Mientras avanza el barrio privado los vecinos insisten con la denuncia por talio

Pese a los resultados difundidos en forma oficial, los vecinos que viven alrededor del predio de la ex Rhodia, donde se construye un barrio privado siguen dudando respecto a la contaminación de las tierras.
Así lo expresa el graffiti ubicado en uno de los portones de ingreso al lugar que reza: "OJO TALIO". Se recordará que los lugareños denunciaron que en el terreno en cuestión se había enterrado talio por lo que las tierras estaban contaminadas. Sin embargo, las autoridades municipales -en febrero pasado- difundieron los análisis del predio de la ex fábrica textil donde no se halló sustancia contaminante alguna en el lugar. El resultado lo difundieron hace meses. No obstante, los vecinos continúan con sus sospechas.

En tanto, los inversores que construyen el barrio privado a erigirse en el predio de Mitre, Primera Junta y Dorrego, continúan enfrascados en sus negociaciones con el gobierno municipal a fin de conseguir la autorización definitiva para la habilitación del nuevo emprendimiento. Uno de los puntos en el que no logran ponerse de acuerdo es con la apertura de la calle Sarmiento. Se recordará que hace dos meses se vivió un duro chisporroteo entre los empresarios y el entonces secretario de Obras Públicas, Brian Renison, que desencadenó la renuncia del funcionario. De todos modos, las construcciones en el corazón del predio siguen avanzando, lo cual se puede observar claramente desde el portón de ingreso ubicado sobre Primera Junta.

EL TALIO

El talio es un metal pesado que en el medio ambiente forma sales estables que no se destruyen con el tiempo. Esto es, que no se eliminan nunca. Fue un elemento muy utilizado en nuestro país en la producción de pesticidas, aunque ya hace varios años que está prohibido.

El talio es un tóxico muy peligroso que en el organismo tiene efecto acumulativo, ya que ingresa fácilmente por vía inhalatoria, cutánea y digestiva pero cuesta mucho eliminar. Sus efectos pueden ser letales. Además, afecta el sistema nervioso: puede provocar alteraciones neurológicas, convulsiones, parálisis y hasta estado de coma. Casi siempre con dolores intensos como parte de la sintomatología, la intoxicación con talio trae aparejados trastornos de conducta, digestivos, cardíacos, hepáticos, renales y del sueño.

Comentá la nota