Miedo de “quemarlo”

Miedo de “quemarlo”

En las últimas semanas se habló y mucho del funcionamiento en tándem que podrían llegar a tener en el próximo escenario de la Legislatura, los bloques del oficialismo y el de Córdoba Podemos.

En las últimas semanas se habló y mucho del funcionamiento en tándem que podrían llegar a tener en el próximo escenario de la Legislatura, los bloques del oficialismo y el de Córdoba Podemos.

Por afinidad, por demostrar un gesto de apoyo a las políticas que el futuro gobernador Juan Schiaretti pueda llevar a cabo, o simplemente porque esto es política, lo cierto es que son varios los guiños entre un sector y otro. Y en medio de ese diálogo que se inició hace algunas semanas, uno de los temas centrales es quién será el jefe de Policía del próximo Ejecutivo provincial.

Al respecto, y café de por medio, una persona que conoce el minuto a minuto de la relación entre ambas conducciones, reconoció que se sigue hablando del comisario y referente del área de Protección de Testigos, Gerardo Vázquez, aunque algunos piden que no se lo nombre tanto “para no quemarlo”. Es decir, temen que a causa de instalarlo en la opinión pública, puedan existir distintas polémicas como la generada días atrás con la custodia del doctor Carlos Nayi. Por lo tanto, el operador después de dar a conocer esta hipótesis en un bar del centro de la ciudad, cerró la charla con otro nombre que está dando vueltas por la cabeza de Schiaretti y equipo para reemplazar a Julio César Suárez:

“En plena transición con ‘el Gallego’, al ‘Gringo’ le quieren sugerir a (Francisco) Salcedo, el que quedó al mando en Policía Antinarcotráfico después de la salida de (Martín) Berger”. Lo cierto es que todavía nada se sabe: ni el porqué de la renuncia de Berger, ni quién será el próximo dueño del despacho principal en Colón 1.254.

“¿QUÉ LENTE?”

La sesión preparatoria que se desarrolló en el Cabildo para el nuevo Concejo Deliberante 2015-2019 dejó mucha tela para cortar. Con mucha convocatoria partidaria que representó a los distintos ediles como así también a las fuerzas que llegan al poder legislativo municipal, quedaron en evidencia las diversas fracciones -o grietas- que se viven no sólo entre el radicalismo y el PRO sino también en otras coaliciones. Lo cierto es que entre tanto grito y cántico, uno de los focos de abucheos fue el viceintendente Marcelo Cossar, quien comandó la sesión en el Cabildo y tiene en la actualidad varios frentes abiertos: no sólo con la oposición sino también con el propio radicalismo.

Y allí, mientras tomaba juramento a los nuevos concejales y antes de confundir el orden del día en la presentación de su sucesor, Felipe Lábaque, “Capocha” mantuvo un cruce con un militante del Movimiento ADN que gritaba desde uno de los balcones del edificio histórico. El simpatizante, ante cada intervención, le recriminaba por el polémico Ente autárquico implementado por el intendente Ramón Mestre, y entonces Cossar desde su sillón respondía irónico: “¿Qué ‘lente’?”, “¿qué lente?”.

PASAJE PARA CUATRO

En la Legislatura desde unas semanas era un secreto a voces que los radicales Rodrigo De Loredo y Javier Bee Sellares no iban a formar parte del bloque para el que fueron elegidos. Uno porque tiene destino en el Gobierno nacional, acompañando a Oscar Aguad, el futuro ministro de Comunicaciones; y el otro, porque seguirá desempeñando un rol que el mestrismo considera fundamental en la Municipalidad. Pero a ellos, en los últimos días se les sumó el rumor de otros dos que podrían partir de la Unicameral a cargos nacionales: el macrista Darío Capitani y el aguadista Gustavo Carrara.

El primero entró como legislador de la alianza “Juntos Por Córdoba” y el segundo, pese a ocupar el 17° lugar de la lista, no ingresó aunque se desempeñó como secretario en el período legislativo que concluyó. “Darío fue muy leal a Mauricio y ‘el Forajido’ llega a Buenos Aires de la mano de Oscar. Pueden ir a un cargo en el área de Deportes, pero todavía está en duda”, dijo un operador la última semana. Recordando, además, que la Secretaría de Deportes, a la que iba a llegar Carlos “el Colorado” McAllister con el nuevo gobierno, fue derogada por decreto firmado recientemente por Cristina Fernández de 

Kirchner.

A LA COLA...

Muchos en Córdoba se siguen preguntando dónde irá a parar Luis Juez, líder del Frente Cívico en Córdoba y uno de los dirigentes que trabajó en la campaña presidencial de Mauricio Macri. A tal punto, que el propio Juez destacó hace algunas semanas a la militancia en un acto: “somos miembro fundadores de ‘Cambiemos’”. Sin embargo, este discurso parece aún no tener efecto en las decisiones del macrismo para los cargos.

En el ámbito de los armadores que tiene el nuevo gobierno, varios repiten en Buenos Aires que la conducta del exintendente de competir contra Ramón Mestre en la última elección municipal condicionó mucho las chances de Juez. “Nadie se olvida que por un capricho personal puso en riesgo la elección más importante que tenía Mauricio antes del 25 de octubre que fue la municipal cordobesa. Que va a ser recompensado, seguro; pero no podemos hacerlo antes de repartir con radicales y PRO Córdoba porque se nos genera un problema muy grande con ellos”, reconoció un armador. Al tiempo que desestimó todos los rumores que circularon en torno al destino de Juez: desde Anses a la Defensoría del Pueblo.

PLURALES

Al margen de la espera de novedades del juecismo acerca de los cargos vacantes con los que cuenta el macrismo, el Frente Cívico vivió ayer una situación que algunos catalogan como fracción mientras otros, en el seno del juecismo, prefieren definirlo como “pluralidad”.

El senador electo por “Cambiemos”, Ernesto Martínez, salió a cuestionar la actitud del Suoem a raíz de la polémica creación del EsyOP: “Si Daniele quiere conducir, que se presente a las elecciones municipales y las gane”, disparó el juecista, aunque se ocupó de aclarar que se oponía de todas maneras a la polémica creación del organismo. Resta saber qué opinan sus compañeros de partido de este guiño al mestrismo, impulsado por la conducción de la coalición nacional que incluye también al PRO y al radicalismo; y sobre todo cuando varios en el Frente Cívico siguen fustigando a Mestre por lo bajo.

ENOJO DELASOTISTA

Varios dirigentes de distintas fuerzas siguen atentos a los movimientos que se dan en el peronismo cordobés, incluso más luego que se conociera el enojo del llaryorismo con el entorno del gobernador electo Juan Schiaretti y el reparto de cargos. Entonces, mientras son varios los que justifican la decisión apuntando a ese sector como el origen de los WhatsApp que ponían en duda la salud de Schiaretti; otros cuentan lo que pasa en el seno del PJ cordobés.

Y citan como ejemplo el enojo de Marcos Sestopal, legislador que concluyó su mandato en el bloque de UPC pero que días antes se encargó de desocupar su despacho haciendo saber su malestar. “Lo de Marcos es entendible, y está caliente con (Carlos) Caserio porque en la lista sábana la dejó a la hija (Mariana Alicia, quien asumió por el período 2015-19) y a él lo mandó a pelear por el departamento, donde perdió con “Huguito” Capdevila”, dijo un conocedor del pulso peronista en la Unicameral. En tanto, se sigue pensando en qué sucederá con Carlos Alesandri.

Hace algunas semanas, un dirigente de peso del PJ cordobés manifestó en un bar de Nueva Córdoba el enojo con el legislador.

Coment� la nota