Micheletti dejaría su lugar pero si no asume Zelaya

Un ministro del gobierno de facto aseguró que el presidente aceptaría un nuevo mandatario "que no sea ni él ni Zelaya". Reanudan el diálogo en Costa Rica.
Si bien la mediación del costarricense Oscar Arias no logró poner cara a cara al presidente depuesto, Manuel Zelaya, y al mandatario de facto Roberto Micheletti, el conflicto político desatado en Honduras el pasado 28 de junio parecería estar en vías de encontrar una solución.

Luego de que el propio presidente golpista manifestara que estaría dispuesto a renunciar con la condición de que no asuma Zelaya, este viernes el ministro de la Presidencia, Rafael Pineda, insistió en que Micheletti dejaría su lugar para que sea ocupado por un tercer mandatario que permita una solución constitucional.

Al mismo tiempo, el funcionario aprovechó la charla con periodistas en Tegucigalpa para castigar a Hugo Chávez, quien había señalado desde Bolivia que en Honduras se podría desatar una guerra civil si Zelaya no regresa al poder cuanto antes.

Pineda lo acusó de realizar "amenazas y acciones concretas" contra el país centroamericano, que más que una ofensa, son "improcedentes" a estas alturas del siglo. "Están diciéndonos que si no les obedecemos, están sus armas a disposición del presidente Zelaya para que encabece un movimiento armado en el país", disparó.

El ministro de Micheletti, que contradictoriamente llamó a la paz, a la armonía y a la búsqueda de una solución a través de la Constitución, reconoció que el gobierno golpista acepta que haya amnistías para los "delitos políticos" en los que presuntamente incurrió Zelaya y que provocaron el levantamiento militar. No obstante, opinó que "los abruptos y ligerezas" de orden político cometidos por el líder hondureño "se pueden perdonar" pero "los delitos comunes no".

Existe gran expectativa en Honduras y en los países de la región por lo que pueda ocurrir el sábado en Costa Rica, donde se reanudará el diálogo a través de la mediación del presidente, Oscar Arias, quien ya ha sugerido la posibilidad de formar un nuevo gobierno que lleve a las partes a la reconciliación política.

Comentá la nota