Michetti nacionaliza la campaña

Michetti nacionaliza la campaña
La candidata a diputada de Pro priorizará las críticas al Gobierno; la gestión porteña pasará a segundo plano
En el último tramo de su campaña electoral, la candidata a diputada de Pro por la Capital, Gabriela Michetti, se zambullirá de lleno en los temas nacionales y apuntará todas sus críticas al gobierno kirchnerista. Este giro discursivo de Michetti, antes concentrado en la gestión de la ciudad, busca satisfacer la demanda del electorado porteño, hoy más inclinado a escuchar un mensaje opositor al Gobierno que a que le hablen de plazas y baches.

Sólo una candidata confiada de aventajar por un importante margen a su inmediato rival -en este caso, Alfonso Prat-Gay, del Acuerdo Cívico y Social, a quien supera por 14 puntos según la encuesta de Poliarquía- puede darse el lujo de ensayar estos giros en el tramo más crucial de la campaña. Detrás del cambio, figura el publicista Ernesto Savaglio, que cobró protagonismo en desmedro del ecuatoriano Jaime Durán Barba, más proclive a un discurso centrado en la gestión de Mauricio Macri.

Eso sí: el desafío de embarrarse en el debate nacional no está exento de riesgos para Michetti. El primero de ellos, el más importante, será empaparse a tiempo y con cierta solvencia de los temas que, como la inflación, el campo o la coparticipación federal, le eran ajenos por la función que cumplía como vicejefa de gobierno porteña.

La prueba más importante que afrontará Michetti será pasado mañana, cuando participe junto a los demás candidatos por la Capital de un debate público televisivo, el único que aceptó en su campaña. Allí se las verá con sus adversarios, que hace rato la vienen acechando para confrontar públicamente.

A domicilio

Para informarse y articular su discurso, Michetti mantiene reuniones en su casa con especialistas en distintas materias, referentes de ONG y legisladores nacionales. Luego, en sus salidas proselitistas, ensaya lo aprendido y reniega de los superpoderes presupuestarios -que permiten al Gobierno manejar los recursos públicos a discreción-, reclama una reforma del Consejo de la Magistratura y propone reformular el Indec, entre otras cosas.

"Tenemos una inflación interanual del 20%, pero no hay estadísticas fidedignas que permitan corregir las causas de esa inflación. Sin instrumentos de vuelo, no se puede despegar como país. Hay que recomponer el Indec", insiste Michetti, como muestra de cambio discursivo.

"Si Michetti está tan preocupada por el Indec, debería explicar, entonces, por qué el gobierno de la ciudad no cuenta con un organismo propio de estadísticas, como sí lo tienen el resto de las provincias", azuza Prat-Gay, como anticipo del fuego cruzado que se verá pasado mañana.

Pero Michetti y sus colaboradores no parecen demasiado preocupados por la suerte de ese debate. La candidata a diputada está concentrada en cargar sobre sus espaldas la campaña, exhibir un buen resultado electoral y cobrar vuelo propio. En los últimos días, por ejemplo, mantuvo entrevistas, algunas públicas, otras reservadas, con empresarios y sectores influyentes del poder; de hecho, hace unas semanas se reunió con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. Con él coincidió en la necesidad de articular una agenda de trabajo común que apunte a mejorar el servicio de justicia.

Michetti no disimula su ambición de suceder a Macri en la jefatura de gobierno porteña; para ello, necesita exhibir resultados propios en estas elecciones, lo que explica una campaña concentrada exclusivamente en su figura, algo que motiva algunos recelos internos. El líder de Pro, por su parte, quiere mostrar un triunfo en Capital para proyectar su candidatura a presidente en 2011. En esta coyuntura electoral, ambos se necesitan, pues juntos se potencian, según advierte un legislador cercano a ambos.

Comentá la nota