Michelle, portada de la revista Vogue

Michelle, portada de la revista Vogue
Los editores de la publicación alabaron el estilo de "mujer real y cálida" de la primera dama
NUEVA YORK.- Con su estilo fresco, Michelle Obama ya había despertado durante la campaña electoral las miradas de más de un fanático de la moda. Pero ahora, con su reciente aparición en la tapa de la edición de marzo de la revista Vogue, se convirtió, sin lugar a dudas, en la primera dama de la moda estadounidense.

En la foto de portada, tomada, en enero último, por la reconocida fotógrafa Anne Leibovitz, la esposa del presidente Barack Obama aparece recostada en un sofá beige del hotel Hay-Adams de Washington, en el que la familia presidencial se alojó los días previos a la investidura. Luce un vestido entallado de color fucsia, sin mangas, del joven diseñador Jason Wu.

"No hay nada falso en Michelle. La foto de tapa refleja completamente quién es ella. Es la portada más cálida que veo en mucho tiempo en Vogue . Las modelos posan; las actrices posan. Michelle, en cambio, es una mujer real", contó Andre Leon Talley, editor de la publicación, que fue quien escribió el artículo sobre la primera dama, a quien la revista le dedicó, además de su portada, ocho páginas completas en su interior.

En ellas, Michelle Obama afirma que quiere ejercer su tarea de primera dama con un "espíritu de calidez, apertura y estabilidad", y que, al mismo tiempo, intentará llevar a sus hijas, Malia, de 10, y Sasha, de 7, lo más seguido posible a la escuela.

"Me gusta estar presente en la vida escolar de mis hijas. Quiero conocer a las maestras, quiero conocer a los otros padres´´, aseguró la first lady norteamericana.

En las fotos en el interior de la revista, en tanto, Michelle Obama aparece con otro traje de Wu, que fue quien le diseñó el vestido de fiesta que lució en los festejos posteriores a la asunción de Obama, mientras que en otra imagen tiene un vestido negro de Narciso Rodriguez, con un aspecto profesional, sentada frente a una laptop y un bloc de notas. La sesión sigue con un estilo más informal: Michelle rodeada de libros con una falda de tweed y una chaqueta de lana de la cadena J. Crew.

Si bien desde Lou Hoover, todas las primeras damas, salvo Bess Truman, aparecieron en el interior de Vogue , sólo la actual secretaria de Estado, Hillary Clinton, logró figurar en la tapa de la revista, en la edición de diciembre de 1998, poco después del escándalo por Monica Lewinsky.

Comentá la nota