El miedo regresó a los mercados

Cayeron las bolsas tras la advertencia de Obama; crece el pesimismo ante la cumbre del G-20
NUEVA YORK.- Luego de tres semanas de estabilidad y ganancias moderadas, el pánico volvió a apoderarse ayer de las principales bolsas del mundo cuando la Casa Blanca rechazó los planes de reestructuración de las automotrices norteamericanas General Motors (GM) y Chrysler. Además, el creciente pesimismo ante la cumbre del G-20, que se celebrará pasado mañana en Londres, pesó también sobre los mercados.

Los principales índices de Wall Street cayeron alrededor del 3%, incluido el índice industrial Dow Jones, que perdió el 3,27%.

Los temores a una bancarrota en el sector automotriz de los Estados Unidos, uno de los pilares de la economía, vienen presionando a los mercados desde hace varios meses. La dura postura del presidente Barack Obama sumó más preocupación, no sólo sobre el sector, sino sobre toda la economía en general.

"La gente sabía que iba a haber algunas decisiones difíciles en el sector", dijo Dana Johnson, economista principal para Comerica Inc. "Pero esta respuesta del gobierno fue un poco más agresiva de lo que se esperaba."

En Europa, las bolsas también cerraron con fuertes bajas, con la atención puesta en la cumbre de Londres. El índice británico FTSE 100 perdió un 3,5%, el alemán DAX cedió un 5,1% y el francés CAC 40 cayó el 4,3%.

Las acciones de BMW, Daimler Mercedes-Benz, Fiat, Peugeot, Renault y Volkswagen, los principales fabricantes de automóviles de Europa, retrocedieron entre un 5,4 y un 10,6 por ciento.

En Madrid, el índice Ibex-35 se derrumbó un 4,12%, la tercera caída en importancia del año. El sector bancario fue el más castigado, tras el anuncio, anteayer, del primer rescate público de la caja de ahorros de Castilla-La Mancha.

En Asia, el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio había cerrado con una fuerte baja del 4,53%, presionado por los temores de los operadores ante el anuncio de Obama sobre la industria automotriz norteamericana. La Bolsa de Hong Kong, por otra parte, retrocedió 4,79%.

El anuncio del secretario del Tesoro norteamericano, Timothy Geithner, de que los bancos posiblemente necesiten más dinero para evitar la quiebra también pesó sobre los mercados.

Los operadores, además, se muestran cada vez más pesimistas de cara a la cumbre del G-20. A pesar de que los líderes mundiales tratan de presentar una imagen de unidad, especialmente sobre la necesidad de una mejor regulación del capitalismo a nivel mundial, las esperanzas iniciales de que podrían llegar a un acuerdo para un mayor impulso fiscal parecen haberse esfumado a causa del escepticismo de muchos gobiernos europeos.

En una entrevista con el diario británico Financial Times, Obama admitió que existe una "preocupación legítima" de muchos países, que desean ver cuál ha sido el resultado de las medidas de estímulo iniciales antes de anunciar nuevos paquetes económicos.

Comentá la nota