Mientras avanza la construcción de la autovía en la ruta Nº 8, siguen los reclamos por peajes

Vecinos de las localidades cercanas a Pilar realizaron otro pedido por la instalación de cabinas que implican un mayor costo a la circulación por esta carretera nacional que se está refaccionando. Más allá de esto continúan los trabajos en la autopista que unirá aquella ciudad con Pergamino en el marco de la planificación establecida.
DE LA REDACCION. Con la consigna “Defender nuestros derechos es un deber”, vecinos de la zona de Fátima y Manzanares realizaron ayer por la tarde un reclamo en las flamantes cabinas de peaje de la autopista que unirá Pilar con Pergamino en la ruta nacional Nº 8.

La protesta consistió en informar a los automovilistas acerca de “la inconstitucionalidad del cobro de dicha tarifa a quienes circulen por la vía mencionada”, algo que se viene planteando desde hace tiempo por los habitantes de localidades cercanas a la ciudad bonaerense de Pilar.

Con respecto a la medida, la misma se tomó para continuar “con la aplicación de todos los medios posibles para terminar de una buena vez con la violación al derecho constitucional de libre tránsito por el territorio argentino que arremete a diario la concesión de la empresa Corredor Americano en la Autovía Pilar - Pergamino, con la instalación de cabinas de peaje sobre el Arroyo Larena sin existir vías alternativas para circular”, explicaron a través de un comunicado los representantes del Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (Conaduv).

Más peaje

Quienes viajes a Capital Federal seguramente habrán notado que ya se cobra, desde hace algunos meses, un nuevo peaje en la cabina que fue construida por la empresa que tiene la concesión de la ruta nacional Nº 8 y está encargada de los trabajos en esta nueva autovía. Esta flamante tarifa implica 4,50 pesos a la categoría 1, es decir que cambia notablemente el costo para que los usuarios circulen por esta carretera. “La situación está planteada del siguiente modo: se mejora una ruta nacional ya existente, construida con los impuestos que paga la población e inmediatamente se colocan cabinas de peaje. No se crean caminos alternativos para llegar más rápido y seguro, sino que se utilizan trazas ya consumadas”, reclaman a través de un informe. Y además agregan que “entregan rutas a privados que cobran a diestra y siniestra; así funciona, en líneas generales, el sistema para prolongar autopistas en Argentina, básicamente en los alrededores de la ciudad de Buenos Aires. Los ejemplos abundan”, dice el comunicado que llegó el Diario en las últimas horas.

Sigue la obra

Más allá de los reclamos y presentaciones que hacen los vecinos, las obras en la autovía continúan desarrollándose aunque a esta altura del año seguramente se esperaban más kilómetros. Pero la realidad indica que los sectores donde los trabajos prácticamente concluyeron han cambiado notablemente el tránsito de los vehículos generando mayor seguridad vial, una cuestión fundamental que se pedía desde hace años por lo problemas que existían en cercanías de Pilar.

Circular actualmente por los tramos refaccionados permiten notar a simple vista la diferencia; la amplitud de los carriles, el señalización de la carretera y la iluminación en horario nocturno son algunas de las modificaciones sustanciales que se perciben cuando hay que andar por esta zona.

¿Empiezan acá?

Si bien no existen confirmaciones al respecto, desde el Municipio de Pergamino se han efectuado las gestiones necesarias para que en los próximos meses se empiecen obras paralelas en cercanías de nuestra ciudad. En reiteradas oportunidades el intendente Héctor Gutiérrez, junto a concejales, habían tramitado el comienzo de los trabajos con el fin de acelerar la obra. Pero todavía no hay certezas de lo que puede suceder y es de esperar que se cumpla lo proyectado por la empresa que, en anteriores ocasiones, había informado sobre la realización de tareas en Pergamino al mismo tiempo que se avanzaba con todas las acciones en las inmediaciones de Pilar.

La nueva ruta

La obra contempla la iluminación total de los primeros 20 kilómetros, de todas las zonas urbanas, así como los distribuidores. También se construirán dársenas de detención para el transporte público, nuevas garitas de refugio e islas para el servicio de los automovilistas. Esta autovía reducirá los accidentes, el tiempo de circulación, y contribuiría a disminuir el costo de los fletes, tanto locales como de larga distancia que recorren ese tramo, ya que la ruta nacional Nº 8 forma parte del corredor biocéanico que colecta parte del tránsito internacional.

En el tramo que va desde Pilar hasta Arrecifes se construirá otra calzada al costado de la actual, ensanchándola de 7 a 7,50 metros. A su vez, los 52 kilómetros que separan Arrecifes de Pergamino, tendrán una traza diferente en ambas calzadas debido a la imposibilidad de emplear la ruta actual por todo el desarrollo de la urbanización existente en algunas localidades intermedias, las curvas cerradas de difícil rectificación que existen y el recorrido del ferrocarril paralelo al camino. En todo el corredor se aplicará el concepto de “control de accesos”, lo que significa que no se permite el cruce directo de ningún vehículo a un mismo nivel, esto reducirá sustancialmente las posibilidades de accidentes.

Muchas ventajas

El proyecto generará múltiples beneficios, no sólo a los usuarios directos -los 2.500.000 vehículos que circulan actualmente por el corredor- sino y además ocasionará una sustancial disminución de accidentes, especialmente los que revisten gravedad y muerte, por la eliminación de choques frontales y cruces a nivel. Además habrá una importante reducción en los tiempos de viaje; actualmente un usuario tarda dos horas y media en recorrer el tramo entre Pilar y Pergamino pero con el proyecto finalizado, lo realizará cómodamente en una hora y media. Según los análisis de los profesionales que están encargados de esta planificación, serán cuantiosas las ventajas que se tendrá en la región.

Comentá la nota