Micheletti, sometido a fuerte presión

Los empresarios proponen que asuma Zelaya después de las elecciones en forma simbólica; también los militares exigen diálogo
TEGUCIGALPA.- El régimen de facto de Roberto Micheletti recibió ayer fuertes presiones por parte del empresariado hondureño, que respaldó el golpe de Estado del 28 de junio, para desbloquear la grave crisis que sufre el país centroamericano desde hace tres meses.

Fuentes empresariales revelaron anoche a LA NACION que el escenario propuesto por ellos contemplaría la permanencia de Micheletti en el poder hasta las elecciones del 29 de noviembre, la restitución después del presidente depuesto, Manuel Zelaya, "a título simbólico", y la conformación paralela de un gobierno interino que deberá entregar el poder al vencedor de los comicios el 27 de enero, cuando concluya el mandato de Zelaya.

Ese escenario habría sido aceptado por Micheletti, según las mismas fuentes. Pero Zelaya dejó claro ayer que no aceptará ninguna alternativa al plan de San José, propuesto por el presidente costarricense, Oscar Arias, y que establece su restitución en el poder antes de las elecciones.

Comentá la nota