Michetti saca 14,3 puntos a Prat-Gay en la pelea porteña.

La candidata macrista consolida su avance; Solanas y el kirchnerista Heller disputan el tercer puesto.
El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, se encamina a consolidar su poder en la ciudad de Buenos Aires: la lista que encabeza su candidata, Gabriela Michetti, aventaja por 14,3 puntos a la de su principal competidor, el economista y referente de Elisa Carrió, Alfonso Prat-Gay, según una encuesta de Poliarquía Consultores, elaborada en exclusividad para La Nacion.

Cuando faltan dos semanas para las elecciones legislativas, la candidata de Pro lidera la intención de voto con 32,7 por ciento, mientras que el Acuerdo Cívico y Social (ACyS) llega a 18,4%. El tercer puesto lo pelean ajustadamente Fernando "Pino" Solanas, de Proyecto Sur, con 13,1%, y Carlos Heller, el candidato del kirchnerismo, con 11,1 por ciento.

Bastante separado de ese grupo quedó Aníbal Ibarra, con 6,9%, y más abajo los candidatos de la izquierda: Héctor Polino (socialismo), Vilma Ripoll (Movimiento Socialista de los Trabajadores) y Luis Zamora (Autodeterminación y Libertad), con cifras que rondan el 2 por ciento.

La primera conclusión del trabajo es que se consolida la ventaja de Michetti, que había arrancado la campaña más arriba que sus competidores. A pesar de la polémica y las críticas que despertó su decisión de renunciar a la vicejefatura porteña para postularse (se la comparó con las candidaturas testimoniales), el tema no pareció haber afectado demasiado el desempeño electoral de Michetti. Las razones de la diferencia entre el primer y el segundo puesto hay que buscarlas en la imagen positiva de Michetti (56,1%) contra el 30,4% de Prat-Gay, y el alto grado de desconocimiento que todavía arrastra el primer candidato del ACyS, del 42 por ciento.

"También pesó la decisión de Carrió de no encabezar la lista, y su dificultad para captar el voto antimacrista, al revés de lo que le pasa con el voto antikirchnerista", consideró Alejandro Catterberg, uno de los directores de Poliarquía.

Según el trabajo de esa consultora, realizado la semana que pasó, entre el electorado que no aprueba las políticas de la Casa Rosada el 39,4% votará a Michetti y el 23,1%, a Prat-Gay. En cambio, los votantes que desaprueban la gestión de Macri prefieren a Solanas (21,9%) y a Heller (19,5) y sólo el 15,7% se inclina por Prat-Gay.

La otra novedad del sondeo es que Solanas podría desplazar al kirchnerismo del tercer lugar, un puesto en el que ya se sentía cómodo en la Capital.

"Concentró el voto de la izquierda, que suele disgregarse, y por eso los partidos de la izquierda tradicional quedaron con porcentajes tan bajos", opinó Catterberg. También se benefició con el voto progresista porteño que antes acompañaba en masa a Ibarra, y que en los últimos días afianzó a Heller.

Si la tendencia que marca Poliarquía se mantuviera, Pro tendría aseguradas cinco bancas por la ciudad en la Cámara de Diputados, y pelearía por la sexta, mientras que el ACyS estaría cerca de lograr la tercera, que le correspondería a Carrió.

Además, Solanas y Heller, que ya parecen tener una banca asegurada, pelearán entre ellos por un segundo escaño, mientras que Ibarra corre peligro de quedarse afuera.

Si se analizan en detalle los cuadros de Poliarquía, aparecen diferencias entre los votantes según su sexo, edad y nivel educativo.

La primera curiosidad es que Michetti es la más beneficiada por su propio género. Su voto crece un 5,5% entre las mujeres. En cambio, Heller es el preferido de los hombres, exactamente en la misma proporción.

La candidata de Macri vuelve a marcar diferencia con los mayores de 50, que la votan un 6% más que el resto. El otro que muestra diferencias según la edad es Solanas, preferido entre los jóvenes por un 4,6%.

Con un desempeño muy parejo en ambos sexos y en todas las edades, Prat-Gay saca una amplia ventaja entre los votantes con estudios terciarios y universitarios. El 24,3% de los electores con estudios superiores lo eligen a él, contra el 10% de aquellos con estudios primarios que lo votarán.

En cambio, a Michetti le va mejor con los votantes con estudios primarios (el 41,2% dijo que la elegirá) y los que cursaron el secundario (35,3%).

¿Por qué?

Indagando en las razones por las que los consultados elegían a determinado candidato, también surgieron contrastes marcados entre ellos.

Entre los votantes de la candidata del macrismo, el 34% la prefirió porque le gusta, lo convence o le parece carismática, el 10% porque cree que representa un cambio y otro 10% porque considera que es honesta.

Los principales argumentos del electorado de Prat-Gay son otros. El 19% de sus votantes lo prefirió por afinidad partidaria o ideológica, el 13% por que se opone al Gobierno y otro 13% por sus propuestas legislativas.

En el caso de Heller, en cambio, los motivos del voto están muy concentrados en el primer atributo: el 44% lo vota porque apoya a Kirchner; y a Solanas lo prefieren por su carisma el 26% de los consultados y por sus propuestas el 19%.

Más allá de curiosidades y contrastes, los números de Poliarquía auguran una elección muy similar a las legislativas de 2005, cuando el macrismo sacó el 34% de los votos y la Coalición Cívica, de Carrió, llegó a 22%.

La variación final de esos porcentajes quedará en manos del 8,6% de indecisos que todavía no eligieron a su candidato.

La pelea sorda de la izquierda

* Muy lejos de poder ilusionarse con un diputado propio, los candidatos Vilma Ripoll (MST), Héctor Polino (Socialismo) y Luis Zamora (Autodeterminación y Libertad) competirán entre ellos para ver cuál de esos espacios consigue una banca en la Legislatura. Esa será la pelea de la izquierda.

Comentá la nota