Micheletti rompe lazos con la Argentina

El gobierno de facto de Honduras exigió el retiro de los diplomáticos de nuestro país en Tegucigalpa; Taiana afirmó que no se irán
A modo de respuesta a la decisión argentina de desconocer a la embajadora de su país en Buenos Aires, el gobierno de facto de Honduras, que preside Roberto Micheletti, anunció ayer que las relaciones diplomáticas con la Argentina se canalizarán a través de la embajada de ese país en Israel.

La medida, que desconoce a los representantes diplomáticos de la Argentina acreditados en Tegucigalpa, no será acatada por la Casa Rosada. El canciller Jorge Taiana dijo ayer que los miembros del servicio exterior en Honduras permanecerán allí y afirmó que la Argentina sólo mantiene vínculos con el gobierno democrático del destituido Manuel Zelaya.

Según se informó en Tegucigalpa, la decisión de Micheletti fue en "reciprocidad" a la medida adoptada la semana última por la Argentina respecto de Carmen Ortez Williams, la embajadora del país centroamericano en Buenos Aires. La Cancillería le retiró las cartas credenciales por considerar que apoyaba al gobierno de Micheletti, una medida adoptada luego de una reunión que mantuvieron Taiana y Zelaya en Ecuador. La relación diplomática entre la Argentina y Honduras se canaliza ahora a través de la embajada hondureña en los Estados Unidos.

Ayer, el gobierno de facto concedió un plazo, que en principio sería de unas 72 horas, para que el personal diplomático argentino abandone Tegucigalpa.

En un comunicado oficial de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras se notificó que, "en el marco de la más estricta reciprocidad", el gobierno de Micheletti ha decidido que "a partir de hoy [por ayer] la relación diplomática entre ambos países se canalizará por medio de la embajada de la Argentina en Israel".

Añadió que el personal diplomático y administrativo, técnico y de servicio de la embajada de la Argentina en Tegucigalpa "recibirá con motivo del cese de sus funciones el mismo trato, término y facilidades que los otorgados a los empleados y funcionarios hondureños asignados en la embajada de Honduras en Buenos Aires".

Respuesta argentina

La respuesta argentina no tardó en conocerse. "El personal de la embajada argentina en Honduras no tiene fecha para retirarse", dijo el canciller Taiana desde México, donde encabeza una misión comercial, tras el anuncio del régimen de facto hondureño.

"Nuestro país mantiene relaciones con el gobierno legítimo de Honduras y no conocemos ningún ultimátum ni ningún plazo del gobierno constitucional de Zelaya, con quien tenemos una relación muy cordial", agregó Taiana, a través de la Cancillería en Buenos Aires.

Altas fuentes del Gobierno interpretaron ante LA NACION que la decisión argentina de no acatar la resolución de los golpistas no compromete bajo ningún aspecto la seguridad física de los diplomáticos argentinos, que tienen previsto permanecer en el destino al que fueron asignados. Actualmente la sede diplomática se encuentra a cargo del encargado de negocios, Alejandro José Amura.

Además, en términos políticos, interpretaron que la decisión de Micheletti concede al país un rol protagónico en su búsqueda de restituir a Zelaya en el gobierno, una medida que es impulsada desde los organismos multilaterales que el país integra.

Zelaya fue depuesto el 28 de junio último y sustituido, por designación del Parlamento, por Micheletti, cuyo gobierno no es reconocido por la comunidad internacional.

La decisión adoptada ayer respecto de la diplomacia argentina no es la única de ese tenor. El régimen de Micheletti expulsó a diplomáticos venezolanos hace cuatro semanas, una decisión que ha sido desafiada por Caracas. El encargado de Negocios venezolano, Ariel Vargas, permanece recluido en la residencia diplomática de su país, sin salir a la calle, por temor a ser apresado.

Anoche, en Tegucigalpa, se especulaba con la posibilidad de que Micheletti también desconociera a los representantes diplomáticos chilenos. El gobierno de Michelle Bachelet expulsó días atrás al embajador hondureño a pedido de Zelaya.

En tanto, las gestiones de la comunidad internacional para restituir en el poder a Zelaya se dilatan.

La Organización de Estados Americanos (OEA) busca hallar una salida de la crisis institucional en Honduras y decidió conformar una comitiva diplomática que tiene previsto viajar a Honduras. Esa misión fue suspendida en reiteradas ocasiones a pedido del propio Micheletti.

El canciller Taiana formaba parte originalmente de esa iniciativa, junto con su par mexicana, Patricia Espinoza. Hasta anoche, en la Cancillería no pudieron precisar si su participación sigue firme.

Comentá la nota