Mientras los adultos dejan el cigarrillo, hay cada vez más chicos que fuman antes de los 11 años

Según un estudio hecho en un colegio, los menores comienzan a consumir tabaco cinco años antes de lo que empezaron sus padres. Ni las leyes ni el incremento en el precio pudieron poner freno a la adicción. Se registran subas en las ventas.
Uno de cada tres adolescentes prueba el cigarrillo antes de cumplir los 11 años. Estos menores, que están por comenzar el secundario, han encendido la luz de alarma entre los especialistas. Es que muchos jóvenes mayores de 25 años están dejando de fumar, pero al mismo tiempo avanza el tabaquismo entre los más chicos.

Antes de que se sancionara la ley antitabaco, en 2006, un estudio demostró que el 34 % de los adolescentes tucumanos fumaba. Las recientes encuestas realizadas por la Secretaría de Prevención de las Adicciones revelaron que casi la mitad de los estudiantes consume cigarrillos. Los expertos señalan que falta más prevención desde el hogar, ya que ni las leyes ni el incremento del precio del tabaco parecen influir para disminuir el tabaquismo adolescente.

El secretario de Prevención de las Adicciones, Alfredo Miroli, señaló que la Organización de las Naciones Unidas lanzó una estrategia de prevención y advirtió que los resultados recién podrán verse en 2025.

“De nuevo los adolescentes fuman mucho y los adultos mayores menos. Por eso sería importante trabajar con los no nacidos, hacer programas de prevención que apunten a los chicos antes de que lleguen a la edad vulnerable”, explicó. Según el funcionario, se nota un incremento en el consumo de tabaco entre los estudiantes, y las mujeres fuman más que los varones.

Relevamiento

La neumonóloga Nora Vásquez de Argiró señaló que ha descendido tanto la edad de inicio para fumar que el tabaquismo es ya una enfermedad pediátrica.

La experta indicó que está demostrado que el tabaco es, además, la puerta de entrada para el consumo de otras sustancias tóxicas, como el alcohol y drogas ilegales.

La doctora informó que en una reciente encuesta que se realizó en un colegio, un grupo de alumnos determinó que mientras ellos comenzaban a fumar a los 13 años sus padres lo habían hecho a los 18. “El consumo de tabaco es peor cuando más temprano es el inicio ya que el daño al organismo es más grave”, remarcó. Según su parecer, con la ley antitabaco se ha logrado que se respete al no fumador, aunque quizás esto no influyó en una baja del consumo. “En mi consultorio del Padilla no se registró un incremento del interés para dejar de fumar. La mayoría de los que tomaron conciencia son adultos. Los jóvenes casi no llegan”, destacó.

La especialista consideró que el incremento del tabaquismo entre los adolescentes es un problema complicado ya que a esa edad muchos comienzan a fumar porque el pucho es un factor de pertenencia en determinados grupos. “Hay que trabajar sobre las cosas que tiene valor. Los adultos tienen mucho que hacer en ese sentido”, sostuvo.

Restricciones

En ocho provincias, la ciudad de Buenos Aires y varios municipios de todo el país se sancionaron leyes que prohíben fumar en ámbitos cerrados. Tucumán fue pionera en aplicar este tipo de restricciones. No obstante, la venta de cigarrillos en todo el país aumentó en los últimos tres años. Según publicó el diario La Nación, las estadísticas del programa de Reconversión de Areas Tabacaleras indican que en 2007 se vendió un 3,21 % más paquetes de cigarrillos que en 2006. En 2008, la suba interanual se estima que fue de alrededor del 3,45%.

Luis Bravo, presidente de la Asociación de Productores de Tabaco de Tucumán, explicó que también en la provincia aumentó el consumo y la venta de cigarrillos. “La prohibición de fumar en sitios cerrados se respeta. Pero la venta es imposible de controlar porque el consumo es muy alto. Pese a que también hubo subas de precios de los atados con el objetivo de minimizar el tabaquismo, esto aún no se pudo conseguir”, concluyó.

Comentá la nota