Microcentro: el próximo lunes habilitarán los corredores viales

Transporte público

A partir de la semana próxima entra en vigencia la ordenanza que establece un sistema de corredores viales prioritarios para el transporte público. Todas las líneas de colectivo cruzarán el microcentro por Urquiza y 9 de Julio, y sus perpendiculares Pellegrini y Garibaldi. Los vehículos particulares ya no podrán estacionar en esos sectores.

Este próximo lunes entrará en vigencia la Ordenanza 7459, sancionada por el Concejo Deliberante en noviembre pasado. Se trata de la norma que se propone ordenar el tránsito en el centro de la ciudad, a través del establecimiento de corredores viales prioritarios para el transporte público. Las distintas líneas de colectivo sólo circularán por cuatro arterias.

Los colectivos deberán cruzar el microcentro –en sentido norte-sur, o viceversa- por las calles Urquiza (y su continuación en 25 de Mayo) y Almafuerte (y su continuación en 9 de Julio). Estas dos vías serán las únicas que el transporte urbano de pasajeros podrá emplear en todo el sector de la ciudad contenido entre Alberdi y Falcón. En tanto, los recorridos en sentido este-oeste o viceversa, serán efectuados exclusivamente a través de Garibaldi y Pellegrini, en todo el casco céntrico delimitado por Italia y Morteo.

De esta manera, deberán modificar sus recorridos las líneas que hoy circulan por Italia (y su continuación en Francia), Bolívar (y su continuación en San Martín) y Belgrano.

A partir de la implementación de tales medidas, esperan que el tránsito vehicular fluya de manera más ordenada en el microcentro, reservando estas arterias para uso prioritario de los colectivos. Si bien el resto de los vehículos podrá seguir empleando esas calles, el proyecto tiende claramente a desalentar la circulación de vehículos particulares a través de esas arterias. Esperan que la medida dote de mayor fluidez tanto al tráfico de los colectivos como el de los vehículos particulares, encauzando sus recorridos por caminos separados.

Los cambios

Las distintas líneas de colectivos –incluidos los del servicio privado que dispensa Litoral Bus- transitan actualmente por 90 cuadras del microcentro, en la zona delimitada por Alem, Savio, Falcón y Alberdi. De aprobarse la medida, los colectivos atravesarían sólo 46 cuadras de la misma zona.

También se reducirá drásticamente la cantidad de paradas, desde las 49 actuales hasta llegar a sólo 16.

Otras ventajas comentadas desde el Gobierno de la ciudad tienen que ver con la eliminación de giros complicados, en que los choferes de los colectivos deben hoy realizar ajustadas maniobras. También se eliminarán algunos giros a la izquierda que están prohibidos por ordenanza, pero que actualmente se realizan. Por ejemplo: al ser sacados de calle Italia, y encauzados en el corredor de Almafuerte, los vehículos de la línea 512 que vengan por Falcón podrán girar a la izquierda en una esquina con semáforo, algo que no ocurre en el actual recorrido por calle Italia.

El establecimiento de corredores prioritarios implica además que en vastas zonas del microcentro quedará vedado el estacionamiento o la detención momentánea de vehículos particulares. Concretamente, ya no se podrá estacionar vehículos por calle 9 de Julio (y su continuación en Almafuerte) entre Belgrano y Pellegrini, ni en calle Urquiza (y su continuación en 25 de Mayo) entre Belgrano y Garibaldi. De hecho, personal municipal ya señalizó esos sectores marcando además las dársenas de las paradas de colectivos.

La ordenanza

Cuando el proyecto de ordenanza era estudiado el año pasado, estas zonas de estacionamiento vedadas generó preocupación entre los comerciantes del microcentro, quienes manifestaron que tal medida podría afectar sus ventas y reducir sus ganancias. Cerca de aquel fin de año, también había pedido que no se innovara en medio de una época de alta actividad comercial.

En aquel entonces, y ante este reclamo, los del bloque del oficialismo decidieron introducir algunas modificaciones al proyecto. En primer término, agregaron un artículo que establece que los cambios no comenzarían a regir antes de transcurridos los 60 días desde la promulgación de la ordenanza.

Por tal motivo, aunque las nuevas disposiciones habían sido sancionadas y promulgadas en nombre, recién ahora entran en vigencia sus normas. También en aquel contexto, se fijó por escrito la posibilidad de someter las nuevas disposiciones a todo tipo de revisiones y correcciones en el futuro.

Comentá la nota