se aprobó en Diputados, en donde el partido oficialista tiene mayoría y promovió que se votara y aprobara. De todas maneras nosotros hemos hablado con una cantidad de legisladores que comparten nuestra visión. Estamos hablando con senadores del Frente para la Victoria y del resto de los partidos. A todos estamos tratando de hacerle llegar información sobre lo que sucede en otros países, sobre porque este proyecto es totalmente inadecuado y además dándole la opinión de que si se quiere promover una determinada región o impulsar un determinado proyecto productivo, se debe hacer con un consenso y discusión amplia de toda la gente que está involucrada en el resto de las regiones.

- La idea es convertir a Tierra del Fuego en la Manos Argentina.

-Si acá se quiere beneficiar a Tierra del Fuego por una situación coyuntural hay que hacer un planeamiento a largo plazo; hay que plantear un plan mucho más abarcativo y no solamente limitarnos a un proyecto de ley de aumento de impuestos. Hay que tener en cuenta los intereses de las empresas, de todas las empresas del país -no solamente de algunas- y los intereses de los consumidores, que en definitiva tienen en la mano todos los días estas tecnologías.

- ¿En qué porcentaje la medida podrá afectar a las ventas?

-Lo primero que queremos es que no se apruebe, que los senadores tengan conciencia que esto es inadecuado. Como el impacto en los precios es muy importante, combinado con una situación macroeconómica que de por sí presenta dificultades, sin duda va a impactar en la demanda de estos dispositivos, se verá en la combinación de esos dos factores cuanto podrá ser, pero claramente a los que más va a afectar son a aquellos que hoy están usando estos dispositivos y pertenecen a las clases sociales con menores recursos.

- En el caso de la informática, ¿involucra a los productos terminados y a las partes?

-En informática afecta a algunas partes, como por ejemplo los monitores de LCD, que hoy son algo estándar y forman parte de las computadoras de escritorio y que estarían alcanzados por el impuesto de bienes suntuarios aunque sea medio raro decirlo; y también por un incremento en la alícuota del IVA.

- Al no estar alcanzadas las notebooks, ¿el mercado irá hacia esos equipos?

Eso se verá en la dinámica, pero vuelvo a repetir que nosotros esperamos que no salga. Si eso fuera así, es probable que ocurra lo que usted menciona.

- Más allá de esta medida, ¿cómo trata la crisis al mercado?

-El mercado de informática y comunicaciones, estamos hablando de una multitud de productos, en los últimos años ha crecido a un ritmo superior al 20 por ciento. El primer período de este año vimos que se mantuvo la actividad en todos los servicios, como comunicaciones, internet y telefonía móvil. La gente sigue considerando esos servicios como esenciales y está dispuesta a cuidarse en otros gastos para mantenerlos. Si hubo alguna baja, que dependiendo del producto puede fluctuar, es en la adquisición de bienes.

- El servicio se mantuvo, los equipos no se renuevan.

-Claro, una cosa es contratar internet, que forma parte del sector de informática y comunicaciones, y otra es comprarse una nueva PC. Por eso le digo que la gente se ha apropiado tanto de la telefonía móvil o internet que está dispuesta a cuidarse en otros gastos para mantener eso, porque ve el beneficio. Distinto es lo que tiene que ver con la compra de bienes. En el caso de bienes de capital, por ejemplo en las pymes, se ha visto algún grado de retracción producto de la situación macroeconómica en general, pero eso varía de producto a producto, no se puede decir que haya una regla única ni un porcentaje puntual para decir.

Comentá la nota