Michetti quiere a Cobos Presidente y a Macri otros cuatro años en la Ciudad

Piensa que el jefe de Gobierno porteño necesita más tiempo para poder cumplir con lo que prometió.
El estómago le dice a Gabriela Michetti que Mauricio Macri debe buscar en 2011 un nuevo mandato como jefe de Gobierno porteño. También, que la oferta electoral de su espacio debe completarse con el peronista disidente Francisco De Narváez para gobernador bonaerense y, acaso lo más novedoso, con el radical Julio Cobos para presidente.

Lo de la panza de la ex vicejefa viene a cuento de una pregunta que le suele hacer Macri cuando está frente a un decisión política importante: "¿Y a vos el estómago qué te dice Gaby?". Un adelanto de esta particular apuesta para dentro de dos años le adelantó la actual diputada electa por la Capital a su ex compañero de fórmula cuando se juntaron la semana pasada, en su habitual reunión a solas de los viernes. Si se ven hoy, tiene pensado repetírselo.

Michetti, que está casi muda ante los medios desde la elección, cuando encabezó la boleta porteña que ganó el distrito por menos de lo pensado, cree que por falta de preparación y, sobre todo, por el ciclo económico negativo, Macri no pudo hacer aún una gestión en serio para transformar a la Ciudad. Al menos no tanto como prometían. Como ejemplo, pone el salto del empresario a la presidencia de Boca, durante más de 10 años, para recién después ir por el máximo sillón porteño. Por esa falta de consolidación, y porque considera que el próximo Gobierno nacional será de "transición", con una realidad económica muy complicada, apoya la reelección de Macri en la Capital.

En 2007, Michetti era una de las que creía que Macri debía apostar por el territorio porteño. Entonces, la apoyaban, entre otros, su amigo (y hoy secretario general de la Ciudad) Marcos Peña y el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba. Hoy, en cambio, Peña y Durán apostarían por Macri presidente. También disienten el gurú y Michetti en los tiempos de las definiciones: la ex vicejefa (como De Narváez) cree que la sociedad requiere respuestas rápidas. Para Durán, todavía hay tiempo, aunque todos los días se sume un postulante para suceder a Cristina. Además, para Michetti aún falta armar al PRO en el interior y, por eso, una eventual candidatura nacional de Macri, hoy, lo presentaría como una variante más de la interna del PJ.

En cuanto a la opción Cobos, la elección de Michetti parece más descarte que otra cosa. No se imagina a Carlos Reutemann presidente (menos después del último exabrupto). Y piensa que a Felipe Solá no le alcanza. Ahí emerge el vice de Cristina.

¿Y por qué accedería Cobos a este armado? En el razonamiento de Michetti, porque el Acuerdo Cívico está resquebrajado con las idas y vueltas de Elisa Carrió. Y porque el vicepresidente es "pragmático". Curioso: ese pragmatismo por el cual lo imagina aliado, es lo mismo que la lleva a no confiar del todo en el radical mendocino. Al menos, no tanto como cuando se conocieron y le atraía su aire campechano y de hombre del interior.

En lo que respecta a su propio futuro, Michetti prepara su desembarco en el Congreso, donde espera trabajar para la "inclusión social" y un salto de "institucionalidad". Cuando le mencionan las versiones que la dan como posible vice de Reutemann o Cobos, Michetti opta por el "ni". Asegura que hace mucho tiempo que evalúa sólo dos cuestiones para definirse: si la decisión ayuda al proyecto de Macri y si suma a su propia voluntad de cambiar las cosas en la sociedad. Antes de evaluar eso, no descarta nada. Mientras, se sigue entrenando: hace cinco días empezó la dieta para bajar los 10 kilos que le regaló la campaña.

Comentá la nota