Michetti se anota para ser vice de los Diputados

Sólo ante los suyos, Gabriela Michetti admite que ansía sacar el 35 por ciento de los votos el domingo, la marca que hizo Mauricio Macri en las legislativas de 2005, para retener las adhesiones de PRO. En diálogo con este diario, confía lo que le costó de la campaña y que el macrismo buscará conducir la Cámara de Diputados «si nos dan los números».
P.: ¿Cómo se ve en ese Congreso, liderándolo, con dos jefes de bloque o como soldado?

G.M.: En un Congreso tan variado con dirigentes que vienen del peronismo, espacios nuevos como el de De Narváez o el nuestro nos van a llevar a diseñar diferentes estrategias para dejar conformes a los distintos sectores afines al proyecto. Yo no tengo aspiraciones predeterminadas, como la vicepresidencia segunda si le toca a la oposición. Prefiero ponerme a disposición del equipo y desde el lugar que me toque desempeñar mi mejor perfil. No tengo problemas de políticas recién después habrá que pensar en un posicionamiento para 2011.

# Periodista: ¿Qué pesa más en esta campaña, revalidar un triunfo para Mauricio Macri o que Gabriela Michetti arranque su propio proyecto de gobierno?

Gabriela Michetti: Creo que esta campaña tiene una importancia profunda en el sentido de contar con un Congreso mucho más equilibrado, con varias fuerzas y sin ninguna mayoría absoluta que avasalle las posiciones y los pensamientos de las otras fuerzas políticas. Si bien son elecciones intermedias, siempre quedan delineadas las fuerzas que lucharán en 2011, pero eso es accesorio al trabajo en el Congreso. Teniendo oportunidades en la revalidación del Congreso y la riqueza que le da la variedad de fuerzas asumir una responsabilidad o ser diputada rasa; es una decisión que hay que consensuar entre todos.

P.: ¿Es un objetivo del PRO ocupar la vicepresidencia de la Cámara?

G.M.: El PRO tiene aspiraciones muy claras de plantearse ser la alternativa al Gobierno nacional para ir renovando la conducción del país. Aspirar a cargos de conducción frente a la posibilidad de tenerlos en el cuerpo legislativo y desde esos lugares que tengan la posibilidad de ejercer influencias o poder y desde esos lugares conducir, es una aspiración absolutamente genuina. Las ambiciones son grandes porque también es grande la responsabilidad que queremos asumir de cara a 2011. Si los números nos dan, aspiramos hasta la conducción de la Cámara de Diputados.

P.: ¿Por ahora el pronóstico es que llegan al número para todo eso?

G.M.: Nos dan esperanza y entusiasmo. En la Ciudad de Buenos Aires estamos muy contentos, nos da un 30% o un 35% de los porteños votándonos con un 10% arriba de las segundas fuerzas de Prat Gay o Solanas y, en cuarto lugar, Heller.

P.: ¿Esta campaña fue muy diferente de la anterior porque están gobernando?

G.M.: Hacer campaña siendo gobierno es distinto, porque obviamente no es lo mismo que hacer campaña siendo oposición o desde posturas más testimoniales. Encabezar la lista también es una condición distinta, ésa fue la mayor tensión de la situación. Hoy evalúo de forma positiva mi campaña por lo que crecí y aprendí.

P.: De entrada pareció que la campaña apuntaba más a lo local, pero tuvo que hacer un giro a temas nacionales para conseguir más votos. ¿Le costó?

G.M.: La estrategia fue plan-teada así, el mensaje fue más local porque eso es el proyecto que represento y es a lo que me comprometí con mis electores. Luego se plantearon más aspectos nacionales y no me resultó difícil porque mi profesión antes de la política siempre estuvo relacionada con temas del país en general. Es un gusto volver a trabajar esos temas. Fue más difícil el cambio de foco cuando tuve que concentrarme en la Ciudad y venía manejando temas nacionales.

P.: ¿Qué función tendrá en el Gobierno porteño hasta que asuma la banca?

G.M.: Me voy a tomar unos días de descanso, pero no en su totalidad. Tengo dos prioridades: primero me voy a vincular con todos los diputados electos el 28 y los que ya están, para generar grupos de trabajo específicos con ciertos temas que son urgentes. La segunda es trabajar codo a codo con el Gobierno de la Ciudad, acercarme en el día a día y en el proyecto del Bicentenario, que es un desafío para ponerle mística a la historia, ciudadana, cívica y patriota.

P.: ¿Cuál es el tema más urgente del que habla?

G.M.: Son los temas que hacen a la recuperación de las instituciones básicas de la república y la democracia. Entre ellas están la derogación de los superpoderes que avasallan el poder del Congreso para manejar el Presupuesto; la reforma del el Consejo de la Magistratura con el daño que se le hace al Poder Judicial y recuperar la credibilidad y confianza en el INDEC, con una ley de estadísticas que ya tenemos elaborada; también, impulsar la ley de acceso a la información, como existe en la Ciudad.

Comentá la nota